Escuelapedia.com Historia Sacro Imperio Germánico

Avisos google

Sacro Imperio Germánico

sacro imperio germanicoLa desintegración del Imperio Carolingio llevó a la formación de nuevos reinos en Europa occidental. Entre ellos, destacamos la dominación política ejercida por los duques de la región germana de la antigua Francia Oriental. Por el voto de los duques de la región principal (Franconia, Sajonia, Suabia y Baviera), fue elegido el rey que tendría el control sobre el reino alemán. La primera opción era el rey Enrique I de Sajonia, elegido en el año 936.

Enrique de Sajonia fue sucedido por su hijo, Otón I. Bajo su mandato, el reino germánico ganó la Lotaríngia, que fue ocupado previamente por los húngaros. Esta victoria en la Batalla de Lechfeld posibilitó el fortalecimiento de las relaciones entre la Iglesia y Otón I. En el año 962, el papa Juan XII coronó a Otón I como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Consolidado hasta el siglo XIX, este nuevo imperio fortaleció la influencia de la Iglesia sobre el Estado. Tratando de revertir esta situación, Otón I había creado varios obispados y abadías, y las posiciones religiosas concedidas a los nobles que lo habían apoyado.

A finales del siglo X, el proceso de la política de descentralización promovida por el feudalismo de la tierra llevó a la lucha política fuerte entre el emperador, los señores feudales y el clero. En el siglo XI, estas disputas se polarizaron entre los que reconoció la autoridad real y los nobles sometidos a la influencia del Papa. La situación de conflicto alcanzó su ápice cuando las tropas del Papa Gregorio VII y del emperador Enrique IV abrieron combate entre los años 1073 y 1085.

Gregorio VII, de la Orden de Cluny, luchaba frente a las tramas políticas que ponían a los obispos de la Iglesia sobre la influencia política del emperador. Entre otras medidas, decidió prohibir la concesión de los trabajos de oficina (de dotación) dada por la autoridad real del Sacro Imperio Romano Germánico. Contrario a las decisiones del Papa, Enrique IV fue excomulgado. Amenazada por las tropas de la Iglesia, pidió al Papa de revocar su decisión. Más tarde, organizó ejércitos contra el Papa, quien se vio forzado a huir de Roma.

El problema entre Gregorio VII y el rey Enrique IV fue anulado en 1122 con el Concordato de Worms. Estas parcelas, que se prolongaron a lo largo de la Edad Media, habían dejado el conflicto conocido como la Querella de las investiduras. La disputa entre el rey germánico establecido y el pontífice romano había debilitado la influencia política de ambos lados, aumentando la fuerza de la autoridad local de los nobles. Por lo tanto, muchos pequeños estados fueron formados, dando carácter simbólico a la autoridad del emperador del Sacro Imperio Germánico.

Recomendado