Escuelapedia.com Historia Roma – República

Avisos google

Roma – República

Republica Roma

El período republicano marca el fin de la monarquía, con el golpe de estado político encabezado por senadores romanos. Perteneciente a la clase patricia, estos senadores fueron responsables de una reforma política que centraliza el poder político en manos de la aristocracia romana. Sin embargo, con el tiempo, tras el estallido de la revuelta plebeya, las instituciones políticas de Roma se vieron obligadas a adaptarse a este grupo social.

Los magistrados eran un grupo nuevo que ayudó al Senado en el desempeño de tareas político-administrativas de Roma. Los magistrados tenían grandes asignaciones y podrían tener posiciones que difieren dependiendo de la tarea realizada. En la parte superior de las magistraturas se encontraban los cónsules. Hubo dos magistrados que debían presidir las reuniones y sesiones senatoriales. También comandaban ejércitos de Roma y conducían cultos públicos.

Los pretores eran los magistrados que se ocupaban de las cuestiones jurídicas. Estos fueron divididos en pretores urbanos, responsables de la justicia en la ciudad y los pretores peregrinos, que contemplan la justicia en las zonas rurales y entre los extranjeros. Ejerciendo una posición temporal (5 años), los censores debían contar la población y clasificarla según su nivel de ingresos. Por otra parte, podrían llevar las obras públicas y vigilar a los ciudadanos romanos.

El edil tenía varias funciones. Podría ser responsable de la preservación de la ciudad de Roma, el suministro y la vigilancia de la población. Los cuestores eran una clase de magistrados que trataron cuestiones sobre finanzas de Roma. Se encargaron de recursos financieros depositados en el templo de Saturno y fueron consultados por los cónsules en la administración de los fondos públicos y fondos invertidos en campañas militares. Una última magistratura creada en Roma fue la de los Tribunos de la Plebe. Ellos podían vetar cualquier ley que hiriese los intereses de los plebeyos, excepto en tiempo de guerra o en la vigencia de una dictadura.

A lo largo de los siglos V y el siglo III a.C., el problema del sistema político excluyente diseñado por patricios fue blanco de intensa recriminación por los plebeyos. Siendo una clase social de composición mixta, la condición del plebeyo puede variar desde la de un rico comerciante, subiendo a un simple trabajador libre. En una serie de rebeliones que ocurrieron durante este período, los plebeyos fueron capaces de establecer acuerdo a la participación política en Roma. Con el advenimiento de la revuelta plebeya terminaron consiguiendo la aprobación de varias reformas en forma de ley.

Bajo el aspecto político y militar, Roma emprendió un proyecto expansionista que ya en el siglo III a.C. la península italiana todo estaba bajo control romano. Con el advenimiento de la guerra contra los cartagineses, Roma podría emprender el comienzo de un proyecto de expansión que puso toda la región cerca del mar Mediterráneo bajo su control. Esta expansión territorial había causado profundas transformaciones a Roma. El enriquecimiento de los patricios, la proletarización de los plebeyos y el ascenso de los generales trajeron nuevos temas a la palestra.

En este contexto, la necesidad de reformas agrarias, propuesta por los hermanos Graco (II a. C.), incubaron una tensión social que implica la escasez de los pequeños agricultores y la codicia de los patricios. En el paso de los siglos I y II a.C., continuaron las tensiones sociales y las dictaduras han ganado espacio. Cayo Mario y Cornelio Sila fueron los grandes dictadores de la época. El primero con el objetivo de ampliar los derechos plebeyos, y el último manteniendo el poder de la aristocracia. Con el mantenimiento de la inestabilidad política social, los generales romanos empezaron a aspirar a una mayor participación política.

Los triunviratos eran una experiencia política como consecuencia de la subida de los generales romanos. El Primer Triunvirato fue formado por Julio César, Pompeyo y Craso. Con la muerte de Craso, Julio César emprendió una guerra contra Pompeyo. Ganando el conflicto, Julio César buscó la condición política del dictador. Poco después, el Segundo Triunvirato estaba compuesto por Marco Antonio, Octavio y Lépido. En esta última versión, el triunvirato se derrumbó por la ascensión militar de Octavio Augusto, primer emperador de Roma.

Recomendado