Escuelapedia.com Historia Roma: Imperio Romano

Avisos google

Roma: Imperio Romano

Roma Imperio Romano

El surgimiento del Imperio romano se produjo como resultado del esfuerzo de la expansión creciente de Roma durante los siglos III y II a.C. Según algunos historiadores, la población bajo la dominación de Roma pasó de 4 millones en el año 250 a.C. a 60 millones en el año 30 a.C., lo que ilustra la forma en que Roma había extendido su poder en este período, del 1,5% de la población mundial a un 25%.

En los últimos años del siglo II a.C., Cayo Mario transformó la legión romana en un ejército profesional, en el que la lealtad de los soldados de una legión era declarada al general que la lideraba y no a su patria. Esto, combinado con las numerosas guerras libradas por Roma en los finales de la República (Invasión de los Cimbrios y los Teutones, Guerras contra Mitrídates –rey del Ponto –, entre otros, culminando en las guerras civiles de la época de César y Augusto) favoreció el surgimiento de una serie de líderes militares (Sila, Pompeyo, Julio César), que, dándose cuenta de la fuerza a su disposición, comienzan a utilizarla como un medio para obtener o mejorar su poder político.

Las instituciones republicanas estaban en crisis desde el siglo I a.C., cuando Lucio Cornelio Sila rompió todas las reglas constitucionales al tomar la ciudad de Roma con su ejército en el 82 a.C., para convertirse en dictador vitalicio a continuación. Sila renunció y entregó el poder al Senado romano, pero no en tanto el precedente quedaba marcado en la historia del Imperio romano.

Julio César (100-44 a.C.)

Esta serie de acontecimientos culminó con el Primer Triunvirato, un acuerdo secreto entre César, Pompeyo y Craso. El Primer Triunvirato fue deshecho después de la derrota de Craso en Carras (53 a.C.); permanecieron dos líderes influyentes, César y Pompeyo. En cuanto a Pompeyo, permaneció en el lado del Senado y declaró a Cesar enemigo de Roma; Cesar respondió, atravesando el Rubicón e iniciando la Guerra Civil. Habiendo derrotado a Pompeyo en Farsalia (agosto del 48 a.C.) y las otras fuerzas opuestas en Munda (45 a.C.), se convirtió en efectivamente en la primera persona a gobernar unipersonalmente Roma desde la época de la Monarquía. Su asesinato poco tiempo después (marzo de 44 aC), a manos de los conspiradores encabezados por Bruto y Casio, terminó esta primera experiencia de propiedad del gobierno del estado romano.

Por esta época, ya la República había sido decisivamente abalada, y después de la derrota final de los conspiradores, aparece el Segundo Triunvirato, entre Octavio, Marco, Antonio y Lépido, y su destrucción en la Guerra Civil siguiente, culminando en la decisiva Batalla Naval de Accio (31 a.C.). Resultado del conflicto, Octavio queda como la única persona con poder para gobernar Roma, convirtiéndose en el primer emperador romano y fundando la dinastía Julio-Claudia que sólo acabaría tras la muerte de Nerón (68 d.C.).

Una vez que el primer emperador, César Augusto, siempre rechazó admitirse como tal, es difícil determinar el momento en que el Imperio Romano se inició. Por conveniencia, se coloca el fin de la República en el 27 a.C. fecha en que César Augusto adquiere este apodo y comienza, oficialmente, a gobernar sin alianzas. Otra corriente de historiadores coloca el principio del Imperio en el 14 d.C., año de la muerte de Augusto y Tiberio por su sucesión.

Augusto (63 a.C.-14 d.C.)

En los círculos académicos, se discute muy bien por qué la sociedad romana, acostumbrados a unos cinco siglos de república, acordó trasladar a una sucesión monárquica. La respuesta se centra en el estado endémico de guerra civil que vivió en los años anteriores a Augusto y el largo reinado de 45 años que siguieron, que destaca por la paz interior. Con la esperanza de vida promedio de unos 45 años antes de la fecha de la muerte de Augusto, el promedio de ciudadano romano no conocía otra forma de gobierno y ya estaba preparado para aceptar a un sucesor.

El reinado de César Augusto es considerado por todos los historiadores como un período de prosperidad y expansión. La nueva estructura política creada por Augusto se designa por «principado», siendo el jefe del imperio llamado princeps civium (el primero de los ciudadanos), y al mismo tiempo princeps senatus (el primero del Senado). El término princeps está en el origen de la palabra príncipe, que no era el título de jefe de Estado. El título era «César» y esto fue lo que Augusto y sus sucesores adoptaron.

Augusto también fue comandante jefe del ejército y decidía la guerra o la paz y se auto-designó «tribuno por toda la vida». Augusto, que no estaba especialmente dotado para la estrategia, pero tenía buenos generales como Agripa en su confianza, anexó oficialmente Egipto, que ya estaba bajo el dominio romano 40 años atrás, toda la Península Ibérica, la Panonia, la Judea, la Germania Inferior y dispuso las fronteras del Imperio en los ríos Danubio y Rin, donde permanecieron por 400 años.

El imperio que Augusto recibió era vasto y heterogéneo, con diversas lenguas y pueblos diferentes. El griego era la lengua más hablada en los territorios orientales y el latín progresaba poco en estos territorios; sin embargo, en los territorios occidentales, el latín era la lengua más hablada. Augusto pasó a tratar todos los habitantes del imperio como iguales y visitó varias zonas para comprobar cuáles eran los problemas de cada provincia, así éstas florecieron y alcanzaron el nivel máximo de su desarrollo.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado