Escuelapedia.com Historia Revolución y contrarrevolución

Avisos google

Revolución y contrarrevolución

Revolución y contrarrevoluciónCambios, permanencias y decisiones. Estas tres palabras son fáciles de ser escuchadas cuando nos encontramos con situaciones en las que el ‘status quo’ histórico puede ser potencialmente transformado por la acción de sus sujetos históricos. La posibilidad de que el cambio siempre nos lleva a preguntarnos si, por casualidad, una nación o la sociedad tienen que intervenir en sus prácticas, instituciones y hábitos diarios.

Hasta cierto punto, el punto de vista de las revoluciones revela mucho acerca de la posición política que centra su mirada en el pasado. A menudo, la transformación revolucionaria se examina bajo los dictados de una cohesión ideológica que promueve la acción fuerte de un grupo mayoritario en la sociedad por busca de una causa mayoritaria. ¿Sería posible entender la revolución con éxito por la simple observación de ciertos comportamientos de los actores históricos involucrados en este proceso?.

En el caso de la Revolución Francesa se acostumbra a atribuir el fracaso de la República Jacobina al radicalismo de los agentes políticos y la ausencia de un proyecto político maduro. La caótica situación que se vivió en este tiempo permitió a la burguesía reorganizar el proceso revolucionario, promoviendo el ascenso de Napoleón Bonaparte al poder. Los intereses de la burguesía estaban representados por un héroe nacional, incluso en la condición de que el emperador, podía derribar a las fuerzas realistas, cumplir los deseos de la burguesía y terminar con la crisis económica que afectaba a las clases más bajas.

Más tarde, con el surgimiento del socialismo científico – sobre todo con las aportaciones de teóricos como Karl Marx y Friedrich Engels – la propuesta revolucionaria comenzó a tener un aire nuevo con un proyecto claro y bien definido. El socialismo ganó terreno en la promoción de una propuesta para movilizar a la clase obrera armada con un proyecto político a favor de la extinción gradual de las clases sociales, la propiedad privada y el Estado.

Desde entonces, las tendencias políticas han sufrido un importante proceso de polarización ideológica. Los trabajadores, conscientes de su situación, serían favorables a la revolución y el surgimiento de una sociedad comunista. Por el contrario, la burguesía y los terratenientes, guiados por su comportamiento individual, representan el conservadurismo y la aversión a cualquier tipo de acción transformadora.

Con la agitación política provocada por la revolución rusa, este entendimiento parecía ser antagónico se materializó con la creación del Ejército Rojo y el papel transformador de los soviéticos. Sin embargo, esa otra experiencia revolucionaria fue históricamente restringida para la hinchazón de un Estado totalitario en que la igualdad fue sustituida por las exigencias gobierno omnipresente.

La burocracia soviética y la burguesía francesa se han convertido en grandes ejemplos de la acción contra-revolucionaria. Con ello, muchos alcanzaron la conclusión de que un gobierno proletario inmediato no podía extrapolar una experiencia efímera incapaz de subvertir el orden de los que lo apoyan. ¿Es esta una conclusión obvia, o una señal de que la ideología política ha sufrido un agotamiento agudo incapaz de promover ideas que motivan a la acción de la mayoría?

Mientras se busca la respuesta a esta pregunta, las promesas revolucionarias parecen ocupar el espacio de las utopías. El materialismo histórico y dialéctico se ha desvanecido con la consolidación del sistema capitalista. Si esa afirmación resulta cierta, se habría alcanzado – como predijo Francis Fukuyama – el “fin de la Historia.”

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Recomendado