Escuelapedia.com Historia Revolución Mexicana

Avisos google

Revolución Mexicana

Revolucion Mexicana
El proceso de independencia en la América hispánica, como se ha señalado por varios estudiosos, no trajo cambios profundos en el marco colonial. En México, las características predominantemente agrarias y exclusivas de su economía adquirieron mayor magnitud durante la dictadura establecida por Porfirio Díaz. Gobernando México desde 1876 a 1911, momento histórico denominado porfiriato o porfirismo, tuvo la mayor misión política para preservar los privilegios de la élite que abrazó el movimiento de independencia.

Durante este período, la sociedad mexicana estaba formada por una mayoría de analfabetos que ascendió a un total de 11 millones de personas. Gran parte de las masas ignorantes y miserables estaban compuestas por personas de origen indio sometidos a los intereses de grandes terratenientes. En este contexto, tomamos nota de la formación de un movimiento de personas lejos de los grandes círculos de debate ideológico y político, marcado por el carácter popular y social.

En los primeros años del siglo XX, los campesinos comenzaron a movilizarse en torno a un proyecto de las reclamaciones que propugnan un mayor acceso a la tierra. En los centros urbanos, la oposición al status quo se manifestó en la ocurrencia de huelgas de los trabajadores y el periódico crítico. Todos estos procedimientos de oposición llegaron a un punto crítico cuando Porfirio Díaz anunció su renuncia en 1911. Poco después, con la promoción del aumento de los derechos políticos, Francisco I. Madero fue elegido con un amplio apoyo de la población seducida por las promesas de reforma social y el cese de la exclusión social.

Las expectativas de una población asfixiada por todo este proceso de segregación rodearon la toma de posesión del nuevo presidente mexicano. Los agricultores quedaron movilizados en torno a la reforma agraria, la expansión de los derechos y libertades, y la apreciación del elemento indígena en la sociedad mexicana. Sobre el lema “tierra y libertad”, los trabajadores fueron conducidos por Emiliano Zapata, caudillo de la región sur, y Pancho Villa, un campesino pobre de la meridional.

La administración de Madero, pronto se convirtió en sinónimo de frustración. La insatisfacción se reflejó en las revueltas campesinas contra la intensificación de las fincas y las acciones de combate directo. Francisco I. Madero, a la altura de su acción demasiado reformista, no se redimió de la acción campesina y protegió a los grandes terratenientes. El potencial revolucionario de inmediato advirtió a las potencias industriales que, la época, adoptaban acciones intervencionistas en el continente americano.

El progreso de la Revolución Mexicana se intensificó cuando Madero fue asesinado por órdenes del comandante del ejército, Victoriano Huerta. El ejército trató de enfriar la ola revolucionaria a través de la creación de un régimen dictatorial. Sin embargo, las acciones de los campesinos dirigidas por Emiliano Zapata y Pancho Villa obligaron a la caída del gobierno de Huerta en 1914. Un nuevo gobierno constitucional se creó con la elección de Venustiano Carranza.

La Revolución Mexicana tomó el poder mientras las élites agrarias trataron de reorganizar la escena política nacional. En 1917, una nueva constitución fue creada, legitimando del gobierno de Carranza. Los revolucionarios no apoyaron al nuevo presidente y se mantuvieron en la lucha contra la situación. Sin embargo, la muerte de Emiliano Zapata en 1919, y Pancho Villa en 1923, causó el colapso de la clase baja mexicana, poniendo fin al proceso revolucionario.

Contenidos recomendados
Recomendado