Escuelapedia.com Historia Revolución Husita y la crisis del catolicismo

Avisos google

Revolución Husita y la crisis del catolicismo

Revolucion Husitas

Los conflictos sociales en Bohemia en el siglo XV tuvieron una fuerte influencia religiosa y prepararon varios otros conflictos que eclosionarían en otras partes de Europa un siglo más tarde con el advenimiento de la reforma Protestante. Bohemia fue ubicada en lo que hoy es la República Checa e incluía en el siglo XIV, Moravia, Silesia y Alta y Baja Lusatia. El nombre de Revolución Husita, que fue dado al conflicto que estalló entre 1419 y 1436, se refirió al teólogo y sacerdote Jan Hus.

Jan Hus, bajo la influencia de algunas ideas del inglés John Wycliff, se había opuesto a la venta de indulgencias de la iglesia católica romana, defendiendo la autoridad de la Biblia como la única que debe ser aceptada por los cristianos y que la comunión debe ser sostenida por el pan y el vino y enseñada por laicos y no por los clérigos de la iglesia. Por estas posiciones doctrinales, Jan Hus fue condenado como hereje y muerto en la hoguera en 1415, durante el Concilio de Constanza.

La ejecución de Hus dejó a sus seguidores indignados, iniciando a partir de 1419 lo que se conoce como revolución husita. Pero no sólo los aspectos religiosos generaron el conflicto. Bohemia fue controlada en la época por una élite católica de origen alemán, mientras que la mayoría de la población era de origen checo o eslava. Las grandes minas de plata en la región, la más grande de Europa, también fueron controladas por estos nobles germánicos.

El rey Wenscelao IV (Wenceslao de Luxemburgo) intentó combatir la influencia germánica en Bohemia, indicando incluso Jan Hus a la rectoría de la Universidad de Praga en 1402. Además, Wenceslao IV permitió una libertad de culto en el reino, que generó una indisposición con la iglesia católica y con la nobleza germánica.

Después de la muerte de Hus, los nobles de Bohemia y Moravia organizaron un congreso y condenaron el Concilio de Constanza por la ejecución del sacerdote de Praga. No reconocieron ni las decisiones del consejo, incluyendo la elección del nuevo Papa, Martin V.

El rey de Hungría y hermano de Wenceslao, Segismundo, recibió del Consejo el permiso para organizar un ejército e invadir Bohemia. Wenceslao IV todavía intentó un acuerdo, pretendiendo dejar a la población rebelada fuera de la plaza de la ciudad.

La propia población de Praga no aceptó la decisión y, liderada por Jan Zizka, entró a uno de los palacios de la ciudad y lanzó por las ventanas a los miembros del Consejo. Ese evento fue conocido como Primera Defenestración de Praga e inició la revolución husita.

En 1420, los husitas crearon una comunidad que llamaron Tabor, en homenaje a las muchas referencias de las escrituras relacionadas al Monte Tabor. La vida en la comunidad fue basada en la simplicidad y el hecho de que no había ninguna propiedad privada. Era una manera de realizar los ideales de Jan Hus de una sociedad justa y con igualdad. Gracias al nombre de la comunidad, este grupo de husitas heréticos llegó a ser conocido como los taboristas.

Los taboristas fueron formados en su mayoría por campesinos que defendieron acciones radicales, rechazando las desviaciones del clero, la pompa de los cultos y acercándose a posiciones apocalípticas acerca de que el fin del mundo estaba cerca, en virtud de las injusticias sociales experimentadas, y que un nuevo reino milenario llegaría, donde las riquezas serían dividas por todos.

Pero no eran el único grupo husita. Existía todavía un grupo más revolucionario que decían ser los verdaderos intérpretes de Jan Hus, los utraquistas. Formados por miembros de la pequeña nobleza y por elementos de la burguesía urbana, la facción de los utraquistas era de tono moderado, con una visión más liberal y, en su mayoría, con grandes riquezas.

La unidad entre los dos grupos había tenido la intención de garantizar la libertad de Bohemia contra la amenaza externa. Para ello fue fijado un acuerdo alrededor de los cuatro artículos de Praga, que establece: 1. Libertad para predicar; 2. Comunión a través del pan y el vino; 3. Privación de las riquezas por el clero; 4. Castigo de los pecados públicos.

Como Segismundo no había aceptado los artículos y con el apoyo de Roma, cinco cruzadas tuvieron lugar contra los husitas. Bajo el liderazgo de Jan Zizka, que había perdido parte de la visión, los husitas durante 15 años contuvieron los ataques de las tropas católicas. Otro líder taborita que se destacó fue el sacerdote Procopio el Grande. Las principales razones de las victorias de los husitas fueron fe en un mundo más justo, la innovación del uso de la infantería y la creación de las fortificaciones que impedían el avance del ejército de caballería comandado por Segismundo.

Sin embargo, las divisiones internas de los husitas llevaron a su derrota. Los utraquistas aceptaron las conversaciones con la Iglesia Católica y, en 1434, pasaron a luchar contra los taboritas, derrotándolos en la Batalla de Lipan.

En 1436, los utraquistas entraron en un acuerdo con Roma, con los católicos aceptando durante cierto tiempo compartir ambas prácticas cristianas. Sin embargo, con la llegada al papado de Pío II en 1458, el trato fue desechado, dejando el catolicismo como única religión aceptada oficialmente en Bohemia.

Lo interesante en este proceso histórico es darse cuenta de que la revolución husita mostró la crisis que vivió la iglesia católica al final de la edad media y la edad moderna. Además, anticipó en un siglo las rebeliones campesinas que estallarían en Alemania tras la Reforma Protestante iniciada por Martín Lutero.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado