Saltar al contenido

Veinte mil leguas de viaje submarino (Resumen)

El año de 1866 fue marcado por un acontecimiento extraño. Varias naves regresadas a sus puertos muy dañadas después de ser atacado por algo enorme, infinitamente más grande y más fuerte que una ballena. La ciencia era desconocedora de cualquier ser vivo de semejante tamaño. Varias hipótesis fueron desarrolladas; la más convincente era la existencia de un monstruo marino, de fuerza colosal, sin parentesco con nada catalogado. El miedo se extendió a los océanos. Con este motivo, se organiza una expedición; la fragata americana Abraham Lincoln es enviada para librar los mares del monstruo. A bordo se encuentra el almirante Farragut; el canadiense Ned Land, el rey de los arponeros; el naturalista e ictiólogo Pierre Aronnax, profesor del Museo de París; y Conseil, su fiel criado.

Transcurren cerca de seis meses y la tripulación está desanimada, pues la búsqueda parece infructuosa. El 5 de noviembre de 1867, en medio del Océano Pacífico, Ned Land avista el monstruo sumergido a algunas brazas de distancia. El animal comienza a jugar con la fragata. Su velocidad es imposible de alcanzar, pero en el momento en que consigue aproximarse para él, el arponero intenta realizar un golpe certero; como reacción, el monstruo responde violentamente y arremete contra la fragata, dejándola totalmente indefensa.

Cuando cae la noche, aprovechando el sueño del monstruo, la fragata se acerca lentamente al animal. Ned Land alcanza de lleno con su arpón. Claramente todo el mundo escucha el ruido de la pistola, que parece haber chocado con un cuerpo muy duro. Súbitamente, dos trombas enormes de agua se levantan sobre la embarcación haciendo que Ned Land y Aronnax sean arrojados al mar. Conseil, el fiel criado, se lanzada a las aguas del Pacífico para acompañar a su jefe. Los tres se refugian en el dorso del monstruo. Ellos se asombran al percibir que se trata de una máquina, no de un ser viviente.

Recibido sin cortesía y tomados como prisioneros, los tres náufragos descubren un sumergible extraordinario, el Nautilus, con una tripulación misteriosa que habla un lenguaje incomprensible. Como líder, se encuentra su comandante, el capitán Nemo. Su nacionalidad y sus intenciones son todavía más enigmáticas; es un hombre misántropo y que parece hostil a la humanidad. Mientras, él parece tener una cierta estima por el científico francés y desea hacerlo conocer el universo bajo el agua, las profundidades oceánicas y su sumergible.

Mientras que Ned Land y Conceil hacen su comida en la cabina, Aronnax es invitado al comedor de Nemo. Al finalizar la comida, hacen un recorrido por el Nautilus. Se abre una puerta y entran en una biblioteca de 12.000 volúmenes. Esta habitación también sirve como un lugar para fumar. Nemo dice que todo lo que está a bordo, excepto unos pocos artículos, había sido tirado desde el mar. Nemo abre otra puerta y entran en un museo. En él estaban reunidos todos los más hermosos tesoros de arte y naturaleza. A continuación, visitan su cabina y ella parece ser bastante elegante. Al lado queda la cabina del capitán. Numerosos instrumentos de medición de navegación estaban colgados de la pared, algunos de los cuales eran desconocidos. Después ellos pasan frente a la cabina de Ned Land y de Council, de la cocina, de la sala de la tripulación, de la sala de máquinas y, finalmente, regresan als alón. Aronnax desea saber cómo funciona el Nautilus. Las explicaciones dadas por Nemo le encantan. El propio Nemo había concebido el Nautilus y se revela como un prodigioso ingeniero, que había resuelto los problemas de la navegación subacuática con el uso de la electricidad. Aronnax se pregunta si Nemo es rico. Él responde que podría pagar toda la deuda de Francia sin tener que preocuparse. Más tarde, Nemo anuncia el comienzo de un viaje donde darán vuelta al mundo oceánico, y que podría ser el último. Aronnax, que estaba parado en una plataforma para ver el sol, toma una última mirada al mar amarillo. Es el día 8 de noviembre. El Nautilus se cierra y se sumerge en el agua.

Dejado solo en el salón, Aronnax se reencuentra con Ned y Council. La oscuridad llega súbitamente. De repente la luz del día atraviesa dos aberturas oblongas. Las masas líquidas son claramente visibles a través de las influencias eléctricas. Es un espectáculo bellísimo.

Pasan cinco días sin que el capitán aparezca. En el sexto día, Aronnax y sus amigos reciben una invitación para una caza submarina en los bosques de la isla Crespo, perteneciente a Nemo. Vestidos con una escafandra revolucionaria, salen del submarino. Ned prefiere permanecer a bordo. Descubren un maravilloso mundo que es imposible de describir.

Las semanas pasan y hacen visitas muy frugales. Pasan la mayor parte de su tiempo en el salón, contemplando el mundo del mar que es visible a través de las ventanas gruesas.

De repente, una enorme masa negra aparece inmóvil en medio de las aguas. Esto es un barco que poco antes se había hundido. Esa carcasa perdida en el mar era un triste espectáculo, pero todavía más triste era la visión de su puente, donde los cadáveres colgaban atados por cuerdas. Esa fue una de las primeras catástrofes marítimas con las que el Nautilus se encontraría a lo largo de su ruta. Más tarde, él atraviesa las islotas de Vanikoro, donde La Pérouse naufragará.

En la noche del 27 al 28 de diciembre, el Nautilus encalla en el estrecho de Torres, el más peligroso en el mundo. Para gran sorpresa de Aronnax, Nemo permite una relativa libertad de los tres prisioneros. Por lo tanto pueden cazar su alimento y recoger frutas y verduras, que Ned Land se prepara con habilidad. Más tarde, el Nautilus consigue partir como había previsto el capitán, después de haber sido atacado por los nativos caníbales. Al día siguiente, 10 de enero, el Nautilus retoma su marcha hacia el Océano Índico. Durante el trayecto, el capitán Nemo da nuevos resultados de sus investigaciones para Aronnax.

El día 16, el Nautilus parece estar dormido. Pero un acontecimiento viene a recurdar a los tres náufragos sobre la extrañeza de su situación. Con su solemnidad autoimpuesta, el capitán Nemo ordena a sus huéspedes permanecer confinados a sus cabinas para el momento oportuno, como había dicho a ellos cuando vinieron a bordo. Despiertan al día siguiente, gracias a las sustancias somníferas que fueron colocados en la cena. Más tarde, Nemo pide a Aronnax que cuide de uno de sus marineros. Pero el pobre hombre fue mortalmente herido y sus días estaban contados. Nemo es evasivo sobre las causas de este accidente.

Al día siguiente, Nemo propone un paseo. Para gran sorpresa de Aronnax y sus compañeros, vigilan la celebración del funeral del marinero fallecido el día anterior, en un arrecife de cementerio de corales. Este fue el cementerio de Nemo y los suyos, un lugar tranquilo y fuera del alcance de los tiburones y los hombres.

La expedición reanuda su ruta hacia India, pero este viaje deja a Aronnax reflexivo sobre las verdaderas intenciones de Nemo. Unos días más tarde, a finales de enero, Nemo propone una nueva expedición a la costa de Ceilán, lugar desierto en esta época próximo a los bancos de ostras de los cuales se extraían perlas. Además, él también los invita a la caza de tiburones.

A la mañana siguiente, vagan por el banco de ostras, armados con cuchillos, excepto Ned, que lleva una lanza. En el fondo de una cueva, ellos ven una ostra gigante, que contiene una enorme perla. Ella era la gloria de Nemo. En el camino de regreso, tocado por un profundo sentimiento de justicia, el capitán no vacila para salvar la vida de un pobre pescador de perlas, atacado por un escualo gigante. El capitán nunca perdió su afecto por la humanidad, pero la había reservado sólo para los oprimidos.

Pasando del Mar Rojo al Mediterráneo a través de un túnel bajo el Istmo de Suez creado por la naturaleza, Nemo dona el oro que había recogido de los restos sumergidos a los cretenses rebelados contra los turcos.

A medida que el Nautilus se aproxima al estrecho de Gibraltar, las profundidades son cada vez más despejadas de destrozos. Después de pasar el estrecho, el Nautilus se levanta sobre el Atlántico a unos kilómetros de la costa de Portugal. Ned Land había trazado un plan para escapar a la noche siguiente con sus compañeros. Cuando cae la noche, el Nautilus se detiene en la bahía de Vigo para recoger el oro de una flota española que se había hundido allí, haciendo fracasar el intento de fuga.

Después de este primer intento fallido, siempre que el Nautilus se aparta para las costas al sur-sudoeste, Nemo propone un paseo nocturno a Aronnax. Él descubre un volcán en actividad en las profundidades del océano. Este volcán y los monumentos sumergidos que lo rodean pertenecían a la gran ciudad sumergida conocida como Atlántida. En esta región, Nemo había convertido un volcán extinto en un refugio inexpugnable para renovar sus provisiones de sodio y otros combustibles.

Más tarde, después de haber alcanzado la mayor profundidad del océano en el mar de los Sargazos, el Nautilus se involucra en una lucha para salvar a las ballenas atacadas por cachalotes. Gracias al estímulo que se levanta sobre la proa del Nautilus, Nemo provocar un baño de sangre, que entusiasma a Ned Land. El mar está cubierto de cadáveres mutilados.

El viaje continúa hasta debajo de la placa de hielo, en el Polo Sur, donde nadie jamás se había aventurado. De ahí sigue rumbo hacia lo desconocido y Nemo finca su bandera, una bandera negra con una ‘N’ arreglada como signo de posesión. Pero ellos se obstruyen bajo el hielo durante cinco días; los aventureros escapan de asfixia por muy poco y navegan hasta los bordes del Amazonas.

Tras seis meses de cautiverio, la tentación de huir, se hace cada vez más presente. No se dice nada a fin de calmar las sospechas de Nemo, que se había vuelto más discreto.

En una ocasión, los tres prisioneros a pelean con calamares gigantes, armados con hachas y arpones. Uno de los marineros está atrapado por un pulpo gigante; él da un último grito en francés pidiendo socorro, pero es en vano. Aronnax comprende que todos esos hombres tenían un lenguaje materno bastante diferente del extraño idioma manejado a bordo del Nautilus.

Navegan a la costa escocesa, donde descubren los restos del Vengador, barco francés hundido por los británicos después de una batalla heroica en 1797. Allí, Aronnax, Ned y Council confirmaron sus sospechas sobre la motivación de Nemo. Después de eso, ya no creen que el Nautilus sea apenas un instrumento pacífico de la investigación de un científico. También revela ser un arma utilizada para una terrible obra de venganza.

En el triste día 2 de julio, el capitán Nemo envía al fondo del mar un buque de guerra de nacionalidad desconocida, con toda su tripulación, acusándolo de pertenecer a una nación maldita. No puede haber dudas para el mundo de que el monstruo era en realidad un barco submarino. Mucho más tarde, la identidad del capitán Nemo sería atribuida a la de un antiguo príncipe indio, del cual los ingleses habían despojado de todas sus riquezas al exterminar a su familia y que ahora perseguía a sus enemigos con un odio implacable.

Un clima de terror y tristeza se instala a bordo. Sin saber si es una decisión premeditada o un simple descuido, el Nautilus se deja arrastrar por un tremendo remolino del Maelstrom, en el norte de Noruega. Sus tres prisioneros involuntariamente se aprovechan de ese momento difícil para intentar una fuga desesperada. Ellos embarcan en una chalupa [pequeña embarcación] y son arrancados desde el flanco del submarino por la furia de la estela.

Salvados milagrosamente, Aronnax y sus amigos recuperan su libertad. Ellos se encontrarán con las islas Lofoten y desde allí regresan a Francia. Sin embargo, no consiguen saber el destino del submarino en el cual navegaron ocho meses por el mundo submarino.

image_pdfimage_print

Más contenidos

Síguenos en Facebook