Resúmenes de PsicologíaRojo y Negro (Resumen)

Rojo y Negro (Resumen)

4,00 DE 1 VOTOS
imagen Rojo y Negro (Resumen)

La historia transcurre en el siglo XIX en el pueblo ficticio de Verrières, en el interior de Francia. La ciudad se encuentra en medio de las montañas y la mayoría de sus habitantes trabaja con la madera, del sr. Sorel, un campesino que es dueño de un aserradero, el alcalde, el rico y estimado Monsieur de Rênal, un inflexible realista, casado y padre de tres hijos. El señor de Rênal se preocupa mucho con su riqueza y su posición social y tiene una gran rivalidad con el señor Valenod, director del hospicio de pobres.

Pensando en la superación de Valenod y educar a sus hijos, el señor de Rênal anuncia su intención de contratar a Julien Sorel, hijo menor del Sr. Sorel, como tutor de los niños. Julien había aprendido latín con el padre Chelan, un ex cirujano mayor-bonapartista, que esperaba al final enviarlo al seminario. Julien es también famoso por su prodigiosa memoria. El Sr. Sorel está dispuesto a deshacerse de su hijo, a quien considera perezoso y con manía de la lectura, y los dos van a buscar a Julien. Ellos lo encuentran leyendo el Memorial de Santa Helena, uno de sus libros favoritos (el otro es Confesiones, de Rousseau). El libro es lanzado al riachuelo; Julien, es arrastrado para lejos y, después de conocer los términos del empleo de Julien, todo está arreglado. Para Julien, un trabajo respetable es el primer paso en una larga escalera; su idolatría por Napoleón es basada en la ascensión meteórica de su héroe y en la facilidad con que él permite que las personas de origen humilde alcancen los mayores honores. En un periodo anterior, Julien habría imitado a Napoleón y marchado para el ejército; en la sociedad de la Restauración, una carrera eclesiástica era el camino más rápido para el poder y el prestigio. Un sentido de ambición en lugar de la vocación forma la ‘hipocresía’ de Julien. En su camino se detiene en casa de los Rênal, él visita la iglesia donde encuentra un pedazo de periódico con una descripción detallada de la ejecución de un cierto Louis Jeurel. Este es un presagio del futuro, pues Louis Jeurel es un anagrama de Julien Soriel. Imperturbable, Julien sigue su camino hasta la casa de Rênal.

La señora Madame Luisa de Rênal, espera un tutor tiránico, pero es inmediatamente cautivada por el encanto juvenil y la amabilidad de Julien. Este también se complace en ser llamado Señor por una mujer tan hermosa y tan elegante. Su nueva posición se confirma cuando el Sr. de Rênal compra ropa nueva para él; para Julien, cambios de ropa siempre indican cambios en el estatus social.

Tanto los niños como la señora de Rênal crean sentimientos positivos con el nuevo tutor; Esta última, totalmente inocente, pues no tiene una noción del amor romántico, tanto por falta de experiencia como por desconocimiento de la literatura. Elisa, criada de la señora de Rênal, también desarrolla un afecto semejante; la señora de Rênal tiene la satisfacción de revelar su historia a Julien y ver su rival consistentemente rechazada. De esa manera, ella comienza a notar sus sentimientos por Julien, en el momento en que su orgullo y su ambición lo fuerzan a establecer un proyecto de seducción, que él considera como un ‘deber’. Comienza una batalla de voluntades, temperadas con analogías militares; Julien consigue sujetar la mano de ella, pero sufre un retroceso cuando precisa pedir que ella esconda su retrato de Napoleón de su marido – ella piensa que es el retrato de una rival. Atormentado por el miedo que el sr Valenod ofrezca un salario mejor para Julien, el sr. De Rênal aumenta su salario. Julien, encarapitado en una roca de la montaña, muy típica del romanticismo, da aire fresco a sus fantasías ambiciosas. La señora de Rênal, ahora plenamente consciente de las implicaciones de sus sentimientos, incluyendo su moralidad, se obsesiona con la posible existencia de otro amante.

Mientras tanto, Julien va a visitar a su amigo Fouqué, un comerciante de madera, que le ofrece para entrar en el negocio juntos, tentando con un retorno financiero sustancial. Esta perspectiva amenaza la vocación elegida por Julien. La señora de Rênal siente profundamente su ausencia y renueva sus atenciones fervientes cuando él regrese. Julien prepara un plan de batalla de la seducción; durante una visita a Verrières (la familia estaba en la cabaña de Vergy), también descubre que su mentor, el Padre Chelan, había sido depuesto por un plan de los jesuitas.

Julien finalmente ‘triunfa’ sobre la señora de Rênal para lanzarse en lágrimas en los pies de ella; mismo así, él es atormentado por el deseo de actuar como un consumado seductor. Después de algún tiempo, fortalece el amor entre ambos y el conocimiento mundano de Julien aumenta debido a los libros que le son enviados por su amigo Fouqué.

Mientras tanto, una disputa tonta sobre política local en Verrières es rápidamente dejada de lado por la visita de un rey extranjero a la ciudad. La señora de Rênal arregla un lugar para Julien en la guardia de honor, formada por los ciudadanos más ilustres de Verrières; para esta ocasión, se aplica un uniforme militar. La naturaleza dual de su ambición se resume cuando asiste a una importante ceremonia religiosa como parte de la misma visita, con espuelas que aparecen debajo de los pliegues de su manto (si es negro es el color de la iglesia; el rojo representa combate). El cínico Julien es fuertemente impresionado con el ritual elaborado y con la juventud del obispo de Agde, quien preside la ceremonia. Sobre todo, la participación de Julien en estos eventos refuerza las ventajas de ascensión social temprana. Una vez más, las pistas sobre el destino de Julien emergen: el icono sagrado parece tener la garganta cortada y la luz que pasa por los vitrales parece formar pozos de sangre por el suelo.

La religiosidad afecta también a la señora de Rênal cuando ella cree que la enfermedad de su hijo menor, Stanislas-Xavier, es un castigo por su adulterio. La relación de los amantes se presiona más cuando Elisa, celosa, revela sus secretos al sr. Valenod. Él los denuncia al sr. de Rênal a través de una carta anónima y la señora de Rênal es obligada a tramar un disfraz elaborado, envolviendo una segunda carta forjada para sí misma, para desviar la atención sospechosa de su marido. Eso culmina en su pedido para mandar a Julie lejos, añadiendo una dolorosa separación a las dificultades de ellos. Julien se aprovecha de este momento para comparecer a una comida en la casa del sr. Valenod, donde él experimenta un sentido de superioridad intelectual y moral por primera vez; el manipulador Valenod está también seriamente implicado en otro complot de los jesuitas, bajo el control del abad. A pesar de la oferta de un incremento sustancial de los salarios por el sr. Valenod, Julien, bajo la influencia del abad Chelan, para el cual Elisa había confesado todo, decide resolver los problemas de Verrières partiendo al seminario en Besançon.

La falta de experiencia mundana de Julien es aún más evidente en la nueva ciudad. Visita una café por primera vez, donde coquetea con una ayudante licenciosa y evita por poco una lucha con otro de los amantes de ella. Él conoce al director del seminario, el valeroso abad Pirarid, un jansenista que rápidamente se vuelve el favorito. Sin embargo, en poco tiempo él también es castigado por su inteligencia, pues, en aquellos tiempos, los libros habían sido convertidos en enemigos de la fe.

Una ceremonia religiosa lleva a Madame de Rênal a Besançon. Sus cartas para Julien se habían quedado sin respuesta, porque el abad Pirard las había destruido. Aunque estaba lleno de remordimientos y con un nuevo ardor religioso, una visión simple de su antiguo amante hace que ella se desmaye. Mientras, la posición del abad Pirard en el seminario queda cada vez más insostenible debido a su jansenismo. Un poderoso mecenas, el Marqués de La Mole, ofrece a una parroquia para él en París, que él acepta. Poco después, él consigue que Julien se una a él en el Hôtel de La Mole como secretario privado del Marqués. Julien se aprovecha de su partida para arriesgar una última noche de pasión con la señora de Rênal en Verrières.

En el viaje a París, Julien es acompañado por dos terratenientes liberales que critican a las provincias que la recorren para disminuir su aburrimiento. A su llegada a París, Julien realiza una visita rápida a la Malmaison, hogar de Napoléon y va a ver al abad Pirard, que se prepara para conocer a su nuevo jefe. Julien retribuye con gratitud filial. A pesar de ello, Julien no puede evitar cometer errores, típicos de un campesino que llega a la capital por primera vez; Hace una reverencia a un sastre y comete errores de ortografía básica. El Marqués tiene dos hijos: Norbert, que hace a Julien cabalgar con efectos desastrosos; y Mathilde, una chica espiritual con un saludable desprecio por las convenciones sociales de su clase y un amor ilícito por la literatura levemente peligrosa. Como miembro residente, se espera que Julien coma con la familia y comparezca al salón todas las noches. El clima es de aburrimiento absoluto; frecuentemente Julien es objeto de burlas de Norbert y sus amigos. A pesar de eso, el marqués aprecia su trabajo duro.

Un incidente en un café daña el orgullo de Julien y, tras una serie de malentendidos, él se encuentra involucrado en un duelo con el caballero de Beauvoisis. En aras de su propia reputación, el jinete extiende el rumor de que Julien posee realmente noble cuna. La idea divierte al marqués, y anima a comprar un segundo nuevo atuendo para Julien. El marqués lo trata como a un igual cuando usa su nuevo traje azul. El marqués incluso decide enviarlo en un viaje de negocios a Inglaterra. A su regreso, Julien encuentra el obsequioso Valenod. Ennoblecido con el título de barón, intenta introducirse al círculo social nuevo e ilustre de Julien. De hecho, las relaciones de Julien crecen constantemente. Él comparece a un baile suntuoso dado por el duque de Retz, donde Mathilde es muy admirada. En aquel ambiente tan frívolo, Julien se permite discutir su opinión política honestamente con el conde Altamira. El conde es un exiliado político español que había sido condenado a muerte en su país, una prueba de heroísmo que conquista el respeto permanente de Julien. El singular orgullo de Julien también conquistará más que el respeto de la señorita de La Mole, que comienza a mostrar para el secretario de su padre signos visibles de devoción.

Gradualmente se revelan los sentimientos y la personalidad de Mathilde. Ella demuestra el valor de un cierto heroísmo romántico vistiendo de luto por ciertas épocas del año en homenaje a un antepasado que había sido ejecutado. Siente por Julien una extraña mezcla de sentimientos, a veces mostrando atracción, otras mostrando signos de rechazo. Dada la distancia social entre los dos, Julien es muy cuidadoso con su atención, creyendo que podría ser víctima de una trama elaborada en lo ridículo. Sin embargo, tras escuchar que Julien abandona el negocio, Mathilde pide que se quede y declara su amor. Su declaración provoca a Julien sentirse invencible, aunque también le hace sentir una grave ansiedad. Mathilde pide un encuentro ilícito esa misma noche.

Julien piensa en ello durante mucho tiempo, pero finalmente decide poner una escalera y subir a la habitación de Mathilde al final del amanecer; por lo menos, ella no podría nunca acusarle de cobardía. Pasa algo desagradable, pero ambos cumplen con las funciones que habían asignado a sí mismos, y Julien seduce a Mathilde. Inmediatamente después del evento, los dos luchan para ajustarse a sus respectivas vanidades. Mathilde se horroriza la idea de tener que entregarse voluntariamente a Julien. A su vez, este es tan amargado por la frialdad de Mathilde que toma una espada ornamental de la pared y casi le golpea. Emocionado por esta demostración de emoción violenta, Mathilde renueva su declaración, pero Julien comete el error fatal de revelar la magnitud de su devoción, invirtiendo las posiciones de los dos en esta singular guerra de desgaste. Una visita a la ópera restaura la pasión de Mathilde y Julien hace una segunda visita nocturna a ella. A pesar de dar a Julien un mechón de pelo como prueba de amor, el orgullo de Mathilde reaparece y Julien es humillado. La pareja discute violentamente.

Mientras tanto, el marqués está involucrado en un complot de los ultra-realistas para hacer una restauración absoluta de los antiguos valores aristocráticos. El marqués pone la memoria extraordinaria de Julien al servicio de los conspiradores y le envía a una misión a Estrasburgo para repetir de memoria las discusiones de una cita secreta. En Estrasburgo, encuentra al príncipe Korasoff, quien había conocido en Londres. Disfrazando los nombres, él confía al príncipe su problema de relación con Mathilde. Como solución, el príncipe propone que él simule estar cortejando a otra mujer. Julien inmediatamente piensa en la

da al príncipe el problema de su relación con Mathilde. Como solución, el príncipe propone que simula para estar cortejando a otra mujer. Julien inmediatamente piensa en la orgullosa señora del mariscal Fervaques y Korasoff amablemente le proporciona un conjunto de 53 cartas para copiar y enviar. Después de recibir algunos consejos más con Altamira, Julien se embarca en su plan para volver a París. Durante la ausencia de Julien, el honorable marqués de Croisenois había recuperado su cortejo a Mathilde. Con el regreso de Julien, Mathilde queda emocionada.

Julien comienza una correspondencia con el mariscal, que inicialmente parece indiferente. Sin embargo, ella lo invita a cenar, y los dos también van a la ópera. Como pasa el tiempo, Julien se convierte más descuidado; en una ocasión presta tan poca atención a la carta que transcribe que se olvida de sacar pasajes que implican que está en Londres. Sin embargo, su persistencia es recompensada cuando Mathilde descubre la correspondencia y la trama de Julien: se desmaya en sus pies. Todavía resentido con la forma con que él la había tratado anteriormente, Julien exige garantías de su amor. Sin embargo, los sentimientos predominan en ambos. Esa noche, asiste a la ópera con el mariscal. Mathilde también está presente; sus miradas se cruzan y ambos son tomados por una emoción fuerte. Al volver a casa, se reanuda la batalla antigua. Esta vez, Julien había deducido de las estrategias de Napoleón que era importante mantener a Mathilde con miedo de perderlo, y la experiencia le enseña a disfrazar su propia vulnerabilidad.

De todos modos, ahora había más en juego. Mathilde está embarazada y no tiene ninguna intención de dejarlo; ella escribe a su padre pidiéndole permiso para casarse. Furioso, el Marqués llama a Julien, el cual se incrimina, inspirado en otro de sus héroes, el Tartufo de Molíère. Julien es parte de la propiedad del marqués de Villequier, dejando las negociaciones en manos de Mathilda, que ya se ve a sí misma como su esposa. Tras una larga espera, el marqués da su consentimiento, donando tierras en la región de Languedoc para el ‘Caballero de Julien Sorel de la Vernaye’, como él será conocido de ahora en adelante y también le garantiza una comisión en la caballería. El marqués es un hombre extraordinariamente razonable; No estará en el camino de amor, pero necesitan tiempo para estar convencido de que Julien no hubiera seducido a su hija por interés. Orgulloso de su uniforme y casado la mujer más codiciada de Francia, Julien había logrado triunfar socialmente.

Sin embargo, para Julien el drama acababa de empezar. En cuanto empezó a disfrutar de su nueva posición, Mathilde, en pánico, le advierte que todo se arruinó. El marqués había recibido una carta de la sra. De Rênal, escrita bajo presión de su confesor. Denunció a Julien como un seductor irreductible, sólo interesado en ascender socialmente. Julien toma acción inmediata. Vuelve a Verrières, compra un par de pistolas, entra en la iglesia y dispara dos veces sobre Madame de Rênal. Él la deja considerando que está muerta y es llevado por la policía.

En la cárcel, él demuestra ser perfectamente consciente de las consecuencias de un asesinato premeditado. Él sabe que no librará de la guillotina. Julien se defiende y escribe un final conjunto de instrucciones a Mathilde. Aun así, está encantado de encontrar que la señora de Rênal no hubiera muerto. Recibe visitas del horrorizado abad Chelan y del estupefacto Fouqué, pero no teme nada más que la llegada de su padre. Los pasos que parecen anunciar su llegada en realidad son de la srta. de La Mole, disfrazada de campesina, que había conseguido convencer al abad Frilair a facilitar su acceso a Julien. Sin embargo, Mathilde lo deja frío; él no cree que ella vaya a cuidar de su hijo. Toda su ambición había desaparecido y él se siente con profundo remordimiento por haber intentado matar a la sra. De Rênal. Mathilde, que lamenta no poder sobornar al jurado desde la revolución francesa busca un abogado intentando convencer a Julien a defenderse, pero se niega. La señora de Rênal también escribe una carta a todos los miembros del jurado, una referencia brillante sobre la personalidad del acusado, donde señala que no tiene deseos de vengarse de él.

Llegado el día del juicio. Sólo el miedo de morir como un hombre odiado causa a Julien hablar. Confiesa su crimen: la ambición y el deseo de escapar de la miseria. Julien es condenado a muerte. Volviendo a su celda, es visitado por la desesperada Mathilde, pero ahora todos sus pensamientos están con la señora de Rênal. Otra vez se niega a apelar la decisión del jurado.

Para su sorpresa, él es despertado por la señora de Rênal. Renuevan su amor y ella se compromete a dedicar su vida a su hijo. En contraste, la presencia constante de Mathilde sólo sirve para irritarlo. Recibe la temida visita de su padre; hacen un trato sobre el dinero de Julien, una transacción que termina su relación en una manera similar a cómo había comenzado. Julien se queda con sus reflexiones filosóficas.

Para disgusto de Mathilde, la señora de Rênal recibe permiso para visitarlo dos veces al día; raramente Julien había vivido tan plenamente y estaba tan feliz. Dos acontecimientos amenazan con perturbar la paz: su confesor, promete un indulto si hace una conversión superficial a los jesuitas y la señora de Rênal planea apelar directamente al rey. Él rechaza la primera oferta y desalienta la segunda idea.

Julien es ejecutado sin ceremonia. Fouqué guarda el cuerpo decapitado hasta que Mathilde llega y revive el papel de su ancestral heroína, besando la cabeza cortada. Julien es enterrado siguiendo los deseos de ella. Tres días después, la sra. de Rênal muere.

image_pdfimage_print

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados