Resúmenes de HistoriaReencuentro (Análisis)

Reencuentro (Análisis)

3,50 DE 2 VOTOS
imagen Reencuentro (Análisis)

Fred Uhlman encontró la manera simultánea, concisa y emocionante de decir todo aquello que puede expresarse sobre la amistad humana. Las presiones que la condicionan, los poderosos vínculos que puede crear – tan frágiles y sin embargo tan poderosos, capaces de transponer el tiempo y la distancia, resistiendo al dolor, la desilusión y hasta la muerte.

Sinopsis

En el entorno idílico de la ciudad de Stuttgart dos adolescentes se convierten en compañeros de clase en una escuela secundaria y una intensa amistad nace entre ellos. Como sólo en la adolescencia es posible. Sin embargo en Alemania de 1933 las uniones de amigos quedan impregnadas por el ideario nazi. Mientras uno es judío, el otro pertenece a una familia de aristócratas.

Análisis

Típicamente se crean grandes libros con ideas radicales y grandes ambiciones, pero hay algunas raras veces que, con una mecánica difícil de precisar, solo ciertas pretensiones bastan. Este es el caso de la pequeña novela El Reencuentro. La historia con tal simplicidad, que la estructura se reduce a lo esencial. Sus capítulos son breves, su lenguaje es directo y todo se convierte en lo más cercano que pueda existir. Son los ingredientes de una obra maestra involuntaria.

En esta obra encontramos la tensión silenciosa entre los diferentes grupos étnicos, la sexualidad subterránea, las tradiciones históricas, los apellidos, los preconceptos milenarios que acompañan a la historia del ser humano, la trascendental lucha entre sentido y sensibilidad, la institución como un ataque a la libertad de la imaginación, la sombra de parientes actuando detrás de cada acto. Salvo que, a diferencia de los otros relatos de género, Uhlman localiza y prefiere hacer hincapié en lo que él considera verdaderamente esencial en el fenómeno humano y decide hacerlo, en medio de los hitlerianos y período de antisemita, encontramos una relación de amistad y entendimiento. Es una novela tierna y sensible, que no alcanza el territorio ambiguo del perdón, pero que alcanza aquello más importante que un hombre puede perder en medio de un ambiente dominado por el fanatismo político y embriagado de prejuicios: aquello que se ama.

El amor, amor verdadero, ese sentimiento que diluye las dificultades del mundo vertical, puede hasta fallar en las bodas de toda una vida, en la relación cotidiana entre padres e hijos, en las sucesivas promesas con las sombras de los muertos y, no raro, no siempre conflictivo diálogo de un individuo consigo mismo. Sin embargo, de todas las relaciones que los seres humanos pueden confiar, ninguna de ellas es más rara y exigente que la amistad. Y sobre todo la penetrante amistad entre Konradin, hijo de aristócratas cuyo apellido se diluye con la historia de Alemania y Hans, un judío de clase media cuyo padre es un veterano de guerra. Pocas morales en tiempos de guerra fueron tan dulces. Detalles de la obra El autor, Fred Uhlman nació en 1901 en Stuttgart, marchó al exilio con el ascenso del nazismo en 1933 y eventualmente se estableció como abogado en Inglaterra, donde murió en 1985. Autor de algunas obras, El reencuentro es su logro literario más reconocido.

El libro está narrado en primera persona, contado por el personaje Hans Schwarz, contando momentos en la historia de su juventud en su nativa Stuttgart. El tono autobiográfico de la narrativa salta a la vista. Pero eso no hace que su trama sea más digna. El caso paradigmático que Uhlman escogió para describir el momento del punto de inflexión en la historia de Alemania y de su vida, al principio de los años 30, fue la amistad fatal de su alter ego y narrador, Hans, el hijo de un médico judío, con Konradin von Hohenfels, un noble descendiente de un militar. La historia describe una amistad casi imposible, y que fue conquistada por Schwartz.

El padre de Hans era un alemán orgulloso que lo trajo las cicatrices de la I Guerra Mundial, en la que él luchó y posteriormente recibió por sus servicios a la nación una plancha Cruz de primera clase. Su familia asimilada se considerada sí mismo primero alemana y sólo secundariamente de Suabia. El padre de Hans era un alemán orgulloso que cargó para sí las cicatrices de la I Guerra Mundial, en la que él luchó y posteriormente recibió por sus servicios prestados una Cruz de Hierro de primera clase. Uhlman describe en detalle la pequeña familia judía alemana, el entorno burgués y su deseo (casi desesperado) para conquistar el espacio en la aristocracia local. La veneración ciega del padre con respecto al amigo noble de su hijo llega a avergonzar a Hans, que buscaba una naturalidad en su inserción en el mundo del amigo. Incluso se puede sentir un deseo, a posteriori e inexcusable, de asimilación por parte del escritor que escribió su libro después del Holocausto, nada idílico de la asimilación que intenta salvar retratando con tonos róseos.

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados