Resúmenes de JuvenilesPlatero y Yo (Análisis)

Platero y Yo (Análisis)

0 DE 0 VOTOS
imagen Platero y Yo (Análisis)

Juan Ramón Jiménez (1881-1958) ocupa un lugar central en la conformación de la lírica española del siglo XX. El poeta, que se definía como andaluz universal, encuentra en su desarrollo conceptual la fórmula capaz de articular una postura que reflejaba la tensión entre la identidad particular y las verdades objetivas del mundo. Al definirse como andaluz universal, el poeta se equilibró entre el permanente esfuerzo del particular sin abandonar el universal, en la acción de encontrar el universal gracias a la identidad.

Su capacidad de transitar entre diferentes repertorios estéticos fue decisiva para que se configurase como un poeta singular en la tradición moderna española. Y es de esa capacidad de tránsito entre diferentes propuestas poéticas que surge Platero y Yo, gran representante de la relación entre el espacio natural y el de la cultura. Platero es concebido y escrito entre los años 1906 y 1912, periodo en el cual el autor sufre sucesivas crisis depresivas. No es por casualidad que Juan Ramón introduzca el subtítulo Elegía andaluza en la obra. La elegía es una modalidad poética que se caracteriza por el canto a la ausencia de un ente querido; al cantarla, se conjugan la ausencia y la presencia de ese ser querido y su entorno, un tiempo pretérito que regresa en la prosa poética y se hace presente a los ojos del lector.

Lectura amplia de Platero y Yo

Es necesario decir que el autor nunca designó su obra como un trabajo exclusivamente para niños; no obstante, advirtió esa vía de lectura. Para el poeta, Platero y Yo no tenía un destinatario concreto y preciso (’Este libro, en que la alegría y el dolor son gemelas, como las orejas de Platero, fue escrito para… ¡no se para quién!.. para quien nosotros poetas líricos escribimos…Ya que es para niños. No le quito ni pongo una coma’). Ese es uno de los motivos que hacen la obra tan amplia, pudiendo ser leída por adultos y niños bajo distintas ópticas, pero con igual intensidad, cada cual a su modo.

A lo largo de sus 138 capítulos y sus tres apéndices, Platero y Yo reúne consciencia estética, moral y social, además de un toque generoso de simpatía del autor. En su recorrido, el libro ofrece múltiples posibilidades de lectura, de las cuales destacamos dos: (1) puede ser leído tanto como una obra única, en una secuencia de aventuras del burro Platero y del ‘yo’ que nos cuenta su historia; (2) una secuencia de cuentos hermosos y singulares, donde las andanzas del poeta y su burro descortinan la belleza del paisaje andaluz y de sus habitantes, sus dolores y sus alegrías. Encerrada en un ciclo natural, la narración va de una primavera a otra, revelando la hermosura de cada estación, así como distintas formas de encarar la naturaleza local. Asociación, emoción y evocación conforman el trípode de la realidad que se dilata a los sentidos del lector.

La presente edición reúne y amplía todos esos elementos en distintos niveles. Nos ofrece ilustraciones tan cromáticas como la obra de Juan Ramón; expone una verdadera danza de colores en verbo e imágenes, configurando una impresionante unión entre la palabra melódica y la imagen naif (sin ser infantilizada). Nos revela la prosa poética como una forma condensada de lenguaje, lo que convierte el texto en una búsqueda por el sentido, por el tono, colores y musicalidad embalados por una escritura capaz de conjugar la fluidez de la prosa con la función poética. La obra, en su conjunto, evidencia un fino ejercicio de disecación de las palabras e imágenes. Texto complejo, sin ser complicado.

Sobre el autor

Juan Ramón Jiménez (1881-1958), nacido en Moguer, en el sur de Andalucía, es una de las principales voces de la lírica española. Su tierra natal lo inspiró a escribir Platero y Yo (1914), una de sus obras más significativas, al lado de Diario de un Poeta Recién Casado (1916) y Eternidades (1918). En 1936, por ocasión de la Guerra Civil Española, se exilió en Nueva York y no regresó nuevamente a España. Trece años más tarde, recibió el Premio Nobel de Literatura. Un año y medio después de ser laureado con el premio falleció en Puerto Rico.

image_pdfimage_print

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados