Resúmenes de ÉpicoLa Divina Comedia (Resumen)

La Divina Comedia (Resumen)

4,60 DE 5 VOTOS
imagen La Divina Comedia (Resumen)

Los tres libros que componen la Divina Comedia de Dante Alighieri se dividen en 33 cantos cada uno, con aproximadamente 40 a 50 tercetos, culminando con un verso aislado en su final. Infierno tiene un canto adicional que sirve de introducción a todo el poema. En total, se dan 100 cantos.

Los lugares descritos por cada libro (Infierno, Purgatorio y Paraíso) se dividen en nueve círculos cada uno, formando en total 27 (3x3x3) niveles. Los tres libros riman en su último verso, pues terminan con la misma palabra, ‘stelle’, que significa ‘estrellas’.

Dante llamó su obra de Comedia. El adjetivo Divina fue agregado por primera vez en una edición de 1555. La Divina Comedia ejerció notable influencia en los poetas, músicos, pintores, cineastas y otros artistas en los últimos 700 años. Los diseñadores y los pintores como Gustave Doré, Sandro Botticelli, Salvador Dalí, Miguel Ángel y William Blake se encuentran entre los ilustradores de su obra. Compositores como Roberto Schumann y Gioacchino Rossini traducen las piezas de su poema en música y el compositor Húngaro Franz Liszt utiliza la obra como tema de sus poemas sinfónicos.

Infierno

Cuando Dante se encuentra en el centro de su vida, él se encuentra perdido en un bosque oscuro, y su vida había dejado de seguir el camino correcto. Mientras trataba de escapar de la selva, se encuentra con una montaña que puede ser su salvación, pero es luego impedido de subir por tres fieras: un leopardo, un león y una loba.

A punto de renunciar y volver a la selva, Dante es sorprendido por el espíritu de Virgilio [poeta clásico de la antigüedad a quien admira] dispuesto a guiarlo por una senda alternativa. Virgilio fue llamado por Beatriz, pasión e la infancia de Dante, que lo vio en apuros y decidió ayudarlo. Ella bajó de los cielos y fue a buscar a Virgilio en el Limbo.

El camino propuesto por Virgilio consiste en hacer un viaje a través del centro de la tierra. A partir de los portales del infierno, que atraviesan el inframundo hasta llegar a los pies del Monte Purgatorio. Desde allí, Virgilio guía a Dante a través de las puertas del cielo.

Dante decide entonces seguir a Virgilio que lo guía y protege por todo el largo camino a través de los nueve círculos del infierno, mostrándole donde se purgan los diferentes pecados, el sufrimiento de los condenados, los ríos infernales, sus ciudades, monstruos y demonios, hasta llegar al centro de la tierra, donde vive Lucifer. Pasando por Lucifer, consiguen escapar del infierno por un camino subterráneo que lleva al otro lado de la tierra, y así regresar a ver el cielo y las estrellas.

Purgatorio

Saliendo del infierno, Dante y Virgilio se enfrentan a una montaña muy alta: el purgatorio. La montaña es tan alta que va más allá de la esfera del aire y penetra en la esfera de fuego, llegando a alcanzar el cielo. En la base de la montaña se encuentra la antesala al purgatorio, donde aquellos que se arrepienten tardíamente de sus pecados esperan la oportunidad para entrar en el purgatorio propiamente dicho. El antepurgatorio es una franja situada con anterioridad a los escalones que conducen hacia el Paraíso.

Después de pasar por los dos niveles del antepurgatorio, los poetas atraviesan un un portal y comienza su nueva odisea, esta vez subiendo cada vez más. Pasan por siete terrazas, cada una más alta que la otra, donde son purgados cada uno de los siete pecados capitales.

En el último círculo del purgatorio, Dante se despide de Virgilio y sigue acompañado por un ángel que le lleva a través de un fuego que separa el purgatorio del paraíso terrenal. Finalmente, en las orillas del río, Dante conoce a Beatriz y se purifica, bañándose en las aguas del río para que pueda proseguir el viaje y subir a las estrellas.

Paraíso

El Paraíso de Dante se divide en dos partes: una material y una espiritual (donde no hay materia). La parte material sigue el modelo cosmológico ptolemaico y consta de nueve círculos formados por los siete planetas (Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno), el cielo de las estrellas fijas, y el Primum Mobile (Primer Motor) – el cielo cristalino y último círculo de la materia.

Incluso en el paraíso terrenal, Beatriz mira fijamente hacia el sol y Dante la acompaña hasta que ambos comienzan a elevarse, transumanando (describiendo la posibilidad de traspasar la condición humana y la percepción que todos poseemos de ella). Guiado por Beatrice, Dante pasa a través de varios cielos del Paraíso y conoce a personajes como Santo Tomás de Aquino y al emperador Justiniano.

Llegando al cielo de las estrellas fijas, Dante es interrogado por los santos acerca de sus posiciones filosóficas y religiosas. Después del interrogatorio, recibe permiso para continuar. En el cielo cristalino Dante adquiere una nueva habilidad visual y visión para entender el mundo espiritual, donde conoce nueve angelicales círculos concéntricos, que giran en torno a Dios. Allí, tras recibir la visión de la rosa mística, se separa de Beatriz y tiene la oportunidad de sentir el amor divino que emana directamente de Dios, el amor que mueve el Sol y las otras estrellas.

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados