Saltar al contenido

El Coleccionista (Resumen)

Parte 1

La historia comienza siendo narrada por Frederick Clegg, un joven solitario que trabaja como empleado de un ayuntamiento y recoge las mariposas en su tiempo libre. Clegg está obsesionado con Miranda Grey, una estudiante de la clase alta. Él la admira desde lejos pero es incapaz de hacer cualquier contacto con ella debido a su incompetente habilidad social.

Un día, Clegg ganó una gran suma en la lotería. Esto le permite dejar el trabajo y comprar una casa aislada en el campo. Sin embargo, él se siente solo y decide quedar con Miranda. Incapaz de hacer cualquier contacto normal, Clegg decide agregarla a su colección de bellos objetos petrificados, esperando que, en caso de que ella se mantenga cautiva por tiempo suficiente, entonces pase a amarlo.

Después de cuidadosos preparativos, secuestra a Miranda con cloroformo y la encierra en el sótano de su casa. Está convencido de que Miranda comenzará a amarlo después de algún tiempo. Sin embargo, ella se enfrenta a él cuando despierta. Clegg está avergonzado y promete liberarla pasado un mes. También prometió respetarla y darle sus regalos y todas las comodidades del hogar, con la condición de que no dejase el sótano.

Clegg racionaliza cada paso de su plan en un lenguaje frío, sin emociones. Realmente parece ser incapaz de relacionarse íntimamente con otros seres humanos. Sin embargo, él se esfuerza en parecer normal y se muestra profundamente ofendido con la sugestión de que sus motivos no son razonables y genuinos.

Parte 2

Miranda narra su visión de los acontecimientos en un diario que escribe durante su cautiverio. Clegg la asusta, y al principio no lo entendía. Miranda rememora su vida y gran parte de lo que escribe se dirige a su hermana y a un hombre llamado G.P., quien era respetado y admirado por ella. Miranda revela que G. P. había caído en amor con ella y luego cortaría todo contacto con ella.

En el inicio, Miranda piensa que Clegg tenía motivos sexuales para haberla raptado, pero cambia de idea a medida que la verdadera personalidad de él es revelada. Ella empieza a tener compasión de su carcelero, comparándolo a Calibán, un personaje de la obra La tempestad de Shakespeare, por su obsesión desesperada. Clegg dice a Miranda que su nombre es Fernando, el mismo nombre que el personaje que gana el amor de Miranda en la pieza.

Miranda intenta escapar varias veces, pero siempre logra detenerla Clegg. Ella también intenta seducirlo para convencerlo a dejarla ir. El único resultado es dejarlo confundido e irritarlo. Al darse cuenta de que Clegg no la liberará, ella comienza a pensar en cómo matarlo. Después de un fallido intento de asesinato, Miranda atraviesa una fase de repugnancia, concluyendo que matar a Clegg lo rebajaría a su nivel, y decide no intentarlo más. Antes de que ella pueda intentar huir nuevamente. Antes de que intente escapar otra vez, ella enferma seriamente y muere, probablemente de neumonía.

Parte 3

Clegg vuelve a narrar la historia. Al principio, él quiere suicidarse después de descubrir que Miranda había muerto. Sin embargo, después de leer en su diario que Miranda nunca lo amará, él decide que no es su culpa y que había sido bueno haberse quedado sin ella. La historia termina con Clegg empezando a planear el secuestro de otra chica.

Más contenidos

Síguenos en Facebook