Resúmenes de Futurista1984 (Resumen)

1984 (Resumen)

0 DE 0 VOTOS
imagen 1984 (Resumen)

1984 es una novela distópica clásica del autor inglés Eric Arthur Blair, mejor conocido por su seudónimo de George Orwell. Acabado en 1948 y publicado el 08 de junio de 1949, retrata la vida cotidiana de un régimen político totalitario y represivo en el año epónimo. En la obra, Orwell muestra cómo una sociedad colectivista oligárquica es capaz de suprimir a cualquiera que se le oponga.

Parte 1

Winston Smith vive en Londres, la ciudad principal de la Pista 1 (anteriormente conocido como Inglaterra) en el súper Estado de Oceanía. Cree que este es el año de 1984.

Oceanía es un totalitario Estado dominado por los principios del IngSoc (socialismo inglés) y gobernado por una oscura organización conocida simplemente como El Partido. Oceanía y los otros dos Estados mundiales, Eurasia y Asia Oriental, están involucrados en una guerra continua contra el resto del mundo y cambian constantemente sus alianzas. A medida que continúa la historia, resulta claro que la guerra es en gran medida una ilusión, mantenida por las tres superpotencias para su beneficio mutuo. Su principal objetivo es mantener un poder absoluto sobre sus respectivos pueblos. La mayoría de las actividades militares son, de hecho, realizadas por los gobiernos contra sus propios ciudadanos.

La sociedad oceánica es jerárquica y oligárquica. En la parte inferior de la pirámide, donde queda la gran mayoría de la población, están los proletarios, trabajadores que no tienen educación formal. Ellos son básicamente dejados a su propia suerte por el gobierno, excepto cuando es necesario fomentar el patriotismo de masa o la participación política. Por encima de los proletarios se encuentra el Partido Externo, formado por miembros menos privilegiados del Partido que pasan el tiempo haciendo funcionar suavemente los engranajes del Partido; tales personas son sometidas sistemáticamente a lavados cerebrales desde la infancia y son mantenidas bajo observación constante por pantallas que pueden recibir y transmitir impulsos visuales y auditivos simultáneamente y por la siniestra Policía del Pensamiento. Más arriba del Partido Externo, están los miembros del Partido Interno, cuyo propósito es perpetuar el poder del Partido. En él ápice de la pirámide social está el Gran Hermano, la encarnación del Partido, un rostro y una persona glorificada que es más fácil de amar que de una organización colectiva abstracta.

En un día de abril, Winston deja el Ministerio de la Verdad, donde trabaja en el Departamento de registros, para comer en casa, porque quiere escribir en su diario. La mera posesión de un diario es una actividad comprometida y mantenerlo actualizado es aún más grave. Sin embargo, a pesar de sus temores, Winston siente una necesidad desesperada de poner alguna cordura en el mundo. En el fondo, Winston es un rebelde, un hereje que no acepta las doctrinas y creencias del Partido.

Después de reflexionar sobre los acontecimientos del día, especialmente una que motivara a partir de entonces, Winston escucha un golpe en la puerta. Él se estremece, creyendo que la Policía del Pensamiento está detrás. Felizmente, es apenas la señora Parsons, su vecina, pidiendo ayuda para desatascar su fregadero. Después de ser atormentado por algún tiempo por los hijos de la vecina – dos pequeños adoctrinados por el Partido y que ciertamente denunciarán a sus padres algún día – él la ayuda y regresa a su apartamento.

El diario de Winston y sus sueños y recuerdos son un testamento a su necesidad de anclaje en el pasado, creyendo que es más sensato que el mundo en que vive ahora. La descripción de sus sueños y recuerdos poco a poco muestran la evolución que ha generado el actual orden mundial.

El trabajo de Winston en el falsamente llamado Ministerio de la Verdad implica la reescritura de la historia cotidiana. Corrige supuestos errores y engaños para hacer al Partido infalible y siempre correcto sobre sus predicciones, en constante guerra con el enemigo. Por el momento, el enemigo está en Eurasia y, por lo tanto, según el Partido, Eurasia siempre ha sido el enemigo de Oceanía, aunque Winston sabe que no es cierto.

A pesar de su horror por la destrucción del pasado por el Partido, Winston aprecia su actuación, pues usa bien su imaginación para reescribir los discursos del Gran Hermano y artículos similares.

A través de innumerables detalles, es evidente que el nivel de vida en Oceanía es casi intolerable. Para la mayoría de la población, los bienes son escasos, todo es feo y tiene un gusto horrible. Deprimido, Winston imagina si el pasado fuese mejor, si hubo un tiempo cuando la gente le gustaba el matrimonio, tenían sexo agradable o poseían bienes suficientes. Él recuerda su propia boda fallida con Katharine, una mujer frígida imbuida en la doctrina del Partido que, incluso odian el sexo, insistía en practicarlo una vez por semana porque era el deber de la pareja con el Partido.

Winston siente que la única esperanza reside en el proletariado, si ellos despiertan un día y notan que no están viviendo el tipo de vida que podrían llevar. ¿Pero ellos despertarán?

Atormentado por los recuerdos y en busca de respuestas, Winston vaga a través de un descendiente de la zona. Intenta hablar con un anciano sobre el pasado, pero no parece llegar a ninguna parte. Termina parado frente a la tienda donde había comprado el diario. Winston va, comienza a hablar con el propietario, el Sr. Charrington y lo lleva para una sala en el andar superior, llena de muebles antiguos. Allí no hay telepantalla, lo que asusta a Winston y le hace pensar en alquilarlo como escondite, una idea que él inmediatamente considera local. Sin embargo, queda encantado y decide regresar allí algún día.

Después de dejar la tienda, él queda sorprendido al ver una chica de cabellos negros que trabaja en su Ministerio. No hay razón para que ella esté en aquel lugar, así que deduce que lo estaba siguiendo. Aterrorizado, él se apresura en volver a casa e intenta escribir en su diario, pero no lo consigue.

Parte 2

Winston se encuentra inesperadamente con la chica. Que se cruza con él en un corredor. Ella tropieza y cae sobre su brazo herido. Cuando Winston ayuda a que se levante, ella le pasa una nota, Winston se sorprende pero trata de no reflejarlo. Cuando finalmente lo lee, él queda perplejo al ver que dice: ‘Te amo’.

Temiendo una trampa, pero olvidando su miedo y su anterior odio hacia ella, Winston intenta imaginar cómo podrían encontrar. Después de unos días, finalmente lograron intercambiar unas palabras en la cantina, y quedan en aquella noche en la Plaza de la Victoria (ex Trafalgar Square). Allí, la chica discretamente le da indicaciones para llegar a un lugar donde podrán encontrarse el domingo por la tarde.

Llega el domingo y Winston y la chica llamada Julia, están en el campo. Está sorprendido y encantado de encontrar a alguien que odia el Partido y se esfuerza en ser tan corrupta como fuera posible. Ellos pasan un tiempo agradable juntos y hacen el amor.

Winston y Julia comienzan a reunirse en secreto en las calles para hablar en código, como dice Julia; los encuentros privados son raros y difíciles de conseguir. Incluso entonces, lo pueden hacer en ese mes. Hablaron todo lo que podían y pasaron a conocer sus historias.

Finalmente, las presiones y los problemas para fijar nuevas fechas se vuelve un plan arriesgado, pasando a alquilar la sala del andar superior de la tienda del señor Charrington. En esta sala, ellos comienzan a actuar como pareja. Julia se coloca maquillaje y planea conseguir un vestido para sentirse como una mujer. Winston aprecia la sensación de privacidad y la novedad de ser capaz de permanecer en la cama con su amada y hablar sobre cualquier tema. A medida que pasa el tiempo, ellos quedan más próximos y hablan de huir juntos, aunque saben que eso sería imposible.

En este momento, O ‘Brien, un miembro del Partido Interno por el que Winston siente algún tipo de conexión respetuosa, de repente hace una abertura y da su dirección a Winston. Esto parece ser un signo. Winston y Julia van juntos a la casa de O’Brien. Ellos son inducidos a entrar en la hermandad, una organización anti-Partido legendaria fundada por Emmanuel Goldstein, un ex miembro del partido. O’Brien les da instrucciones y más información sobre qué esperar y no esperar.

Llega la Semana del Odio. Meses de preparación se descartan cuando, a la altura de la Semana del Odio, es revelado que Oceanía está en guerra con Asia oriental en lugar de Eurasia. El Ministerio de la Verdad es lanzado en un frenesí de actividad; Winston, Julia y sus colegas trabajan febrilmente 90 horas consecutivas fijando periódicos viejos, porque debe parecer que Oceanía siempre estuvo en guerra con Asia oriental.

Winston había recibido el libro, la Biblia de la hermandad escrita por Emmanuel Goldstein, pero no tuvo tiempo de leerlo hasta que finalmente termina su trabajo en el Ministerio. Se desprende el resto del día para todos los trabajadores y él y Julia salen por separado a su habitación secreta.

Al llegar allí, Winston lee un poco sobre lo que ya sabía. Julia llega, y después hacen el amor, comienza a leer con ella. Julia pronto se queda dormida; una vez que se da cuenta del hecho, Winston pone el libro a un lado y se va a dormir también.

Cuando se despiertan, el viejo reloj marca 8:30, pero varios indicios indican que son las 8:30 de la mañana y no 8:30 de la noche, como los dos asumen. Se levantan, mirando al mundo y sintiendo que es bello, y que el futuro será más feliz aunque no estén vivos para llegar a verlo.

De repente, oyeron una voz y se asustan. Había una telepantalla en la habitación, detrás de una pintura colgada en la pared sobre la cama. Winston y Julia habían quedado atrapados. Indefensos, son tomados por la Policía del Pensamiento, destruyendo su breve momento de felicidad.

Parte 3

Después de ser mantenidos en una cárcel común por algún tiempo, Winston se transfiere al Ministerio del Amor. Se sienta en su celda, pasa hambre, sed, es torturado y tiene miedo. Espera algo que no sabe lo que es. Mientras espera, la gente va y viene, incluyendo Ampleforth, el poeta de su departamento y Parsons, quien había sido denunciado por su hija de siete años de edad. Llegan otras personas que no conoce y, a través de ellos, escuchó sobre la habitación 101, que parece aterrorizar a todo el mundo. Piensa con nostalgia en la recepción de una maquinilla de afeitar de la hermandad, aunque piensa que probablemente no la usaría.

Finalmente, se abre la puerta y, para su choque profundo, entra en ella O’Brien. Se supone que O’Brien había sido capturado, pero pronto descubre que O’Brien nunca había sido un miembro de la hermandad, y que la situación había sido una trampa.

Winston es torturado e interrogado por un tiempo aparentemente infinito. De alguna manera, siente que O’Brien es detrás de todo, manejado todo el proceso con una forma distorsionada del amor. Por último, se encuentra solo con O’Brien, quien dice a Winston que está loco y que necesitan trabajar juntos para su cura. Las discusiones de Winston y O’Brien giran sobre la naturaleza del pasado y de la realidad y muestran la posición del Partido acerca de esos asuntos. Ellos también describen buena parte de la personalidad de O’Brien. Tal vez la más importante revelación sea la respuesta a la pregunta más básica de Winston: ¿Por qué todo esto? O’Brien explica con intensidad casi lunática que el Partido busca el poder por el poder, y que se perfeccionará lo que ya hace, transformando el mundo en una pesadilla mayor de la que ya es.

Winston no puede estar en desacuerdo; cada vez que lo intenta, se enfrenta a una falacia lógica obstinada, un sistema de razonamiento diferente que va contra toda razón. Su último intento de disentir hace con que O’Brien se vea en el espejo. Horrorizado, Winston descubre que se ha transformado en un ser enfermo y flaco, golpeado hasta tener un nuevo rostro.

Después de eso, Winston se somete a su reeducación. Él no es más golpeado, es alimentada a intervalos regulares y ni siquiera tiene permiso para dormir, pues nunca apagan las luces. Winston parece estar haciendo progresos, pero bajo la superficie, mantiene todavía un último vestigio de sí mismo: su amor por Julia. Sin embargo, termina haciendo un nuevo crimen basado en un pensamiento mental cuando grita que ama a Julia durante un sueño.

Este pensamiento es su perdición. Él es llevado a la habitación 101, donde cada uno es amenazado con lo que temen la mayoría en la vida – en el caso de Winston, ser devorado por ratas. Con pánico y enloquecidos, Winston grita por sus verdugos que ellos deberían hacer eso con Julia, no con él. Su traición lo salva físicamente, pero ahora él no tiene ningún resto de dignidad ni humanidad.

Winston es liberado, porque se convirtió en un ser vacío, totalmente dedicado al Partido. Julia y él ya no se querían; Después de la habitación 101, es imposible para ambos. Esencialmente, ahora sólo espera la muerte.

Mientras está sentado en un café pensando en su vida como una idea tardía, la telepantalla anuncia una gran victoria de Oceanía con Eurasia (con la cual volverá a entrar en guerra) y que había conquistado África. Winston quedó tan excitado como el resto, y él admira el retrato de Gran Hermano con una gran nueva comprensión. Finalmente, él termina amando al Gran Hermano.

Otros datos

  • Publicación: 8 de junio de 1949
  • Autor: George Orwell
  • Illustrador: Antonio Saura
  • Libro anterior: Rebelión en la granja
  • Idioma original: Idioma inglés

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados