¿Sobre el Imperio Romano?

Los romanos desarrollaron un ejército profesional, así como recibieron personas procedentes de los más variados lugares, de manera que aprovechasen las ideas de varias civilizaciones con las que coexistían.

Con eso, los dominios de los romanos crecieron a través de la conquista militar, con la adquisición de esclavos traídos a estas nuevas regiones del imperio.

Las innovaciones en la arquitectura romana posibilitaron grandes construcciones con fines urbanísticos y políticos. El arco romano, la cúpula, la bóveda de cañón, la cubierta en forma de media esfera, son varios elementos de sus estilos arquitectónicos.

Con las técnicas arquitectónicas desarrolladas gastaron menos material en la construcción, permitiendo grandes obras. Además, usaron una especie de cemento, producido a partir de cenizas volcánicas con otros materiales, facilitando el trabajo.

Roma fue uno de los imperios más duraderos que ya hubo. Tenían características que aún hoy nos impresionan.

Imagina, por ejemplo, que las ciudades fueron traídas de fuentes puras distantes, de las montañas, llegando a través de grandes obras de ingeniería: los acueductos. Los ciudadanos más importantes (y ricos) recibían agua encañada a sus hogares. Los más pobres podían beber agua de las diferentes fuentes de la ciudad, adornadas con atractivas estatuas. Había baños públicos, donde el agua fluía llevando los residuos para lejos de las ciudades (saneamiento básico). Además, tenían termas, lugares dotados de piscinas, a diferentes temperaturas (los esclavos calentaron el agua en las temperaturas deseadas). Todos los ciudadanos romanos podían gozar del derecho a tomar un baño, frecuentando las termas, tanto para hombres como para mujeres. Los romanos gustaban de la higiene y de diferenciarse en cuanto a olor corporal del resto de pueblos.

Además, hubo el uso de la energía hidráulica, la fuerza de los ríos, para mover engranajes que molían el trigo, ayudando a fabricar el pan más barato de la Antigüedad. Los estadios servían como entretenimiento y distracción política y en ellos se celebraban eventos mientras distribuían pan gratuitamente (pan y circo).

En las ciudades que crearon o dominaron con su fuerza militar, ellos transmitieron una misma cultura y urbanismo, desarrollando una infraestructura en imitación a la de Roma. Usaron una especie de cemento, hecho a partir de cenizas volcánicas y otros elementos. Había una extensa red de carreteras, favoreciendo el comercio por tierra. Así, la capital del imperio Romano reunía la mejor ingeniería, tecnología, conocimiento y poesía. Su saber eclético, tomado de la Antigua Grecia y otros pueblos, era aprendido en Roma por sus estudiantes. Dentro del Imperio existía relativa paz (Pax Romana) garantizada gracias a una sólida fuerza militar hasta el inicio de su fragmentación.

— 66 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *