¿Qué razón lleva a la creación del Mercado Común Europeo?

La Comunidad Económica Europea o el Mercado Común Europeo, fue establecido alrededor de la década de 1950 y en su inicio contó con doce países: Alemania, Francia, España, Italia, Bélgica, Portugal, Grecia, Luxemburgo, Países Bajos, Reino Unido, Irlanda y Dinamarca. En 1995, entraron en el bloque nuevos países: Austria, Finlandia y Suecia, ampliando para quince los países integrantes.

Todos los países que se encuentran en este mercado abrieron sus fronteras aduaneras, siendo que los países restantes pueden vender sus mercancías en cualquier de ellos sin pagar ningún impuesto.

Con la unificación de Europa, las compañías ampliaron sus negocios, inventando las fusiones con empresas de otros países. El concepto ha cambiado, porque un alemán puede abrir una cuenta bancaria en Italia, o un francés puede comprar un coche en Bélgica. Esto viene posibilitado desde que fue creada la moneda única para los países integrantes, llamada Euro.

El Mercado Común Europeo consiste en el fortalecimiento de los vínculos económicos como una garantía para la paz. Su creación tuvo lugar tras la II Guerra Mundial, con el objetivo de integrar a los países europeos, en lugar de estimular la competencia secular entre ellos.

— 37 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *