¿Qué es el fetichismo de la mercancía?

El fetichismo de la mercancía es un concepto fundamental en Marx, cuando tratamos de mercancías principalmente en medio al torrente mediático al cual quedamos continuamente expuestos. El fetiche (hechizo), se refiere al poder sobrenatural ejercido sobre alguien, un objeto de deseo.

Karl Marx, en su obra titulada El Capital, nota que la mercancía (manufactura) cuando es finalizada, no mantenía su valor real de venta, que según él era determinado por la cantidad de trabajo materializado en el artículo. Una vez producido, el producto adquiría un valor de venta irreal e infundado, como si no fuese fruto del trabajo humano y no pudiera ser mensurable. Lo que el pretendía denunciar es que la mercancía parecía perder su relación con el trabajo y adquiría vida propia.

Para Marx el fetichismo de la mercancía, es el hecho del producto ejercer un control sobrenatural sobre el comprador, mucho más allá de aquel valor de uso, es decir, la finalidad a la que se destina el producto, pasando a ser una posibilidad de satisfacer sus deseos reflejados a través del producto. El comprador ve la mercancía como un medio de satisfacción de sus deseos de atracción, de identidad, de sensualidad, de ascensión social, de prestigio. Pero una mercancía de nada significa para el consumidor si no hay nada detrás, toda propaganda del fabricante que transmite sus horizontes y valores a los compradores.

Karl Marx llama este fenómeno como fetichismo de la mercancía. Para esto se basa en la historia del personaje bíblico Moisés, que después de vagar durante cuatro décadas con el pueblo escogido por Dios (judíos), en busca de la tierra prometida, se depara con la creciente descreencia de sus seguidores, que ya estaban agotados de desplazarse erráticamente por varios lugares. Dado esta insatisfacción, Moisés deja a su pueblo en una tierra fértil y se retira temporalmente para meditar y buscar alguna señal que indique la existencia real de este Dios, la localización de la tierra prometida y que con esto pueda recuperar la fe de su pueblo que se iba perdiendo rápidamente.

— 191 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *