¿En qué consiste el conflicto entre Rusia y Ucrania?

El problema en Ucrania es muy serio y complicado. Para entender la situación debemos revisar los antecedentes históricos.

Ucrania y Rusia, entre muchos otros países, fueron parte de la Unión Soviética, que era una nación poderosa, al punto de desafiar a Estados Unidos y, en razón de que una guerra entre ambas naciones llevaría al fin del mundo (al menos como lo conocemos), quedó en las amenazas a través de la producción de armas por ambos países, además de la carrera espacial. Durante ese periodo de la URSS, los rusos que las lideraban cambiaron a las poblaciones de lugar, enviando a rusos a diferentes regiones del país. De ese modo, hay un gran número de rusos y descendientes en Ucrania.

Debido a problemas económicos y decisiones desastrosas de sus gobernantes, el régimen socialista en la Unión Soviética se rompió, dando lugar a la desintegración del país y alterando el orden mundial, que estaba basado en la bipolaridad entre los Estados Unidos y la URSS, entre capitalismo y régimen soviético.

Los rusos son los herederos primarios de la ex Unión Soviética y presentan mucho resentimiento contra Occidente, Europa y Estados Unidos. La Rusia volvió a fortalecerse en los últimos años y busca recuperar la gloria perdida.

Aliado a esto, Ucrania es un pedazo de la Ex-Unión Soviética con importantes recursos naturales, especialmente minerales. En ese sentido, es del interés de la Unión Europea su integración al bloque económico, mientras que Estados Unidos también quiere aumentar la influencia en la región.

Rusia, que en realidad no es un país democrático, presionó al gobierno ucraniano para rechazar la propuesta de la Unión Europea, obligándola a integrar en un tratado de libre comercio con los países que conformaban la antigua Unión Soviética, buscando así aumentar su poder. En consecuencia, amenazó con cortar o aumentar el precio del gas ruso que es vendido a Ucrania, que depende casi totalmente de ese producto para la calefacción y muchas otras actividades económicas.

Otro problema para los europeos es que Rusia provee aproximadamente el 30% del gas natural que se consume en la mayoría de países europeos, siendo que los países bálticos dependen totalmente de ese gas ruso.

En Ucrania, como la población, sobre todo aquella que no es rusa o descendiente, desea un futuro más democrático y le gustaría integrar parte de la UE, hubo muchas manifestaciones y luchas que culminaron con la presión rusa para que Crimea, región de la mayoría rusa, se vuelva independiente de Ucrania y pase a ser territorio ruso. Obviamente, esto es contrario a las leyes internacionales.

Por lo tanto, el conflicto es grande, involucra muchos intereses económicos y la solución está lejos de ocurrir y ser satisfactoria para todos.

Además, es un gran peligro que haya guerra entre los implicados, pues, ciertamente, envolvería a buena parte del mundo en ese proceso dado que hay un gran número de bombas nucleares tanto en Rusia como en Ucrania, Estados Unidos y Europa.

— 193 visualizaciones.

3 Comentarios ¿La expansión marítima portuguesa resultó de la toma de Constantinopla en 1453?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *