¿De qué forma la naturaleza selecciona a las especies de acuerdo a la teoría de Darwin?

Darwin estipula el mecanismo de selección natural, en el cual se dio cuenta de que individuos más adaptados al medio en que viven tienen más probabilidades de sobrevivir y reproducirse, pasando sus características a su descendencia. Por ejemplo, las aves que son capaces de obtener el alimento más disponible pueden sobrevivir y reproducirse más que aquellos que no son capaces de subsistir.

Otro aspecto de esta teoría se basa en el mecanismo de selección sexual. Como el resto de nosotros, Charles Darwin conocía los pavos reales y otros seres bien coloridos. Él se preguntaba la razón que lleva a los machos de los pavos a tener colas tan largas y brillantes, que dificultaban el vuelo y la huida, haciéndolos presas más fáciles para los depredadores. Él analizó que los machos con tales características eran seleccionados por las hembras por estar saludables y fuertes, lo suficiente para sobrevivir a los depredadores, a pesar de las dificultades que esos colores llamativos y colas largas causaban a su supervivencia.

También existe el aislamiento geográfico, donde las poblaciones de la misma especie, sometidas a diferentes presiones selectivas, tienden a diferenciarse, resultando en especies distintas, después de un cierto número de generaciones.

En cierto modo, el proceso evolutivo es observado en el propio desarrollo del embrión humano, en el que una sola célula (cigoto, fruto de la unión de la esperma y el óvulo), es decir, un ser unicelular, hace su propia reproducción hasta la formación completa de un ser humano en apenas nueve meses.

— 76 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *