¿Cuáles son las causas de la desigual duración del día y de la noche a lo largo del año?

Para comprender la desigual diferencia del día y de la noche se deben tener en cuenta varios factores:

1) La forma esférica de nuestro planeta. Así, quién está cerca de la línea del ecuador no tiene percepción si el día es más largo que la noche. Pero, a medida que se aparta de la línea del ecuador, esa percepción aumenta. En verano, por ejemplo, en el hemisferio sur, los días serán más largos que las noches, pues esta parte del planeta está más orientada para los rayos solares. Eso cambiará con la llegada del otoño y durante el invierno, es decir, por seis meses hasta la primavera.

2) Los varios movimientos de nuestro planeta. Rotación y traslación son algunos de ellos. Además de estos, hay por ejemplo el movimiento de la revolución. Intentemos visualizarlo: el Sol no está inmovible. Él gira también, en torno de la Vía Láctea, y la Tierra y los demás planetas lo acompañan. Desde el punto de vista de la Vía Láctea, la Tierra realiza la Revolución. Otros movimientos son la precesión de los equinoccios, donde cada 25.000 años, aproximadamente, ocurre en la Tierra (de este para oeste) este movimiento; y la nutación, que ocurre cada 18 años, aproximadamente, donde la Tierra describe un movimiento elíptico.

Sólo para reforzar, de forma simple, esas diferencias de día y noche ocurren por causa de la latitud y de los movimientos del planeta Tierra.

— 924 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *