¿Cómo se componían los feudos?

Un feudo es un territorio perteneciente a un soberano o un vasallo, que debían tomar cuenta de esas tierras. Cada feudo era administrador por un señor feudal que era designado por el rey y la producción agrícola del mismo era de subsistencia, es decir, todo lo producido en el feudo específico era para el consumo del mismo. Dentro del feudo se tenía el manso señorial, el manso servil y las tierras comunales, donde en los dos últimos los siervos producían para su soberano y pagaban diversos impuestos fruto de ese trabajo, incluyendo una tasa especial a la Iglesia Católica.

— 38 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *