Escuelapedia.com Historia Renacimiento comercial (Renacimiento del siglo XII)

Avisos google

Renacimiento comercial (Renacimiento del siglo XII)

Renacimiento comercial

El Renacimiento comercial (Renacimiento del siglo XII) está directamente relacionado con la expansión europea. Las cruzadas contra el Islam consolidaron la reapertura del Mediterráneo, restableciendo los vínculos comerciales entre Occidente y Oriente. También amplió los mercados y la intensificación del uso del dinero – porque los cruzados tomaron divisas o metales preciosos más tarde amonedados.

El contacto con los islamistas enseñó a los cristianos algunas técnicas comerciales, tales como la contabilidad, el uso de letras de cambio y la noción de banco.

Dentro de la propia Europa, varios factores contribuyeron a la evolución de las actividades empresariales. El fin de las invasiones árabes, normandas, húngaras y eslavas produjo un acentuado crecimiento demográfico y, en consecuencia, se amplió el número de consumidores en el mercado. La disponibilidad de mano de obra llevó al cultivo de nuevas tierras, cuyos ocupantes eran hombres libres – a diferencia del sistema feudal.

Mientras tanto, el sistema feudal, cuya producción era adecuada sólo para el consumo local, no pudo satisfacer la creciente demanda, teniendo incompatibilidad con las nuevas condiciones históricas. Su crisis y decadencia lo llevaría a la desintegración, siglos más tarde.

Dado que la producción de la finca se hizo insuficiente para sostener a todos sus habitantes, muchos de ellos comenzaron a emigrar. Esto sucedió tanto con los habitantes de las villas (que salieron libremente) como con los sirvientes (que huyeron o fueron expulsados a veces por sus amos). Estos individuos marginados se dirigieron hacia las zonas urbanas con la esperanza de ganarse la vida. Algunos formaron parte de bandas de saqueadores, otros se convirtieron en vendedores ambulantes, formando el embrión de lo que sería después conocido como burguesía. Cualquier actividad urbana servía para garantizar su supervivencia.

Las rutas comerciales son un elemento esencial en el Renacimiento comercial porque eran las arterias por donde fluía la vida mercantil. Las principales rutas de Europa fueron el Mediterráneo, el Mar del Norte y de Champagne.

La ruta del Mediterráneo conectaba Constantinopla y Alejandría a los puertos de Europa. Estaba dominada por las ciudades de Génova y Venecia, que habían logrado obtener monopolios comerciales en los principales puertos del Mediterráneo Oriental. Venecia, por ejemplo, asumió el monopolio del comercio con Constantinopla.

La ruta del Mar del Norte conectaba el mar al Báltico y penetraba en el interior de Rusia, donde seguían los antiguos caminos recorridos por los normandos suecos. Descendiendo el curso de los ríos, los comerciantes alcanzaban el Mar Negro y de allí llegaban a Constantinopla, lugar donde vendían pieles, trigo, miel, ámbar y metales.

La ruta de Champagne conectaba Italia a Flandes pasando por la región de Champagne, Francia. Flandes tenía incontables fábricas textiles y un comercio próspero, mientras que Italia ofrecía artículos de lujo, producidos localmente o importados de Oriente.

Las principales rutas comerciales estaban unidas a otras secundarias. La ruta de Inglaterra unía las Islas Británicas a Flandes principalmente por el comercio de lana. Para llegar a Champagne, los comerciantes españoles usaron la ruta de los Pirineos; los alemanes, la ruta del Rhin.

El gran número de comerciantes circulando por las rutas llevó a la fijación de determinados puntos del camino para la realización de intercambios comerciales – generalmente lugares protegidos por un castillo, o entonces rutas de tránsito. Allí, los comerciantes se reunían para negociar sus mercancías durante un periodo predeterminado.

Estos encuentros recibieron el nombre de ferias. Su importancia fue inmensa para el desarrollo del comercio en la Edad Media. En ellos, el señor local prometía protección militar a los participantes y aseguraba el funcionamiento de un tribunal para asegurar los litigios. A cambio, se reservaba el derecho de cobrar impuestos por cabeza –la capitación– a todos los visitantes de la feria. Y los productos que tocasen el suelo le pertenecían por derecho consuetudinario.

Las principales ferias de Europa se celebraron en Champagne y atrajeron a los comerciantes de todas partes. Cada una duraba siete semanas, pudiendo ser semestral o anual. También hubo ferias en Flandes, en Italia, en Alemania, en Inglaterra y en España. Muchos lugares donde se celebraron ferias dieron origen a burgos –núcleos urbanos con intensa vida comercial y activa producción artesanal.

La multiplicación del comercio llevó al uso de las letras de cambio, es decir, documentos por valor de cierta importancia que podrían ser ser descontados por su portador en otra ciudad. Al mismo tiempo, la gran variedad de monedas en circulación creó los mecanismos de cambio; en las ferias siempre había cambiadores de divisas, que intercambiaban a los clientes las monedas de procedencias diversas. El préstamo se volvió una práctica corriente y fueron fundadas las primeras casas bancarias. Gracias a todo eso, empezó a procesarse en Europa una acumulación capitalista primitiva, a pesar de la usura condenada por la Iglesia.

La literatura del Renacimiento se caracterizó por el uso de las lenguas nacionales con clara y gramaticalmente correcta. Los temas principales de las obras literarias son diversas, pero podemos destacar el valor de la lírica amorosa, el uso metafórico de la mitología greco-romana, los grandes logros de la personalidad humana, las cuestiones relacionadas con la política y las sátiras de las costumbres sociales y la vida cotidiana.

Recomendado