Escuelapedia.com Historia Religión en España

Avisos google

Religión en España

Religion catolica España

Según datos aportados por el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), la mayor parte de la población de España (76,0%) se declara católica, aunque el porcentaje de practicantes es muy inferior, sobre todo en las generaciones más recientes. El 20,3% de la población no se reconoce en ninguna religión –se definen como ateos o no creyentes. También hay minorías musulmanes, protestantes y ortodoxos, cuyo número se ha incrementado debido a la inmigración interna en los últimos años –que equivalen a alrededor del 2,1% de la población– así como otros grupos religiosos de judíos, budistas y mormones.

El Estado y las religiones

Religion en España

En el artículo 16 de la Constitución Española, se defiende la garantía a la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrá las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Este artículo es el resultado de un consenso para resolver la cuestión religiosa en la política española ante el abandono de la forma de Estado confesional tradicional en la historia española.

Las relaciones con la Iglesia Católica se rigen por una serie de acuerdos internacionales firmados entre el Reino de España y la Santa Sede. Además, existe un comité conjunto de las relaciones entre el Estado y la Conferencia Episcopal. El Estado, en la práctica, subvenciona en parte –alrededor del 40%– a la Iglesia católica por una serie de motivos: por ser mayoritaria, como forma de conservar el patrimonio histórico (catedrales, basílicas…), por razones históricas después de las desamortizaciones del siglo XIX y por razones ideológicas. En 2007 se estableció un sistema de autofinanciación de la Iglesia por medio de una casilla en la declaración del IRPF.

Las entidades religiosas están registradas en el Registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia.

España es un país de tradición religiosa católica. El catolicismo fue la religión oficial del país hasta 1931 y más tarde entre 1939 y 1978. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas se definen a sí mismos como católicos entre un 70 a 75% de la población española.

Existen en España minorías musulmanas significativas (0,6%), protestantes (1,0%) y ortodoxas (0,5%). Alrededor del 2,1% de la población de nacionalidad española se define como creyente de una religión diferente a la católica. Mientras, la mayor parte de los practicantes no católicos no poseen la nacionalidad española. Según el censo INE 2008, en España hay aproximadamente:

  • 1.000.000 ciudadanos de nacionalidad extranjera procedentes de países de tradición ortodoxa (principalmente de Rumanía, Bulgaria, Ucrania y Rusia).
  • 900.000 ciudadanos de nacionalidad extranjera procedentes de países de tradición islámica (principalmente de Marruecos, Argelia y Senegal).
  • 600.000 ciudadanos de nacionalidad extranjera de países de tradición protestante (principalmente del Reino Unido).

Entre la población gitana, tradicionalmente católica, las conversiones al protestantismo (especialmente pentecostalismo), fueron importantes en las últimas décadas del siglo XX, por lo que el número de evangélicos gitanos superó al de católicos. También fueron conservadas de manera parcial sus creencias y costumbres.

El Ministerio de Justicia concedió en octubre de 2007, a la Federación de Comunidades Budistas de España la consideración de Notoria Raíz, un nivel que permitiría a esa religión entrar en acuerdos con el Estado. Los budistas son un colectivo que, según el Ministerio de Justicia, cuenta con más de 40.000 practicantes de las diversas tradiciones budistas. La Federación de Comunidades Budistas de España eleva la cifra a 65.000 y se estima que, en los últimos años, el número de creyentes creció un diez por ciento, una cifra destacable dada la ausencia de trabajo de proselitismo.

La división favorable de la religión católica tiene como variables dependientes la historia española y la posición de la Iglesia en ese contexto. Durante la Reconquista (718-1492), los reinos cristianos del norte lucharon contra la dominación islámica del resto de la Península Ibérica. Tras la conquista cristiana, un porcentaje de la población siguió siendo musulmana, al que se añade un número significativo de judíos en ciudades. En 1492 se decretó la expulsión de los judíos de España, entre 50.000 y 200.000 huyeron del país, mientras que un porcentaje importante se convirtió al cristianismo y permaneció en España. A su vez, la expulsión de los moriscos en 1609 supuso la desaparición de los últimos practicantes musulmanes del país. A raíz de esos hechos históricos y férrea la vigilancia de la Inquisición española, no hubo minorías religiosas durante varios siglos.

Crítica estadística

Religion en España CIS

La estadística representada en el plano teórico sobre la evolución porcentual de católicos en España puede diferir con la práctica.

Los datos presentados pertenecen a estudios realizados desde el año 2009 por el organismo autónomo español adscrito al Ministerio de la Presidencia del gobierno español.

La subjetividad de los datos no debe ser omitida frente a implicaciones ideológicas, inferencias estadísticas, tipo de muestra, sesgos de población y otros factores que afectan a la variedad de resultados obtenidos.

La auto-definición de persona católica es una cuestión de carácter relativo e interpretable en diferentes grados, tanto en asimilaciones culturales como en creencias de fundamentos religiosos. De este modo, puede haber, por ejemplo, practicantes de ritos religiosos con una fe poco implicada.

Contenidos recomendados
Recomendado