Escuelapedia.com Basico Quién fue San Agustín de Hipona

Avisos google

Quién fue San Agustín de Hipona

Quien es.jpg
Aurelius Augustinus Hipponensis o San Agustín de Hipona fue un importante obispo y teólogo cristiano. Nació en la región del norte de África en el 354 y murió en el 430. Él era el hijo de una madre que siguió el cristianismo, pero su padre era un pagano. Pronto, en su formación, tuvo una importante influencia del maniqueísmo (sistema religioso que une los elementos cristianos y paganos).

Biografía

San Agustín enseñó retórica en las ciudades italianas de Roma y Milán. En esta última ciudad tuvo contacto con el neoplatonismo cristiano. Vivió en un monasterio durante una temporada. En el 395, fue nombrado obispo, actuando en Hipona (la ciudad del norte del continente africano). Escribió varios sermones importantes en esta etapa.

En la Ciudad de Dios, San Agustín lucharía contra la herejía y el paganismo. En ‘Confesiones’ hizo una descripción de su vida antes de la conversión al cristianismo. San Agustín analizaba teniendo en cuenta la psicología y el conocimiento de la naturaleza de la vida. Sin embargo, los conocimientos y las ideas eran de origen divino. Para el obispo, nada era más importante que la fe en Jesús y en Dios.

La Biblia, por ejemplo, debe ser examinada, teniendo en cuenta el conocimiento natural de cada momento. También defendió el concepto teológico de la predestinación, que afirma que la vida de cada persona es dibujada anteriormente por Dios. Las obras de San Agustín influyeron mucho el pensamiento teológico de la Iglesia católica en la Edad Media. Murió el 28 de agosto (día supuesto) del 420, durante un ataque de los vándalos (pueblo bárbaro germánico) en África del norte. San Agustín es considerado el patrono de los teólogos, impresores y cerveceros. Su día es el 28 de agosto, día de su supuesta muerte.

Algunos trabajos de San Agustín

Autobiográficas

Confesiones
Retractaciones

Filosóficas

Contra los académicos
La vida feliz
El orden
Soliloquios
La inmortalidad del alma
La dialéctica
La dimensión del alma
El libre albedrío
La música
El maestro

Apologéticas

De la verdadera religión
La utilidad de la fe
De la fe en lo que no se ve
La adivinación diabólica
La ciudad de Dios

Dogmáticas

La fe y el símbolo de los apóstoles
Ochenta y tres cuestiones diversas
Cuestiones diversas a Simpliciano
Respuesta a las ocho preguntas de Dulcicio
La fe y las obras
Manual de fe, esperanza y caridad
La Trinidad

Morales y pastorales

La mentira
Contra la mentira
El combate cristiano
La catequesis a principantes
La bondad del matrimonio
La santa virginidad
La bondad de la viudez
La continencia
La paciencia
Las uniones adulterinas
La piedad con los difuntos

Monásticas

Regla a los siervos de Dios
El trabajo de los monjes

Exegéticas

La doctrina cristiana
El espejo de la Sagrada Escritura
Comentario al Génesisen réplica a los maniqueos
Comentario literal al Génesis (incompleto)
Comentario literal al Génesis
Locuciones del Heptateuco
Cuestiones sobre el Heptateuco
Anotaciones al libro de Job
Ocho cuestiones del Antiguo Testamento
El Sermón de la Montaña
Exposición de algunos textos de la Carta a los Romanos
Exposición de la Carta a los Gálatas
Exposición incoada de la Carta a los Romanos
Diecisiete pasajes del Evangelio de Mateo
Concordancia de los evangelistas

Polémicas

Las herejías, dedicado a Quodvultdeo
A Orosio, contra priscilianistas y origenistas
Réplica al adversio de la Ley y los Profetas
Tratado contra los judíos
Réplica al sermón de loa arrianos
Debate con Maximino, obispo arriano
Réplica a Maximino, obispo arriano
De las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de los maniqueos
Las dos almas del hombre
Actas del debate con el maniqueo Fortunato
Réplica a Adimanto, discípulo de Manés, llamada «del Fundamento»
Réplica a Fausto, el maniqueo
Actas del debate con el maniqueo Félix
La naturaleza del bien
Respuesta al maniqueo Secundino
Salmo contra la secta de Donato
Réplica a la carta de Parmeniano
Tratado sobre el bautismo
Carta a los católicos sobre la secta donatista (La unidad de la Iglesia)
Réplica a las cartas de Petiliano
Réplica al gramático Cresconio, donatistas
El único bautismo (Resumen del debate con los donatistas)
Mensaje a los donatistas después de la Conferencia
Sermón a los fieles de la Iglesia de Cesarea
Actas del debate con el donatista Emérito
Réplica a Gaudencio, obispo donatista
Consecuencias y perdón de los pecados, y el bautismo de los niños
El espíritu y la letra
La naturaleza y la gracia
La perfección de la justicia del hombre
Actas del proceso a Pelagio
La gracia de Jesucristo y el pecado original
Naturaleza y origen del alma
El matrimonio y la concupiscencia
Réplica a las dos cartas de los pelagianos
Réplica a Juliano
Réplica a Juliano (obra inacabada)
La gracia y el libre albedrío
La corrección y la gracia
La predestinación de los santos
El don de la perseverancia

Homiléticas

Tratados sobre el Evangelio de san Juan (1º y 2º) 1-124
Tratados sobre la primera carta de san Juan
Comentarios a los salmos (1º, 2º, 3º, 4) 1-150
Sermones (1º) 1-50: Sobre el Antiguo Testamento
Sermones (2º) 51-116: Sobre los evangelios sinópticos
Sermones (3º) 117-183: Sobre el Evangelio de San Juan, Hechos y Cartas de los apóstoles
Sermones (4º) 184-272B: Sobre los tiempos litúrgicos
Sermones (5º) 273-338: Sobre los mártires
Sermones (6º) 339-396: Sobre temas diversos
Sermón a los catecúmenos sobre el Símbolo de los apóstoles
La devastación de Roma
Sermón sobre la disciplina cristina
La utilidad del ayuno
Cartas
El extenso epistolario agustiniano prueba su celo apostólico. Sus cartas son muy numerosas y a veces extensas. Fueron escritas desde el 386 al 430. Se pueden haber conservado unas 800.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Recomendado