Escuelapedia.com Historia Qué es absolutismo

Avisos google

Qué es absolutismo

Que es absolutismo
El absolutismo es un sistema de gobierno en que el poder se concentra en manos del monarca, característicos de los regímenes de los Estados europeos entre los siglos XVII y XVIII.

Los reyes controlan la administración del Estado, forman ejércitos permanentes, dominan la estandarización monetaria y fiscal, buscan establecer las fronteras de sus países e intervienen la economía nacional a través de políticas mercantilistas y coloniales. Asimismo, crean una organización judicial nacional, la justicia real, que se superpone al fragmentado sistema feudal.

La centralización del poder se desarrolla a partir de la crisis del feudalismo. Con el crecimiento del comercio, la burguesía está interesada en la contienda política con los nobles y apoya la concentración del poder. La Reforma protestante del siglo XVI, también contribuye al fortalecimiento de la autoridad monárquica, debilitándose el poder papal y poniendo las iglesias nacionales bajo el control del soberano. Con la evolución de las leyes, basadas en el estudio del derecho romano, surgen teorías que justifican el absolutismo, mediante pensadores como Nicolás Maquiavelo (1469-1527), Jean Bodin (1530-1595), Jacques Bossuet (1627-1704) y Thomas Hobbes (1588-1679).

El Estado absolutista típico es representado por Francia con Luis XIV (1638-1715), conocido como el Rey Sol. Al monarca francés es atribuida la frase que se vuelve emblema del poder absoluto: ‘El Estado soy yo’.

Absolutismo francés

A partir de 1560, bajo la regencia de Catalina de Medici, se combaten calvinistas. En el episodio conocido como la Noche de San Bartolomé, 20.000 hugonotes (protestantes) son asesinados.

Se desarrolla la guerra de los tres Guerra de los tres Enriques para asegurar la sucesión dinástica. En 1589, Enrique de Borbón ascendió al trono y en 1593 se convirtió al catolicismo bajo el pretexto de que ‘París bien vale una misa’. Le siguen Luis XIII y los cardenales Richelieu y Mazarino. Su apogeo es alcanzado con Luis XIV, el Rey Sol, entre 1661 y 1715.

Luis XIV (1638-1715), conocido como el Rey Sol, fue el más grande de los reyes absolutistas de Francia. Con formación humanista, Luis XIV asume el poder en 1661, un año después de su matrimonio con María Teresa, hija de Felipe IV de España. Durante su reinado, que se extiende por más de medio siglo, da incentivos a las actividades culturales, persigue a los protestantes, reorganiza el ejército y traba las guerras contra España, los Países Bajos, Austria y Luxemburgo. Construye el lujoso palacio de Versalles, sede de la corte francesa. Como un ser vanidoso, disfruta de las etiquetas, las fiestas y las mujeres hermosas. Mantiene dos amantes y siempre expresa su deseo de gobernar en solitario. A él se le atribuye la frase ‘L’État c’est moi’ (El Estado soy yo).

Absolutismo inglés

Inicialmente se fortaleció con la dinastía Tudor, entre 1485 y 1603, principalmente con Enrique VIII e Isabel I, siendo reforzado con la dinastía de los Estuardo. El pináculo del centralismo sucede con Oliver Cromwell, en 1653, durante la República instalada por el Parlamento en 1649.

Prosiguen los intentos de continuar con la restauración de la monarquía de los Estuardo en 1660, pero las disputas dinásticas, los conflictos entre los protestantes y los católicos y las batallas entre la Corona y el Parlamento, dominado por la burguesía, dan lugar a las revoluciones inglesas del siglo XVII. La burguesía, inicialmente vinculado al rey, con la necesidad de superar los nobles y garantizar la expansión del negocio, pugna por el control del Estado.

Elizabeth I, reina de Inglaterra y de Escocia era hija de Enrique VIII y Ana Bolena. En la infancia estudia idiomas, música y danza. Sube al trono en 1558 e implanta definitivamente el protestantismo en Inglaterra. Aprisiona y manda a decapitar a María Estuardo, su prima y reina rival. Como reina, combate contra Felipe II de España, quien representa un obstáculo a la expansión inglesa. Desarrolla el comercio y la industria, propiciando un renacimiento de las artes y un relajamiento de las costumbres. Aunque la situación del pueblo siguiera pobre, Inglaterra ganó cierta fama de alegre. No faltaron, sin embargo, intentos de rebelión y atentados contra la vida de Elizabeth I, pero el orden social era mantenido por el terror.

Revolución Puritana

La Revolución Puritana se inicia en 1628, cuando el Parlamento impone a Carlos I, de la dinastía de los Estuardo, la Petición de Derechos, que limita el poder de la Corona. En respuesta, el rey disolvió el Parlamento y gobernó sólo durante 11 años. La guerra civil comenzó en 1642. Oliver Cromwell, militar con dotes de liderazgo, dirigió el ejército parlamentario que envió a Carlos I a su decapitación en la plaza pública. La República se estableció en 1649 y, en 1653, Cromwell disuelve el Parlamento y ejerce una dictadura personal.

Restauración de la monarquía

Richard, hijo de Cromwell, sucede a su padre, pero no puede permanecer en el poder durante más de ocho meses. Un nuevo Parlamento es convocado en 1660 y se decide la restauración de la monarquía de los Estuardo. Carlos II tomó la corona bajo la autorización del Parlamento. La restauración se extiende desde reinado de Carlos II (1660-1685) hasta su hermano Jacobo II (1685-1688).

Revolución Gloriosa

Durante el reinado de Jacobo II, crece un descontento con la alta burguesía y la nobleza anglicana. Temiendo un gobierno dictatorial, el Parlamento inglés propone a la Corona a Guillermo de Orange, príncipe holandés casado con María Estuardo (hija de Jaime II).

La Revolución Gloriosa comienza en 1688 cuando se enfrentan las fuerzas de Guillermo de Orange y de Jaime II, quien es derrotado. En 1669, Guillermo de Orange y María Estuardo asumen el trono de Inglaterra.

En el reinado, firman el Bill of Rights (declaración de derechos) que determina la libertad de prensa, el mantenimiento de un ejército permanente y el poder del Parlamento para legislar sobre tributos.

La Revolución Gloriosa pone fin al absolutismo en Inglaterra y da inicio a la instauración de la monarquía constitucional. Esta transición favorece la alianza entre burguesía y propietarios rurales, que será la base del desarrollo económico inglés.

Datos sobre el articulo
Escuelapedia
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles