Escuelapedia.com Ciencias Protocolo de Kioto (ecología)

Avisos google

Protocolo de Kioto (ecología)

Protocolo de Kyoto (ecología)
El Protocolo de Kioto es un tratado internacional sobre el medio ambiente elaborado en 1997 en la ciudad japonesa de Kioto. Su principal objetivo era reducir la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente de los países desarrollados. Sin embargo, existe una gran controversia en torno a este tratado, especialmente en relación con el hecho de que uno de los mayores contaminadores del mundo – Estados Unidos – no ha firmado el acuerdo.

Historia del Protocolo de Kioto

Las discusiones entre los países que culminaron en la elaboración del protocolo se iniciaron en el año 1988 en Toronto, Canadá. En esa ocasión, una de las conclusiones fue que los cambios climáticos que tienen lugar en el mundo simplemente no tienen un mayor impacto a un desastre nuclear. Dos años más tarde, el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), dijo que, para evitar mayores problemas ambientales en el futuro, la humanidad debía reducir en un 60% las tasas de emisión de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera.

En 1992, durante la ECO-92 – conferencia climática internacional realizada en la ciudad de Río de Janeiro –, más de 160 países firmaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tendría por objetivo disminuir los impactos causados por el hombre sobre el medio ambiente. Quedó establecido, así, que los países deberían reducir el crecimiento de la emisión de contaminantes en la atmósfera. Es decir, hasta el año 2000, los niveles de contaminación deberían ser los mismos de 1990.

En 1997 finalmente se redactó y firmó el Protocolo de Kioto, que establece objetivos concretos para la emisión de contaminantes a la atmósfera, dirigida a los países desarrollados, que fueron los mayores contaminantes hasta entonces. El objetivo era que las grandes potencias redujeran sus niveles de contaminación en un 5%, para el año 2012 en comparación con 1990. Sin embargo, muchos países se negaron a firmar, destacando entre ellos los Estados Unidos y Australia.

Para que el tratado entrase en vigor, era necesario que al menos 55 países firmasen los términos del Protocolo, que sólo se produjo en 2005, después de la firma de Rusia. Sin embargo, los países en desarrollo no tienen la obligación de cumplir con los objetivos.

En 2012, el año de vencimiento del Protocolo de Kioto, quedó extendido el acuerdo hasta el año 2020. Sin embargo, su debilitamiento es notorio, dado que muchas naciones rechazaron firmarlo nuevamente. Al final de la COP 18 (Conferencia de las Partes – la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), solo 37 de los 194 países firmantes se unieron al acuerdo. Juntos, representan sólo el 15% del total de los gases contaminantes generados en todo el mundo.

Las principales controversias del Protocolo de Kioto

El principal argumento para la no adhesión de los Estados Unidos para el protocolo es que causaría serios problemas en su economía. Por lo tanto, muchos países se vieron aliviados para continuar siguiendo los objetivos, ya que una de las más contaminantes no participaba en el tratado.

Otro problema se refiere al hecho de que los países de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) no tienen ninguna meta u obligación a cumplir. Estos países, debido a sus desarrollos industriales – causados por la instalación de empresas extranjeras – han aumentado considerablemente sus niveles de contaminación. China, por ejemplo, superó a los EE.UU. y se convirtió en la nación más grande en cuanto a contaminación del planeta.

En otras palabras, los dos países más contaminantes del mundo – China y Estados Unidos – que en conjunto representan el 40% de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero, actualmente no tienen ninguna obligación en cumplir cualquier tipo de meta establecida por Kioto.

Además, los grupos ecologistas han criticado la falta de claridad sobre los objetivos abordados por el Protocolo, que hasta el momento no tiene sustituto. Por otra parte, afirman que el objetivo de reducción de 5% de las tasas de contaminación por parte de los países desarrollados en poco resolvería los problemas de calentamiento global.

Los créditos de carbono

Una de las maneras de satisfacer los requisitos de los objetivos establecidos por el Protocolo de Kioto por las naciones desarrolladas se puede lograr a través del comercio de créditos de carbono. Funciona así: algunos países podrían invertir a través de empresas en programas ambientales llevados a cabo en los países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Esta sería una manera de compensar los niveles de contaminación por las principales economías.

Ejemplo: una empresa ‘X’ invierte en proyectos de reciclaje de residuos y conservación de estructuras de la planta en una ciudad contaminante. Por lo tanto, esta empresa controla la producción de residuos (que reduce las emisiones de CO2) y contribuye a la preservación de los bosques (que absorben CO2), que le da varios créditos de carbono. A continuación, un país como Alemania, que deben cumplir con algunos objetivos en el control de las emisiones, compra los créditos de esa empresa, reduciendo así sus cifras oficiales de contribución al aumento de la contaminación en el mundo.

Se trata de un buen negocio para las compañías que hacen esta inversión ya que, actualmente, se estima que un millón de toneladas de carbono no emitido o absorbido a través de los programas ambientales sean equivalentes a 6 millones de euros.

A pesar de todos los objetivos – y la mayoría de ellos sin cumplir – y de todo el mercado millonario que gira en torno a la compra y venta de créditos de carbono, las tasas de contaminación medianas siguen aumentando en todo el mundo. Este factor, junto con el debilitamiento del Protocolo de Kioto, genera desesperanza cada vez más a los grupos ecologistas que luchan para reducir la contaminación atmosférica.

Recomendado