Escuelapedia.com Ciencias ¿Por qué el imán atrae el hierro?

Avisos google

¿Por qué el imán atrae el hierro?

Por qué el imán atrae el hierro

El hierro, el níquel, el cobalto y algunas aleaciones son denominadas de sustancias o materiales ferromagnéticos, es decir, en presencia de un campo magnético ellos se imantan fuertemente, haciendo que el campo magnético resultante sea bien mayor que el inicial. Pero, ¿por qué un trozo de hierro es atraído por los polos de un imán?

Imaginemos un trozo de hierro, inicialmente no imantado, que es colocado en las proximidades de un imán. El campo magnético producido por el imán imanta el hierro de forma que sus imanes elementares se alinean en el sentido del campo que es aplicado, es decir, el hierro se transforma en un imán, ocurriendo de esa forma la atracción entre hierro e imán. Entonces, de modo más simplificado, podemos decir que un pedazo de hierro solo es atraído por un imán cuando, mediante la aplicación de un campo magnético, ocurre la alineación de sus imanes elementales.

Si ahora hiciéramos el mismo procedimiento con un material diamagnético, es decir, materiales que se imantan débilmente, como, por ejemplo, el cobre, veremos que ocurrirá el proceso inverso de lo sucedido con el pedazo de hierro. Al aplicar un campo magnético sobre ese material, sus imanes elementares se alinearán en el sentido contrario al sentido del campo que está siendo aplicado, ocurriendo entonces la repulsión entre ese material y el imán. Ese hecho fue observado por primera vez por Faraday, en el siglo XIX, cuando él aproximó una muestra de bismuto, también sustancia diamagnética, de un imán y observó que ella era repelida, al contrario de lo que sucedía con los pedazos de hierro que él estaba acostumbrado a ver.

Contenidos recomendados
Recomendado