Escuelapedia.com Ciencias Ozono y efecto invernadero

Avisos google

Ozono y efecto invernadero

Ozono y efecto invernadero

El ozono fue descubierto por primera vez en 1783, pero sólo en 1840 el científico Schobein detecta y clasifica el ozono. Su nombre deriva de una palabra griega que significa olor. Químicamente la molécula de ozono consta de tres átomos de oxígeno unidos entre sí (Fórmula molecular: O3).

El ozono tiene tres propiedades principales:

Acción microbicida – es quizás la característica más importante de la capa de ozono. El ozono debido a sus propiedades oxidantes se puede considerar un microbicida rápido y eficaz. Su acción tiene un amplio espectro que incluye la eliminación de bacterias, virus, hongos y esporas.

Acción desodorante – El ozono tiene la particularidad de destruir los olores atacando directamente la causa que los provoca, sin formar otro olor. Por lo tanto, se puede utilizar en el tratamiento de los olores en todo tipo de instalaciones civiles e industriales.

Acción oxidante: En las grandes ciudades, donde hay muchas áreas poco ventiladas, se puede utilizar para combatir lo que llamamos el aire viciado, volviendo el ambiente más respirable.

¿Qué es el agujero de ozono?

La capa de ozono se encuentra en la estratosfera, encontrándose la mayor cantidad de ozono entre los 20 y los 45 kilómetros de altitud. Esta capa nos protege de los rayos ultravioletas procedentes del Sol, pues sirve de filtro a la radiación solar ultravioleta, desempeñando una función esencial para la vida terrestre. Esas radiaciones pueden provocar cáncer de piel y también pueden dañar el sistema inmunológico humano, volviendo a las personas más vulnerables a enfermedades infecciosas.

Es frecuente escuchar hablar sobre el asunto del agujero de ozono. En realidad no se trata de un verdadero agujero y sí de una disminución de la espesura de esta capa.

Los sospechosos responsables del agujero de ozono

La contaminación causa la disminución de la capa de ozono, y el uso de CFC (clorofluorocarbonos) es el principal responsable de ese fenómeno. CFC son compuestos químicos de cloro, flúor y carbono, utilizados en sistemas de refrigeración en refrigeradores y acondicionadores de aire, y todavía está presente en algunos aerosoles (esprays comúnmente llamados). Estos CFC tienen cloro en su composición y cuando llegan a la capa de ozono, a través de los rayos ultravioletas, destruyen las moléculas de ozono.

Los CFC ya no se utilizan, pero permanecen mucho tiempo en la atmósfera, y todavía continúan destruyendo la capa de ozono.

El efecto invernadero

El dióxido de carbono es un importante contribuyente al efecto invernadero.

El efecto invernadero es el mecanismo que regula y mantiene la temperatura de la Tierra dentro de los valores que permiten la vida en su superficie. Este efecto se debe a que algunos de los constituyentes de la atmósfera como dióxido de carbono y vapor de agua dejan pasar la luz solar, pero, al mismo tiempo, funcionan como una barrera que impide que parte del calor salga hacia el espacio.

El efecto invernadero es por lo tanto necesario. Lo que es perjudicial es el aumento del efecto invernadero por acción antrópica (provocada por el ser humano). Este aumento se debe a que, en los últimos cien años, las actividades humanas han causado un aumento en la concentración de los gases responsables del efecto invernadero.

Hay varios gases responsables del efecto invernadero. Los principales son el dióxido de carbono, el vapor de agua, el metano y los CFC.

Como resultado del aumento de estos gases se desencadena un aumento en la temperatura media de la superficie terrestre y, evidentemente, esa situación provoca alteraciones climáticas. Este problema es conocido como cambio climático.

La disminución de la capa de ozono y el aumento del efecto invernadero son problemas ambientales cuyas relaciones con las acciones humanas son:

  • 1) Las sustancias que causan la destrucción de la capa de ozono, como los CFC también contribuyen al aumento del efecto invernadero;
  • 2) La capa de ozono permite mantener la temperatura en nuestro planeta. Se piensa que la disminución de esta capa puede aumentar el efecto invernadero.
  • 3) El calentamiento global conduce a un aumento medio de la temperatura en la troposfera, pudiendo ocurrir el enfriamiento de la estratosfera y, consecuentemente, aumentar la destrucción de la capa de ozono pues las temperaturas bajas favorecen reacciones de destrucción del ozono.
image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado