Escuelapedia.com Varios Nuestro hijo diferente

Avisos google

Nuestro hijo diferente

Niños diferentes

El nacimiento de un niño es uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier pareja. Durante los nueve meses de embarazo se crean muchos sueños y fantasías alrededor de este ser encontrado en el vientre materno que va creciendo y experimentando algunas habilidades. Cuando nace, el ansia de saber si está todo en orden, así como la necesidad e importancia de observarlo, tocarlo, abrazarlo, son incontrolables. A partir de ese momento la vida cambia completamente. La familia altera sus rutinas y las normas vigentes son sustituidas por otras nuevas.

Cuando no todo va bien con el nacimiento, el sueño de estos nueve meses parece momentáneamente romperse. Incluso no siendo un sueño, todo tiene sus encantos. Para algunos padres, ver un problema de desarrollo en sus niños es ver caer el mundo a sus pies. Muchas dudas surgen sobre cómo será el futuro con sus hijos y si les irá bien.

Como todos sabemos, el parto provoca un enorme desgaste en cualquier mujer. A menudo, algunas mujeres experimentan estados depresivos postparto o incluso hacen una depresión postparto. Si esta situación ya es extenuante, añadir la noticia de que hay una disfunción en el bebé, podemos imaginar los sentimientos de tristeza y depresión para la madre y toda la familia. De hecho, el nacimiento de un niño con cambios de desarrollo impone un enorme estrés emocional a toda la familia.

No bajar los brazos

A menudo los padres de niños con cambios de desarrollo tienden a experimentar estados depresivos, siendo a veces necesario pedir la ayuda para superar esta fase, porque los estados depresivos pueden interferir con la participación de los padres con el niño y dan resultado a una interacción diferente y experiencias menos enriquecidas. Si pensamos que la interacción está presente desde el primer encuentro entre madre y bebé, que es un proceso bidireccional en que ambos elementos de la díada se influencia y adaptan mutua y gradualmente, podemos concluir cuán importante es la reorganización, el reajuste a esta realidad y la recuperación de algunas de las rutinas y de la convivencia social.

Es necesario que la familia aprenda a lidiar con el problema del niño y forme conciencia de sus diferencias para poder ayudarla. El niño con alteraciones del desarrollo, tal como cualquier otro niño, necesita para su desarrollo el bienestar de un ambiente armonioso, de aceptación, con cariño, comprensión y atención. No se deben adoptar actitudes como: ‘Ellos no entienden lo que decimos o hacemos’. También los bebés ‘normales’ no entienden lo que decimos y hacemos y no por ello dejamos de conversar, jugar, tocar constantemente.

Ayudar a la familia para hacer frente adecuadamente a la situación sin duda es de suma importancia, pero el niño también debería beneficiarse de una intervención especializada. Hay servicios que ofrecen este tipo de ayuda para el niño y su familia, enseñando a los padres a lidiar y estimular adecuadamente a los niños con necesidades especiales. Es importante que suceda lo más pronto posible.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado