Avisos google

Nicaragua

Nicaragua
Nicaragua es una región de América Central en que tuvo lugar el desarrollo de una antigua civilización que desapareció sin dejar muchas huellas de su existencia. Las personas que ocuparon la región en el momento de la llegada de los españoles en el continente, probablemente surgieron de las olas migratorias procedentes del territorio mexicano. A lo largo de su historia colonial, Nicaragua tuvo una economía orientada a la minería y agro-exportación.

En el siglo XIX, experimentando los muchos cambios que afectaron a los nicaragüenses por el medio ambiente colonial hispano, había diseñado su proceso de independencia. Después de lograr su independencia en 1821, Nicaragua fue el primer conglomerado en el territorio de las Provincias Unidas de Centroamérica. Sin embargo, el conflicto intermitente entre liberales y conservadores había transformado a la región nicaragüense en un estado independiente.

La disputa entre liberales y conservadores convirtió a Nicaragua en un típico ejemplo de la fragilidad de las instituciones políticas diseñadas después de que el proceso de independencia de la América colonial. Entre 1856 y 1857, el desgaste causado por los conflictos civiles permitió al británico Willian Walker comandar rápidamente la nación. Tras el incidente, la disputa política se continuó y claramente quedó marcado por la intervención política de Gran Bretaña y Estados Unidos.

Después de la dominación política en la mayor parte del siglo XIX, los liberales pudieron llegar al poder en Nicaragua con la propuesta de modernización de las prácticas y las instituciones políticas del país. En 1893, durante el gobierno de José Santos Zelaya, una nueva constitución se firmó con el fin de superar las barreras que impedían la superación de los problemas nacionales. Sintiéndose amenazados por esta situación, los Estados Unidos intervinieron para controlar el país a través de sus ferrocarriles, el Banco Central y la Aduana.

La acción de los EE.UU. provocó una revolución popular que tuvo éxito en la toma de Adolfo Díaz, candidato apoyado por Estados Unidos al cargo de presidente. Hasta la década de 1920, diversos incidentes políticos en Nicaragua han sido vigilados de cerca por las políticas estadounidenses. Cuando fue necesario, los marines de EE.UU. enviaron tropas para revertir el resultado de una elección legítima y el surgimiento de un líder comprometido con sus intereses económicos.

Durante este período, un movimiento guerrillero liderado por Juan Bautista Sacasa, José María Moncada, y Augusto César Sandino lucharon contra la participación extranjera en su país. Después de la retirada de las fuerzas de EE.UU. en el país, Sandino y otros líderes liberales decidieron abandonar el movimiento armado. Sin embargo, Anastasio Somoza García, jefe de la Guardia Nacional, armó un golpe de Estado y Augusto Sandino fue asesinado.

A partir de entonces, entre 1936 y 1978, Somoza permaneció en el poder a través de la acción política directa o por medio de parientes visiblemente asociados a su influencia. Esta dinastía política se conservó en el poder gracias al control de la Guardia Nacional y el uso de otros instrumentos de naturaleza autoritaria. Tal situación solo se modificó cuando el frente sandinista de la Liberación Nacional condujo a la revolución que derrocaría a la Guardia Nacional.
Asumiendo el control político del país, los revolucionarios sandinistas tuvieron que superar una profunda crisis económica en un país gravemente devastado por la guerra civil. La nacionalización de la industria favoreció la reforma agraria, y el nuevo régimen trató de implementar medidas de seguimiento socialista. Descontento con esta situación, los EE.UU. comenzaron a alentar un movimiento guerrillero contra-revolucionario.

A lo largo de la década de 1980, el gobierno revolucionario tuvo que enfrentar la oposición armada de este nuevo movimiento. A fin de superar la caótica situación política en Nicaragua, los sandinistas dieron lugar a una nueva elección presidencial y la formación de una nueva asamblea constituyente. A finales de esa década, el conflicto entre los sandinistas y los contra-revolucionarios llegó a su fin cuando los grupos políticos conservadores recuperaron el control de la nación.

Durante la década de 1990, los gobiernos liberales de Nicaragua han alcanzado algunas señales tímidas de recuperación económica. Sin embargo, varias cuestiones históricas y sociales del país quedaron a la espera de una resolución más contundente. En este contexto, el histórico líder sandinista Daniel Ortega asumió el poder prometiendo eludir la lamentable situación de los desfavorecidos en el país.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Subir arriba ↑