Escuelapedia.com Historia Mercantilismo en Europa

Avisos google

Mercantilismo en Europa

Mercantilismo en Europa

La doctrina mercantilista, colocada en práctica en la Europa occidental durante la era moderna, siguió a las condiciones específicas de cada país. Por lo tanto, si un país tenía minas de oro y de plata o colonias productoras de dichos metales, el énfasis era dado al mercantilismo; en caso contrario, se buscaba mantener una balanza de comercio favorable a través del desarrollo de la agricultura y de las manufacturas.

Tipos de mercantilismo

En el siglo XVI, España logró su vasto imperio colonial. Las grandes cantidades de oro y plata procedentes de México y Perú, llegaron al país. La España aristocrática nunca buscó desarrollar el comercio y la manufactura, considerados ámbitos poco nobles. El oro y la plata le bastaban. Buscaba acumularlos e importaba productos manufacturados de sus vecinos. Incluso sus colonias, a pesar de la exclusividad comercial, eran abastecidas por las manufacturas de otros países.

Con el rápido agotamiento de la minería colonial, comenzaron a faltar monedas. La solución fue reducirlas o fusionarlas con el cobre, el mantenimiento de su valor nominal. El aumento de estas monedas en circulación causó una gran inflación. Los precios de materias primas subieron y se necesitaban más monedas para comprar la misma cantidad de productos.

Los salarios, alquileres y rentas fueron fijados y contratados por toda la vida. Con la inflación, los trabajadores y aquellos que tenían rentas fijas fueron perjudicados. Los burgueses no sufrieron daños, pues aumentaban el valor de los productos, acompañando la inflación y pudiendo comprar tierras de la nobleza. España era obligada a importar manufacturación de otros países. Ella pagaba esas importaciones con la moneda devaluada, alastrando su inflación por toda Europa. De la misma manera que sucedió en España, y por los mismos motivos, la burguesía europea pudo acumular más capital.

Antes de decidir sobre cualquier principio de la política económica, el Estado absolutista inglés consultó a las grandes compañías comerciales. En Inglaterra, las restricciones a la salida de metales preciosos fueron eliminadas en el inicio de la Edad Moderna. Los comerciantes ingleses eran conscientes de que esto era ventajoso porque permitía la compra de productos que luego se exportaron a un precio mayor.

En la segunda mitad del siglo XVII, el gobierno trató de desarrollar ciertas ramas de la producción, tales como la industria textil, por ejemplo, asegurar el transporte de mercancías por la marina inglesa y hacer que los comerciantes ingleses controlasen el comercio de esos productos. Era, por tanto, un mercantilismo fundamentalmente industrial y agrícola. Para garantizar el crecimiento de la industria textil, la más importante actividad exportadora del país, el Estado prohibió la exportación de lana y elevó las tasas aduaneras para impedir la competencia de los tejidos franceses y holandeses.

Más tarde ese mismo siglo, los comerciantes se aprovecharon de la mano de obra excedente en el campo y las dificultades de los gremios y comenzaron a distribuir materias primas e instrumentos para los campesinos producir tejidos en su propia casa o en grandes talleres. Muchos maestros artesanos que se habían enriquecido pasaron a contratar a otros maestros y jornaleros para trabajar como asalariados. Los talleres artesanales de las ciudades no aguantaron la competencia de los grandes talleres y del sistema doméstico de producción y fueron desapareciendo.

De los maestros que empleaban a trabajadores remunerados y de los comerciantes que aplicaban sus capitales en el sistema de producción doméstico, se inició la formación de una burguesía industrial, propietaria de los medios de producción (máquinas, galpones, equipamientos) y que empleaba el trabajo asalariado.

En Francia, donde la monarquía absoluta alcanzó su mayor fuerza, el Estado intervino en la vida económica de manera autoritaria y, a menudo represiva. Para mantener una balanza comercial favorable, el Estado francés trató de desarrollar la Armada, las empresas de comercio y, desde el siglo XVI, las manufacturas. Hubo, por lo tanto, un aumento de la producción de lana, lino y seda, y la producción de vidrio y porcelana. Francia, el país europeo con mayor población, seguía siendo fundamentalmente agrícola. Fue Luis XIV (1643-1715), el modelo de rey absolutista europeo, quien promovió el auge del mercantilismo francés.

Las costosas guerras y el parasitismo de la nobleza cortesana, que vivía a expensas del Estado, exigieron una gran cantidad de dinero; por otra parte, el clero y la nobleza no pagaban impuestos. El poder real buscó entonces obtener nuevas fuentes de ingresos en el desarrollo del comercio y las manufacturas. El encargado de eso fue el ministro de Coubera, que estimuló nuevas manufacturas a través de la importación de artesanos extranjeros, préstamos estatales y conquista de nuevos mercados. Las colonias asumieron gran significado en la política económica de Coubera, pues eran fuentes de materias primas y mercados para los productos manufacturados.

En el sector industrial, la política francesa era igual a la inglesa. Sin embargo, en la política agrícola había una diferencia fundamental: mientras que Inglaterra exportaba cereales, Francia impedía la exportación de esos productos. Los precios de los productos agrícolas eran mantenidos bajos para que los trabajadores gastasen poco con la alimentación y no reclamasen de los bajos salarios pagados.

Los fabricantes ganaban doblemente con esa política, pues salarios y materias primas a bajo coste hacían que las materias primas francesas fuesen más baratas y competitivas en el mercado internacional. Sin embargo, a pesar de toda intervención e incentivos estatales, Inglaterra y Holanda representaban una peligrosa competencia para el Estado francés. En la primera mitad del siglo XVII, Holanda fue el modelo de país capitalista.

Holanda tenía una muy buena producción manufacturera, una excepcional marina mercante y el dominio del comercio marítimo mundial. Era también el modelo de libertad religiosa, política y económica en Europa. Esa libertad atraía a científicos, artesanos, artistas, filósofos y capitalistas que abandonaban sus países debido a la persecución. Estos extranjeros, con su capital, sus técnicas y habilidades, ayudaron a enriquecer a Holanda. Los miembros de los Estados Generales representaron alas grandes empresas comerciales que decidieron la vida económica del país. La economía holandesa no tuvo intervencionismo estatal, tan característico de los países europeos de la época. Dominada por las grandes empresas comerciales, buscaba desarrollar las fábricas y el comercio nacional e internacional.

Los holandeses, en guerra con España, ocuparon vastas posesiones españolas en Asia y colonias portuguesas y españolas en América. Se organizaron dos importantes empresas de monopolio holandés para colonizar y explotar esas posesiones. La Compañía de las Indias Orientales se encargó de las colonias asiáticas y la Compañía de las Indias Occidentales se ocupó de las colonias americanas. Fueron ellas las que organizaron el sistema colonial holandés en sus posesiones.

Estas organizaciones podrían emitir monedas, tenían ejército y marina propios, nombraban a los administradores de las ciudades, podían declarar la guerra y firmar tratados de paz. Fue a partir del poder de esas compañías privilegiadas de comercio y el desarrollo de las manufacturas, especialmente de tejidos, que Holanda acumuló un gran capital en el siglo XVII.

Y así, el mercantilismo era el sistema económico utilizado por los absolutistas con el fin de enriquecer las arcas de las cortes.

Recomendado