Escuelapedia.com Historia Mario, Sila y la disputa del poder en Roma

Avisos google

Mario, Sila y la disputa del poder en Roma

Mario-y-Sila
Antes de ascender al rango de dictador, Sila era un miembro de una familia patricia pobre que tuvo una carrera militar con el fin de lograr una condición de vida más favorable. Los combates en el frente militar del Imperio Romano le permitieron ciertos privilegios convirtiéndose en uno de los subordinados del general Mario. En la Guerra de Jugurta (112-105 a.C.), en África del Norte, Sila jugó un papel clave para que la victoria romana fuera asegurada y, por lo tanto, terminó en suelo africano asumiendo el cargo de cuestor.

Después de esta primera victoria, Sila expandió su prestigio militar y político cuando asumió el papel decisivo en la denominada Guerra Social (91-88 a.C.). En este conflicto, creado por la rebelión de los pueblos aliados, él se impuso contra la violencia de los pueblos latinos que deseaban disfrutar de los mismos derechos políticos como los experimentados por los nacidos en Roma. A pesar de la victoria, los romanos se vieron forzados a ofrecer los mismos derechos a las personas que ayudaron en las guerras.

Tras la agitación de la Guerra Social, Sila contó con el apoyo de los patricios para ocupar el cargo de cónsul en el 88 a.C. Poco después de este logro, Sila fue el responsable de la organización de una campaña militar en Asia, la lucha contra el Reino del Ponto (Regnum Pontii, en latín). Mientras tanto, el general Mario trató de disminuir los poderes de su antiguo subordinado privándolo de derechos políticos. Al enterarse de la maniobra, Sila partió de inmediato con sus tropas hacia Roma.

En esta primera incursión, Mario terminó buscando refugio en África. Sila, a su vez, trajo diversos compañeros y colaboradores militares para ocupar cargos de mayor importancia política. Más tarde, Sila regresó a la lucha en Asia, Mario volvió a prevalecer políticamente en Roma al realizar una terrible purga en el Senado y hacerse elegir como cónsul. La conquista del general Mario terminó durando un tiempo breve, teniendo en cuenta que su muerte se produjo en el 86 a.C.

Después de derrotar a sus enemigos en tierras orientales, Sila volvió a Roma, recuperó su posición política y derrotó a sus enemigos que estaban en el poder. Llevó a cabo una depuración que incluye una lista de proscritos que ya no podían disfrutar de cualquier tipo de derecho político. De este modo, comenzó a gobernar Roma en la condición de dictador, exponiendo la fragilidad de las instituciones republicanas mediante la expansión del poder y la influencia de los generales.

Contenidos recomendados
Recomendado