Escuelapedia.com Historia Lucio Cornelio Sila Félix

Avisos google

Lucio Cornelio Sila Félix

Lucio Cornelio Sila Félix
Lucio Cornelio Sila Félix (en latín: Lucius Cornelius Sula; 138-78 a.C.) fue un general romano y estadista. Nació en una familia empobrecida de la aristocracia romana, los patricios Cornelii. Sus primeros años los pasó en la oscuridad y sólo fue capaz de ingresar en el Senado Romano a través de dos herencias, que Plutarco considera sospechosas. Sula fue cuestor al servicio del Cayo Mario en la campaña de Numidia y destacó su comando para capturar al rey Yugurta.

Sula continuó bajo el mando de Cayo Mario en la campaña contra las tribus germánicas que terminó exitosamente en el 101 a.C. Después de que intentó progresar en su carrera política, falló debido a un escandaloso romance con Cecilia Metela, esposa de Marco Emilio Escauro, el político más poderoso de entonces. En el año 99 a.C., él intenta ser elegido a pretor, pero sin éxito, eligiendo entonces ser edil. Durante este mandato, emprendió la primera lucha de leones en anfiteatros de Roma, ganando prestigio. Su suerte cambiaría el 94 a.C. cuando fue elegido pretor urbano y posteriormente gobernador de Cilicia en Asia. A su regreso a Roma, se distingue a sí mismo como un general en las Guerras Sociales (91-88 a.C.) y es elegido a cónsul al final de este conflicto, gracias a las victorias. Durante el consulado, Sula obtuvo el comando principal en la primera Guerra Mitridática (contra Mitrídates VI del Ponto), que acababa de empezar.

Pero su ex aliado Cayo Mario maniobró políticamente y lo despojó del comando mediante el soborno de un tribuno de la plebe. Sula reaccionó tomando Roma con su ejército. En este momento, era considerado un sacrilegio para un ejército cruzar el pomerium, la frontera simbólica de la ciudad. Su actitud era tan grave y sin precedentes, que Sula no reprendió a algunos de sus miembros que se negaron embarcarse en la aventura. Tal vez debido al efecto sorpresa, Sula ganó Roma y logró asegurar su comando. Al año siguiente, él navegó por el este y salió de Roma en manos de dos cónsules, un aristócrata y cónsulo, Gneo Octavio y una plebeyo, Lucio Cornelio Cina, quien después de su partida, guerrearon entre sí mismos, creando una guerra civil que llevó a Mario a regresar de África, donde se refugiaba, a Roma y unirse a Cina. Los insurgentes de Cina saquearon la ciudad, lo que obligó a restablecer el orden a través de un ejército de galos; durante la revuelta fallece Cayo Mario.

Al parecer indiferente a la devastación política vivida en Roma, Sula tuvo innumerables victorias contra Mitrídates, que se alió a Atenas. En el año 82 a.C., regresó a Italia para encontrar un ejército a su espera. En la breve guerra civil que siguió, la calidad de los veteranos de sus legiones resultó ser decisiva para la victoria. Sula invade Roma una vez más y en el año 81 A.a., con la Batalla de la Puerta Collina, volviéndose dictador romano vitalicio.

Con esta última victoria, fue honrado por el pueblo con la construcción de una estatua de bronce y una institución en el calendario, y una fiesta, la de la victoria de Sula. Con Roma en bancarrota, Sula recorrió la proscripción de sus enemigos políticos para organizar los fondos necesarios y llevar a cabo las reformas. Estos se centraron esencialmente en la concentración del poder en el Senado y la limitación de la actividad legislativa de la Asamblea del pueblo. Sula era esencialmente un conservador que se dedicó a eliminar todas las medidas progresivas adoptadas en los últimos años, destacando la tradición del mos maiorum (la costumbre de los ancestros). Él persiguió y mató a varios seguidores de Mario, incluso expulsó a un gran joven, sobrino de Mario (por parte de su esposa), llamado Cayo Julio César, que se volvería el mayor nombre en la historia imperial de Roma.

En el 79 a.C., en el pico de su poder, Sula tomó la decisión de renunciar a todos sus cargos y se retiró de la vida política. Este acto dio lugar a expresión abdicación de Sula o abdicación de Sila, que se refiere a una resolución espontánea e inesperada. Ante esta nueva situación, se dedicó a escribir sus memorias, de las cuales sobreviven algunos extractos. Se exilió en su villa en compañía de bailarines, prostitutas y su amante comediante Metrobius. Fue en esta ubicación que probablemente murió de cirrosis, al año siguiente. Durante los años subsecuentes de la República romana, su nombre fue recordado siempre como el primer transgresor de las leyes sagradas de la República.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
    Recomendado