Escuelapedia.com Literatura Los tres pelos de oro del diablo

Avisos google

Los tres pelos de oro del diablo

Los tres pelos de oro del diablo

Los tres pelos de oro del diablo (en alemán: Der Teufel mit den drei goldenen Haren) es un cuento de hadas alemán recopilado por los hermanos Grimm, en el primer volumen de los Cuentos de niños y del hogar, publicado en 1812, siendo inscrito con el número 29. Es colocado en el sistema de clasificación de Aarne-Thompson, bajo el número 461. La historia se tradujo primero al inglés, como El gigante y los tres pelos de oro, para evitar críticas, pero el Diablo en la historia, de hecho, actúa como un gigante del folclore. Ruth Manning-Sanders o incluyó en su obra Un Libro de Gigantes.

Historia

La historia cuenta la profecía de un chico pobre, nacido con todos los dientes y un gorro en la cabeza, que está predestinado para casarse con una princesa. El rey, su padre, hace de todo para librarse del chico desde que era pequeño. Él termina casándose con la princesa en ausencia del rey. Este, al regresar insta a ir al infierno y regresar con tres pelos del cabello del Diablo. Para llegar al infierno, el joven debería pasar por dos ciudades amuralladas y atravesar un río. Los centinelas de las ciudades y el barquero le propusieron tres problemas a resolver. Prometió resolverlos en el regreso. Llegando al infierno fue recibido por el abuelo del Diablo, que se compadeció del chico y quiso ayudar, retirando los tres pelos del cabello de su nieto y consiguiendo la respuesta a los tres enigmas. Al volver, resolviendo los problemas del barquero y los centinelas, estos le dieron burros cargados de oro y piedras precisas. A su retorno fue bien recibido por la mujer y por el ambicioso suegro, que le inquirió el origen de aquellos tesoros. El chico informó al rey que para conseguir, debería atravesar el rio que llevaba al infierno, donde debería pedir al barquero que lo atravesara. El rey así lo hizo, sin saber que la solución del enigma era que la primera persona que cogiera el remo del barquero debería tomar su lugar. El barquero lo mandó a atravesarlo solo y el rey fue condenado a tomar su lugar.

Recomendado