Escuelapedia.com Ciencias Los planetas rocosos

Avisos google

Los planetas rocosos

Planetas rocosos
Los planetas rocosos del sistema solar son los que tienen una estructura sólida en su superficie. También se les llama planetas telúricos.
Nuestro sistema solar consiste en un conjunto de ocho planetas, además de algunos otros planetas enanos y también varios otros cuerpos celestes, con el Sol como la estrella principal, en la que la mayoría de estos cuerpos orbitan. Para comprender mejor el propósito de este sistema, los planetas se clasifican en rocosos y gaseosos.

Los planetas rocosos, también llamados planetas telúricos, son los que esencialmente se encuentran formados por rocas, y, por tanto, formas de relieve muy bien definidas. No en vano, son los cuatro planetas más cercanos del Sol, lo que les da una temperatura suficiente para mantener a la mayoría de los gases y productos químicos en forma gaseosa.

Los cuatro planetas rocosos del sistema solar son, en orden de proximidad al Sol: Mercurio, Venus, Tierra y Marte.

Mercurio – es el planeta localizado más próximo del Sol y también el menor del sistema solar, con un radio de 2.440 km. A pesar de estar más cercano al Sol, Mercurio no es el planeta más caliente, presentando temperaturas en la superficie bastante variables, pero que pueden alcanzar los 427ºC. La principal peculiaridad de Mercurio es que este planeta tiene el mayor núcleo proporcional a la masa, lo que habría sido fruto de una colisión con algún cuerpo celeste hace miles de millones de años, lo que inclusive, dejó su rotación más lenta (equivalente a 59 rotaciones terrestres).

Venus – el segundo planeta en relación al Sol, y por muchos considerado el ‘hermano de la Tierra’. Tiene un diámetro aproximadamente igual al de nuestro planeta, con 6.051 km, habiendo sido formado en el mismo tiempo y de la misma nebulosa que dio origen a la Tierra. Su ambiente es bastante pesado, con una gran cantidad de gas y aire a presión 90 veces más fuerte en comparación con la Tierra. Es el planeta más caliente del sistema solar.

Tierra – es el único planeta en el sistema solar que tiene condiciones para el desarrollo de la vida en la forma en que se conoce, con agua en forma líquida, una atmósfera con gases apropiados y temperaturas suaves, además de una litosfera adecuada. Nuestro planeta tiene una superficie compuesta de alrededor de 70% de agua y 30% de masas continentales, con una corteza terrestres seccionada en varias placas tectónicas, que a su vez son responsables por el dinamismo de las formas terrestres, que igualmente cambia por otros factores como la lluvia, los seres vivos y los vientos. Tiene un radio de 6.371 km y es el más grande entre los planetas rocosos.

Marte – es el planeta rocoso más distante del Sol, siendo también el segundo más pequeño del sistema solar, con un radio de 3.390 km. Se le conoce como el Planeta rojo debido al color provocado por el óxido de hierro, que se deriva de basalto volcánico que constituye la mayor parte de su superficie. Es en Marte donde se encuentra la mayor montaña del Sistema Solar, el Olympus Mons, un volcán extinto con cerca de 27 km de altitud, tres veces mayor que el Everest.

Los planetas rocosos del Sistema Solar son objeto de muchos estudios realizados por los astrónomos, astrofísicos así como astrobiólogos, con el intento de obtener informaciones, ampliar los conocimientos científicos y conocer la Tierra a través de la planetología comparativa.

Recomendado