Saltar al contenido

Los grandes avances tecnológicos de la Revolución Industrial

Barco de vapor

En la primera mitad del siglo XX, los sistemas de transporte y de comunicación desencandenaron las primeras innovaciones como los primeros barcos a vapor (Robert Fulton, 1807), locomotoras (Stephenson, 1814), pavimentos en las carreteras (Mc. Adam, 1819) y telégrafos (Morse, 1836). Además, las primeras iniciativas en el campo de la electricidad como el descubrimiento de la ley de la corriente eléctrica (Ohm, 1827) y el electromagnetismo (Faraday, 1831).

Los inventos tecnológicos promovieron varios sectores del futuro mercado industrial. Las distancias entre personas, entre países, entre los mercados se redujo. Los contactos más frecuentes y regulares permitieron una aproximación más cercana de mundos tan diversos como Europa y Asia.

En la competencia, el sector textil entre británicos y franceses permitió la mejora de telares (Jacquard y Heilmann). El acero se convirtió en uno de los productos más valorados revolucionando la metalurgia y sustituyendo al hierro. En 1856, el horno Siemens-Martin, permitiría el proceso de Bessemer de transformar el hierro en acero. La industria de defensa experimentó avances significativos (Krupp en Alemania) después de la tecnología metalúrgica en sí.

La explosión tecnológica se encontró con un ritmo aún más frenético con la electricidad y los motores de combustión interna. La energía eléctrica aplicada a los motores, desde el desarrollo de la dínamo, dio un nuevo impulso a la industria. Máquinas en movimiento, alumbrado de calles y casas, tranvías, eran algunas de las nuevas innovaciones. El medio de transporte fue más sofisticado, con buques más rápidos.

Por su parte, la industria hidroeléctrica aumentó, el teléfono le dio una nueva dimensión a la comunicación (Bell, 1876), radio (Curie Sklodowska y, 1898), la red inalámbrica (Marconi, 1895), el primer cineasta (hermanos Lumière, 1894) presenta claros signos de la nueva industria consolidada.

Y no podemos dejar de lado, la invención del motor de gasolina en automóviles (Daimler y Benz, 1885), que generaría tantos cambios en el estilo de vida de las grandes ciudades.

El motor diesel (Diesel, 1897) revolucionó y los dirigibles de aire revolucionaban los límites de la imaginación creativa y la tecnología progresaba de forma frenética.

Se entraba así en el siglo XX con la visión del universo completamente transformado por las posibilidades que se presentaron junto al avance tecnológico.

image_pdfimage_print

16 comentarios

  1. Anónimo Anónimo
    Comentario
  2. Anónimo Anónimo
    Comentario
  3. noelis la lokita noelis la lokita
    Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más contenidos

Síguenos en Facebook