Saltar al contenido

Literatura griega moderna

Literatura griega moderna

Tras la caída de Constantinopla en el año 1453, la producción literaria griega se sostuvo casi exclusivamente en las áreas del mundo griego bajo el dominio de Venecia. Así, Chipre, hasta que fue tomada por los turcos en 1571, había producido obras literarias en el dialecto local, incluyendo la crónica local, escrita por Leontios Machairas (Makhairas). En Creta, bajo el dominio de Venecia hasta 1669, hubo un surgimiento importante en el ámbito literario, escrito en el dialecto cretense. Fueron escritas tragedias, comedias, una tragicomedia pastoral y una pieza religiosa basada en los modelos italianos. Geōrgios Chortatzēs era el escritor más importante. En la primera mitad del siglo XVII, el poeta cretense Vitsentzos Kornaros compuso Erotokritos, una epopeya romántica.

En territorio griego, dominado por los otomanos, las canciones populares hicieron un llamamiento a la población y se han convertido en prácticamente la única forma de expresión literaria. Al acercarse el final del siglo XVIII, sin embargo, muchos intelectuales, bajo la influencia de las ideas europeas, trataron de elevar el nivel educativo y la cultura de Grecia y sentó las bases de un movimiento por la independencia. Los participantes en la «Ilustración griega», también abordaron el problema del lenguaje, y cada uno de ellos promovía una forma diferente del griego para ser empleada en la educación. El intelectual principal de principios del siglo XIX fue el investigador clásico Adamantios Koraís que en los textos en lengua griega y de la educación, abogó por un griego moderno «corregido» sobre la base de las viejas reglas.

Periodo posterior a la independencia

El gran renacimiento de la literatura griega se produjo desde la independencia en la década del territorio en 1820. A lo largo del siglo XIX se produjo una discusión acerca de los métodos que debían adoptarse en el lenguaje literario: la katharévousa (también llamado kazarévusa o cazarévusa), variedad cultivada deliberadamente de modo arcaico; o el demótico o caligrafía popular, basado en el lenguaje hablado. Al principio fue la katharévousa la forma más usada, pero en los últimos años triunfó en la poesía popular el demótico, adoptado en todos los géneros literarios desde el comienzo del próximo siglo.

La literatura griega del siglo XIX estuvo bajo el signo de romanticismo, aunque en las últimas décadas ha seguido tendencias alternativas. Había dos escuelas importantes en la poesía: la ateniense y la jónica. Los poetas de la primera, que fue el fundador de líder de Alexandros Soútsos, se distingue por el patriotismo extremo y exacerbado romanticismo. Además Soútsos Panayotis y su hermano, los introductores de la novela en Grecia, las figuras más importantes eran Rangavís Alexandros Rizos, la narrativa y la poesía lírica, el drama y el romance; Roídis Emmanuel, autor de la novela satírica que Papissa Ioanna (1866, La Papisa Juana), un pastiche de la novela histórica, y Pavlos Kalligás y Demetrio Vikelas, que se ocupa de temas contemporáneos.

El máximo representante de la escuela jónica fue Dhionísios Solomos, poeta de gran profundidad filosófica y precursor del grupo de poetas que los atenienses a partir de 1880 reaccionó contra los excesos del romanticismo y del formalismo de la katharévousa.

El movimiento vulgarista aboga por demótico como un lenguaje más adecuado para la creación literaria. Antonios Matesis escribió un drama histórico que fue la primera obra en prosa en demótico. Aristóteles Valaoritis continuó la tradición jónica con largos poemas patrióticos inspirados en las guerras nacionales griegos.

El movimiento vulgarista la literatura, cuyo principal ideólogo fue Jean Psichari, inspiró a poetas a enriquecerse de la tradición popular griega con las influencias externas. Dentro de esta tendencia, Kostis Palamas dominó la escena literaria durante décadas, con una vasta producción de ensayos y artículos, y publicó su mejor poesía entre 1900 y 1910. Ángelos Sikelianós siguió la misma tendencia en su poesía lírica de naturaleza hondamente mística.

En la prosa, el culto folklórico mejoró el desarrollo del cuento popular, escrito originalmente en katharévousa, pero el demótico fue ocupando un espacio más grande en la década de 1890. Estos cuentos, como las novelas de la época, describen escenas de la vida rural tradicional, en parte, idealizadas, en parte, visto críticamente por sus autores.

Geórgios Vizyenós fue el primer narrador griego y el más famoso y prolífico en el género era Alexandros Papadiamantis. La novela El zitiános (1896, El mendigo), de Andreas Karkavitsas, satiriza a la pobreza económica y cultural de la población rural. Desde 1910, este punto de vista crítico se refleja en la prosa de los autores Kōnstantínos Chatzópoulos y Konstantinos Theotokis. Al mismo tiempo, Grigorios Xenópoulos escribió novelas y trabajó especialmente en el género de teatro urbano que había recibido un importante impulso del movimiento vulgarista.

La pérdida de Anatolia en 1922, cuando las aspiraciones expansionistas de Grecia en Turquía se vieron frustradas, finalmente, trajo un cambio radical en la orientación de la literatura griega. Antes de suicidarse, Kóstas Kariotákis escribió poemas sarcásticos sobre la brecha entre los viejos ideales y nuevas realidades.

Nuevas generaciones literarias

La reacción contra el derrotismo de 1922 llegó con la generación de 1930, un grupo de escritores que fortaleció la literatura griega. Abandonaron las antiguas formas poéticas y produjeron novelas ambiciosos que buscaban encarnar el espíritu de la época. Destacan los trabajos de Georgios Seferis, que también escribió ensayos, y Odysséas Elýtis, ganador el Premio Nobel de Literatura en 1963 y 1979, respectivamente. Yannis Ritsos es otro gran poeta contemporáneo.

La generación de 1930, produjo novelas sobresalientes. Entre ellos destacan «I zoí en tafo» (La vida en la tumba), cuenta la vida en las trincheras de la Primera Guerra Mundial escrito por Stratis Myrivílis; «Argo» (1933-1936), obra en dos volúmenes de Yórgas Theotokás sobre un grupo de estudiantes durante la turbulenta década de 1920, y «Eroica» (1937), de Kosmás Polítis, que se ocupa del impacto del amor y la muerte en un grupo de estudiantes.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la literatura estuvo dominada por las novelas en prosa sobre las experiencias de los griegos durante la guerra de ocho años (1941-1949). Iánnis Berátis escribió «To platy potami» (1946, El río de ancho), y entre 1960 y 1965, Tsírkas Stratis había publicado una trilogía donde, con maestría, se recrea la atmósfera del Oriente Medio en la Segunda Guerra Mundial. En el cuento, Dimitris Chatzis retrata de un modo irónico el período antes y durante el conflicto.

El novelista más famoso de la época fue el cretense Nikos Kazantzakis, un superviviente de una generación anterior. En una serie de novelas que comenzó «Víos ke politía tou Aléxi Zorbá» (1946, Zorba el griego) y continuó con su obra maestra El «Christos xanastavronete» (1954, Cristo crucificado), encarna una síntesis de las ideas de diversas filosofías y religiones cuyos personajes se enfrentan a enormes problemas, tales como la existencia de Dios y el propósito de la vida humana. Antes de eso, Nikos Kazantzakis había publicado «Odésia» (1938, Odisea), un poema épico de 33.333 versos que narra la historia moderna de Ulises, insatisfecho, en busca de una vida superior. Pandelis Prevelakis publicó varias novelas filosóficas desde su Creta natal, incluyendo su obra más exitosa, el «Tou illa thanatou» (1959, El sol de la muerte), que muestra a un niño que aprende a hacer frente a la muerte.

Durante la década de 1960, los escritores de prosa han tratado de explorar los factores históricos que fueron la base de la situación social y política. En la novela «To tríto stefáni» (1962; El tercer matrimonio), Kostas Tachtsís, la novelista, cuenta la historia de su vida y expone a la naturaleza opresiva de la familia griega. En prosa breve, en parte ficción, en parte autobiográfica, Yiorgos Ioannou presenta un vívido retrato de Salónica y Atenas, entre los años 1930 y 1980.

Ningún poeta está solo en las generaciones de la posguerra en Grecia, pero Takis Sinopoulos, Míltos Sachtoúris y Manolis Anagnostakis, marcados por su experiencia en la guerra durante los años 1940, se encuentran entre los más respetados.

Escribe el primer comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Más contenidos

    Síguenos en Facebook