Escuelapedia.com Historia Levantamiento de los bóxers

Avisos google

Levantamiento de los bóxers

Levantamiento de los bóxers

El levantamiento de los bóxers (1899-1900), también llamado Movimiento Yijetuan, fue un movimiento popular anti-occidental contra los cristianos en China.

La sociedad secreta de los Puños honrados y armoniosos (Righteous and Harmonious Fists), que se oponía a la expansión extranjera, sostenía que con el entrenamiento adecuado, incluyendo el ritual de boxeo chino (Suai Jiao), sus miembros podrían ganar los occidentales, más avanzados tecnológicamente y dotados de armas de fuego.

A finales del siglo XIX se produjo una gran frustración popular en China que, en 1898, salió a la luz a través de la Rebelión de los Bóxers, compuesta por chinos practicantes de artes marciales. Bajo la creencia popular, los bóxers tenían inmunidad mágica a las balas de fuego. Los bóxers se enzarzaron en una campaña violenta contra los extranjeros, atacando a diplomáticos y cristianos y asaltando ferrocarriles, líneas telegráficas y escuelas occidentales.

El movimiento comenzó en la provincia de Shandong y tenía sus raíces en la pobreza y el desempleo rural, cuya responsabilidad fue atribuida a las importaciones procedentes de Occidente. Impulsados hacia el oeste, los misioneros, chinos y cristianos, además de aquellos que poseían bienes extranjeros, fueron atacados también. El movimiento fue apoyado por la emperatriz Cixi (Tseu-Hi) y algunos gobernadores provinciales.

En el auge de la insurrección, en agosto de 1900, se saldaron más de 230 extranjeros muertos y miles de chinos cristianos por un número desconocido de rebeldes y simpatizantes. Para sofocar la rebelión, se organizó una fuerza internacional colonialista (Alianza de las Ocho Naciones), compuesta de 20 mil soldados rusos, americanos, británicos, franceses, japoneses, alemanes, del imperio Austro-Húngaro e italianos, que fue enviada para ocupar la sede imperial, desencadenando la rendición el 14 de agosto de 1900 y acabando con la ocupación y saqueo la capital.

Las fuerzas extranjeras impusieron pesadas indemnizaciones en efectivo, además de mayores derechos sobre China. La monarquía se salvó aceptando liquidar las sociedades secretas y con el pago de una indemnización de guerra. Para consolidar la autoridad internacional, los colonialistas forzaron a que los chinos ejecutaran sentencias de muerte sobre los principales líderes que encabezaron la rebelión.

El levantamiento de los bóxers hizo que aumentase la interferencia extranjera en China.

Contenidos recomendados
Recomendado