Escuelapedia.com Historia Legado de la civilización romana

Avisos google

Legado de la civilización romana

Antigua Roma
De manera aceptada, tenemos en la historiografía moderna una cadena de procesos que construyeron la Edad Media y cómo la decadencia del imperio romano favoreció a esa transición. Debemos entender ahora cómo la fase final de Roma influyó en el período medieval que le sucedió en el tiempo. La caída del imperio romano nos da una idea representada del surgimiento de la nueva era. La decadencia de la civilización produjo una época marcada por la retracción de la civilización a mediados del siglo V.

Gran parte del mundo durante el siglo II fue dominado por el Imperio Romano y su fuerza imperialista a través de los continentes abarcando una gran extensión. La situación política que manejaba era muy inestable y cambiante.

La muerte de Marcus Aurelius Commodus Antoninus marca el fin de la edad de los antoninos, dando comienzo a un periodo de incertidumbre y crisis. Después de esta dinastía, se produjo un aumento considerable de luchas contra los bárbaros que se superponían a los problemas de sucesión del poder. El imperio de Roma entraría en el siglo III en varias guerras civiles que afectarían al sistema interno de la civilización. La mayoría de los pretendientes al trono de Roma eran generales de los ejércitos tratando de imponer una anarquía militar.

En 285 d.C, aparece Diocleciano, uno de los grandes reformistas del imperio romano junto a la figura de Constantino, que se volvió emperador. La política practicada por los reformistas permitió un mayor control del Estado, de sí y de sus atacantes, la división en regiones administrativas y la separación de este del oeste. También instituyó una forma de gobierno basada en la opresión de todos los que vivían en su territorio. Se desarrollaron leyes que favorecerían la base de principios de la Edad Media. Así, unidad política y centralización se volvió parte de la influencia para la adaptación de llamado sistema feudal.

Otro factor importante que se produjo en la política en ese momento fue la adopción del cristianismo por Constantino, que ya no podía negar la fuerza que tuvo la religión cristiana dentro del imperio, con lo que las razones para mantener la unidad romana cambio de enfoque. Los cambios en las políticas introducidas a lo largo de este período no se pueden pensar si no es en conjunto con el cambio económico y social que causaron.

Con la separación del imperio en Occidente y Oriente, se observó una creciente desigualdad entre ambas partes. El mundo occidental romano estaba sufriendo cada vez más la presencia de los bárbaros y los cambios políticos impuestos desde Diocleciano. La destrucción causada por las guerras civiles e invasiones del siglo. III de nuestra era parecen haber sido particularmente graves en la Galia, sin duda porque esta fue una de las partes más ricas y más productivas económicamente de Occidente y por lo tanto, una región vulnerable. Con la parte occidental muy afectada económicamente, podemos ver que la economía natural pasó a tener un carácter más efectivo en la vida del ciudadano romano, tirando de forma intensa, el foco de la economía centrada en el oro.
La parte oriental de los romanos se había adaptado mejor a la nueva realidad impuesta por las reformas. Merece la pena destacar que Constantinopla logró escapar varias veces de las capturas probablemente por el soborno a los atacantes con riquezas y oro, al paso que el lado occidental tenía que vencer las dificultades sin esa ventaja.

Uno de los hechos más decisivos en las reformas del imperio fue la creación de la imposición de duros impuestos y medidas relacionadas con el aparato del Estado para asegurar su recepción. Con la violenta represión de la libertad individual, el hombre libre se convirtió en un siervo del Estado. Apareció la servidumbre. El ideal grecorromano de una comunidad de ciudadanos libres había desaparecido por completo.

Volviendo a la esfera económica y la cuestión del desarrollo de la economía natural, nos damos cuenta de que se basa en la autosuficiencia en el intercambio comercial y ahora, por desgracia para el estado en impuestos. Por lo tanto, a pesar de las reformas de Diocleciano y Constantino, el movimiento de la economía de repulsión monetaria no podía ser parado y el impuesto sobre la tierra se paga en especie a menudo.

Frente a esta opresión creciente, donde los colonos ya no eran capaces de producir otra cosa que lo que eran suficientes para pagar los impuestos, vemos una vez más que la estructura terminó por un colapso total interno. Lo que ocurrió después fue que un número creciente de agricultores en dificultades para aceptar la protección de los potentados feudales, prácticamente se entregaron a la servidumbre. Todo ello serviría como parte característica para la extinción de una clase media y la desaparición de pequeñas fincas. Así, podemos concluir que la desaparición de la civilización romana dejó un ideal como legado durante la Edad Media.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado