Avisos google

Lava

Lava Lava es el nombre que recibe el material geológico en fusión con temperaturas generalmente entre los 600 ºC y 1250 ºC, que expulsa un volcán durante una erupción. Aunque en función de su composición y temperatura la lava pueda tener una viscosidad superior a 100.000 veces la del agua, algunos tipos de lava, pueden ser bastante fluidos (como en el caso de las erupciones efusivas) y llegar a recorrer varios kilómetros antes de solidificarse.

La lava deriva directamente del magma, el material en fusión hallado debajo de la superficie terrestre en la cámara magmática.

El término lava fue por primera vez utilizado por el médico y naturalista Francesco Serao (1702–1783) en una nota sobre la erupción del Vesubio que tuvo lugar entre el 14 de mayo y 4 de junio de 1737.

La lava es roca volcánica o líquido viscoso que alcanza la superficie de la Tierra durante las erupciones del volcán.

Las lavas pobres en sílice se denominan lavas fluidas y presentan una constitución básica y composición química semejante a las rocas basálticas. Las lavas fluidas recorren grandes extensiones durante su derramamiento, acomodándose a las irregularidades del terreno durante su trayecto.

Las lavas ácidas son ricas en sílice, son viscosas y tienen movimientos cortos y gruesos. No llegan a tener un desplazamiento extenso. Su composición química es semejante a la de rocas graníticas.

La velocidad de la efusión de lava, principalmente depende de su viscosidad y de otros factores como la topografía del terreno, la cantidad de lava derramada, entre otros factores.

Por lo tanto se puede decir que la velocidad de funcionamiento de la lava, así como el tamaño del derrame, son altamente variables. El espesor puede llegar a 30m a 40m y hasta 10 metros en las depresiones de terreno plano. La cantidad de lava también es muy variable, desde unas pocas decenas a cientos de millones de metros cúbicos. Cuando la lava es fluida su movimiento es similar al de un líquido.

El enfriamiento y la consolidación de la lava, se lleva a cabo por la radiación de calor, pudiendo permanecer con elevadas temperaturas o fundidas en el interior del derrame durante mucho tiempo. En lavas muy espesas, el tiempo de enfriamiento total puede llevar decenas o hasta centenas de años. La formación de estos diferentes tipos de lava depende directamente del grado de viscosidad y la cantidad de los gases contenidos en el mismo.

Contenidos recomendados
Recomendado