Escuelapedia.com Varios Las rivalidades entre gemelos

Avisos google

Las rivalidades entre gemelos

Rivalidad entre gemelos

Es común hablar del vínculo especial entre los gemelos, de su relación profunda e incomprensible para quien no es gemelo y hasta de la seguridad emocional que surge de esa relación. Es menos común hablar de la rivalidad y de los sentimientos negativos entre ellos que, obviamente, también existen. Una cosa es compartir un día de años, otra es compartir el juguete que alguien acabó de dar; otra es considerar que el juguete de uno es mejor que el del otro. Muchas veces, ‘madre’ o ‘padre’ no son las primeras palabras de estos bebes – la primera es ‘mío’.

Es importante tener en cuenta que va a ser así y que es un comportamiento actual. De hecho, los primeros años de vida de los gemelos son a menudo difíciles para los padres debido a la lucha constante, que puede ir desde relativamente comedida a muy agresiva. La mordida es, de hecho, característica de los gemelos. Por eso se escribe mucho sobre este asunto en revistas especializadas. Lo que normalmente se sugiere a los padres es – además de paciencia – tener siempre en consideración los sentimientos profundos de celos e inseguridad que siempre están detrás de las luchas por un juguete.

Luchar por un privilegio es luchar por el dominio, es luchar por imponer quién es más fuerte, más inteligente, mejor y más amado. Es una competición. Así, la mejor estrategia parece ser de ayudar a los gemelos a verbalizar esos sentimientos antes incluso de la lucha comenzar. Una buena forma será haciendo que el adulto hable de los momentos en que tuvo, él mismo, sentimientos de rabio y celos, haciéndolos de este modo aceptables a los ojos del niño. Otra forma eficaz será evitar la opinión (‘no tengas celos que es feo’ es definitivamente un comentario a eludir).

Sin embargo, es otra, muy importante, no minimizar lo que está pasando en el corazón del niño diciendo: «eso no es motivo para sentir lo que sientes.» El niño, como un adulto, no controlas tu sensación-en todo caso, queremos ayudarle a controlar su comportamiento, que es algo muy diferente. Mucho más eficaz y saludable, con un tono simpático, comentario «Veo que te sientes muy enojado por esto» que abre la posibilidad para que el niño hablar de lo que sientes.

Al mismo tiempo, otro todavía importante es no minimizar lo que sucede en el corazón del niño diciendo: ‘Eso no es razón para sentir lo que sientes’. El niño, tal como el adulto, no controla sus sentimientos – cuando mucho, queremos ayudar a que controle su comportamiento, que es algo muy diferente. Mucho más eficaz y saludable será decir, con un tono comprensivo: ‘Estoy viendo que estáis peleando por causa de esto…’, comentario que abre la posibilidad al niño de hablar sobre lo que siente.

Un factor que emerge en varios estudios como crucial es el tiempo que cada gemelo tiene que estar a solas con sus padres. Si todos los niños buscan y necesitan la atención de los padres, es fácil ver que muchas veces los gemelos no tienen nunca momentos de atención exclusiva. Ese hecho, dice quien estudia estos comportamientos, puede resultar en una mayor necesidad de llamar la atención a través del comportamiento agresivo.

Trate de hacer tiempo para cada gemelo durante el día o la noche, antes de acostarse. A menudo es posible ‘dividir’ los gemelos entre el padre y la madre. Otras veces, durante el día, podrá uno de ellos quedar con alguien de la familia o amigo, mientras lleva el otro a pasear. Al día siguiente, alterne. Así, puede verse que los gemelos agradecen finalmente este campo y hecho bien (factor primordial) plantearse una posible separación, siempre bien preparada y gradual, en un esfuerzo integrado entre varios actores intervinientes (docentes, padres…).

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Otras materias disponibles
Recomendado