Escuelapedia.com Historia Las pirámides egípcias

Avisos google

Las pirámides egípcias

Piramides egipcias
Cuando pensamos en grandes obras en la historia de la humanidad, casi siempre recordamos las pirámides del antiguo Egipto. Pero, ¿cómo se construyeron las pirámides? ¿Por qué fueron construidas? ¿Y cuál es el significado de las pirámides de los egipcios?

Vamos a responder estas preguntas y así descubrir la historia de estas construcciones egipcias tan misteriosas que suscitan numerosas teorías todavía hoy en la actualidad. Las tres pirámides principales que han llegado a nuestra civilización contemporánea son la pirámide de Micerino (aproximadamente construida en el 2471 a.C.), la pirámide Kefrén (hacia alrededor del 2500 a.C.) y la pirámide de Keops (aproximadamente en el 2530 a.C.). Estos tres monumentos constituyen uno de los elementos históricos clave del antiguo Egipto, revelándonos detalles acerca de la organización de la sociedad egipcia, técnicas de construcción, conocimientos arquitectónicos y saber matemático de esa civilización.

Para los egiptólogos (eruditos del antiguo Egipto), las pirámides no fueron construidas por esclavos, sino por los trabajadores que recibieron un pago compensatorio – diferente de los actuales salarios de trabajadores. Cada pirámide exigió enormes cantidades de trabajadores en la producción y el desplazamiento de bloques de rocas que pesaban más de una tonelada (1000 kilos). El tiempo para la construcción de las pirámides era largo – a veces una pirámide empezó a ser construido durante el reinado de un faraón (dirigente religioso y político principal del antiguo Egipto) y terminó muriendo antes del final de la construcción.

La muerte y el rito de transición eran extremadamente importantes para los egipcios: la vida sería eterna y no la muerte; esto sería un pasaje para el retorno de la vida. Las tumbas eran importantes para la civilización egipcia, porque representaban la morada de la vida eterna – cuando la persona regresase de la muerte, la tumba sería su nuevo hogar.

De las tumbas simples a las más sofisticadas, los egipcios siempre daban una gran atención para sus muertos. Por tanto, las pirámides eran construidas para ser la tumba del faraón, es decir, el cuerpo del faraón sería allí preservado hasta regresar de la muerte, para vivir eternamente.

Cuando se produjo la muerte de un faraón, todos sus empleados, sacerdotes, escribas y animales domesticados fueron sacrificados y colocados en las pirámides (tumbas) junto con el cuerpo del faraón. Además, todos los objetos valiosos, joyas y ornamentos fueron colocados en la pirámide. Esto se hizo para que el Faraón encontrase todos sus bienes a su regreso a la vida. Generalmente las tumbas de los faraones eran de difícil acceso para evitar robos y saqueos.

La preocupación con la muerte y con el retorno a la vida para los egipcios fue realizada como un estilo de vida. La civilización egipcia desarrolló la técnica de momificación, que tuvo como su principal propósito la preservación de cuerpos momificados pues cuando volvieran a la vida, sus cuerpos estarían conservados.

La pirámide, además de las tumbas de los faraones, también ostentaba y exaltaba el poder del faraón que la había construido a través de u grandiosidad monumental y arquitectónica. En otras palabras, la construcción de una pirámide por un faraón era símbolo de poder.

Contenidos recomendados
Recomendado