Escuelapedia.com Historia Las influencias germánicas y romanas en el occidente medieval

Avisos google

Las influencias germánicas y romanas en el occidente medieval

Influencias barbaras

En el estudio de la transición desde la antigüedad a la edad media estamos acostumbrados en señalar el proceso de las invasiones bárbaras como los grandes principios del mundo medieval. Así, tenemos la impresión engañosa de que este hecho histórico ha generado un fenómeno de la sustitución de costumbres dentro de Europa. En otras palabras, la cultura de la civilización romana moriría para dar lugar a las rudimentarias costumbres de los bárbaros.

Contrariamente a esa idea, podemos destacar claramente cómo hay algunas permanencias de origen germánico y clásico que permanecen en medio de las profundas transformaciones de la edad media. Así, podemos ver que el consolidado ideal renacentista que coloca la edad media como el momento de interrupción de la cultura grecorromana, puede ser observado en otra perspectiva.

Entre los germánicos tomamos nota de la cuestión del individualismo como una de las bases de su cultura política. Los clanes guerreros tuvieron gran autonomía y, en tiempos de paz, no había ninguna ley que pudiera estar por encima de la responsabilidad que el individuo tenía sobre sus acciones. De esa manera, cada jefe de familia tenía autoridad para establecer las leyes sometidas a su familia. La mayor experiencia de organización política observada entre los alemanes se daba durante la formación del comitatus.

El comitatus era un tipo de organización política temporal que se emprendió durante la ocurrencia de cualquier guerra o conflicto. Un jefe de guerra fue designado para comandar un grupo de soldados organizado contra la invasión de otro pueblo guerrero. En este acuerdo, el jefe del grupo militar prometió defender los intereses de sus subordinados. A cambio, prometió obedecer las decisiones del jefe guerrero. Este tipo de relación social establecida por lealtad influía en la creación de relaciones de servidumbre; y de soberanía y vasallaje, presentes en la edad media.

La economía de los pueblos germánicos también estableció una serie de prácticas que se han desarrollado dentro de los feudos. La producción de la riqueza se concentró en el uso de las tierras cultivables. La producción agrícola, de pastoreo y la caza eran las principales actividades desarrolladas. La lógica de la producción no se centró en la acumulación, sino para la subsistencia de la población local. El comercio se hizo en baja cantidad, siendo la gran parte efectuada a partir de intercambios naturales.

Otro rasgo característico de la cultura germánica en introducirse en la Europa Medieval tiene que ver con la organización social. Dividida entre guerreros, libres y esclavos, la sociedad germánica carecía de mecanismos capaces de permitir el ascenso social de las personas. En la sociedad medieval esa misma inmovilidad fue justificada por influencia cultural e ideológica ejercida por la iglesia dentro de los feudos.

Entre los romanos, los cambios provocados por la crisis de la sociedad esclavista trajeron una serie de prácticas que también se establecen en el mundo medieval. La crisis agrícola promovida por falta de esclavos alentó a la división de grandes haciendas en las villas que se dedicaban al consumo local y habían distribuido sus tierras entre los inquilinos que dieron parte de su producción al propietario de la tierra.

Además, la desintegración de las clases sociales romanas y la ruralización de la población trajeron la formación de nuevos grupos sociales. Los colonos, que arrendaron la tierra a un gran propietario, podrían ser ex esclavos, plebeyos y clientes que ya no podrían servirse de la asistencia del Estado, del poder económico de un señor o de prácticas económicas asociadas al comercio. Esta transformación proporcionó la aparición de la clase servil de la Edad Media.

Desde el entrelazamiento de estas características de los pueblos romanos y germánicos podemos tener una mayor comprensión de cómo las edades y las prácticas feudales se instituyeron dentro de un período histórico determinado. De hecho, los rasgos predominantes del sistema feudal se consolidaron desde el siglo IX. Entre los siglos XII y XV el predominio del sistema feudal perdió espacio para otro conjunto de transformaciones que abrieron la puerta para la formación de las sociedades modernas.

Recomendado