Escuelapedia.com Historia Las fuentes históricas

Avisos google

Las fuentes históricas

Las fuentes históricas

Cuando nos fijamos en la organización del tiempo de trabajo y de las informaciones históricas en un libro de texto, pensamos en todo el proceso que implicó la fabricación del material disponible para el estudio. El pasado, como un objeto de estudio, no está debidamente organizado y analizado en todas sus dimensiones. Para poder conocerlo, el historiador debe salir en busca de las huellas que pueden proporcionar información y respuestas a su ejercicio de investigación.

Bajo este aspecto, debemos señalar que el historiador debe estar buscando fuentes constantes y regulares que hacen que su contacto con las experiencias que han sido consumadas con el tiempo. Fuera de este tipo de acción, la investigación histórica estará sujeta a la producción de suposiciones y juicios que están fuera de compromiso del historiador en dar voz a la vez que observa e investiga. Por lo tanto, las fuentes históricas aparecen como elementos de suma importancia en tal camino de objetividad.

Contrariamente a lo que pueda parecer, el reconocimiento y el uso de una fuente histórica particular son naturalmente llevados a cabo por aquellos que están en busca del pasado. Dependiendo de los intereses y las influencias que marcan la trayectoria del historiador, tomamos nota de que las fuentes históricas pueden emplearse o no en su trabajo. De este modo, entendemos que ningún historiador tendrá la capacidad o la voluntad para el uso de todas las fuentes posibles relacionadas con un evento en particular o un tema de escape.

Durante mucho tiempo, los historiadores creían que el pasado no podría ser reconocido para fuera de las fuentes escritas oficialmente. Tal criterio, que se mantuvo hasta el siglo XIX llegó a determinar que el tiempo en que la escritura no fuera dominada por el hombre o las sociedades que no dominaron tal técnica no podrían tener su pasado escrito. Siendo así, el trabajo de varios historiadores estuvo preso a los documentos o fuentes escritas. En el siglo pasado, la acción de otros historiadores y el desarrollo de nuevas formas de estudio fue gradualmente revelando que el conjunto a ser trabajados por el historiador, pudiendo muy bien extrapolarse al mundo alfabetizado. A partir de entonces, fuentes de naturaleza visual, oral y sonora fueron incorporadas al conjunto de compresión del pasado. Con eso, observamos que determinados temas históricos tuvieron su discusión renovada y ampliada a otros niveles.

Lógicamente, no podemos dejar de señalar que el uso de diferentes fuentes emprendió el reconocimiento de nuevos desafíos para el oficio del historiador. Por otro lado, ofreció al historiador y al público interesado una oportunidad de renovar y determinar el crecimiento de la producción técnica, científica y didáctica acerca del asunto. De hecho, el siglo XX fue marcado por un volumen de publicaciones de temas históricas nunca antes observados en cualquier otro tiempo.

Contenidos recomendados
Recomendado