Escuelapedia.com Historia Las características del Renacimiento

Avisos google

Las características del Renacimiento

Las características del Renacimiento

El término Renacimiento es acostumbradamente utilizado significando un súbito revivir de la cultura clásica grecorromana en el siglo XIV. En realidad, este periodo fue la profundización de una serie de ‘renacimientos’ desencadenados desde el siglo XI, pues la influencia griega y romana se hizo sentir durante toda la Baja Edad Media. La influencia de la cultura grecorromana sobre el Renacimiento, tanto en relación a los temas de inspiración como a las formas de composición, es marcante. Sin embargo, es necesario señalar que el Renacimiento repitió pura y simplemente la cultura clásica. Al contrario, la reinterpretó a la luz de una nueva época.

A groso modo, el hombre renacentista se caracterizó por el individualismo, racionalismo, optimismo, naturalismo y hedonismo (pasión por los placeres mundanos). Esas características se contraponen a las del hombre medieval, pues encarnaban la visión del mundo del nuevo burgués enriquecido, opuesta a la moral y ética de la aristocracia medieval.

El repudio a los ideales medievales es otra de las características renacentistas: la caballería, una de las más importantes instituciones de la Edad Media, entró en declive con la llegada de la pólvora y de las armas de fuego, y sus ideales son satirizados por Cervantes en la obra Don Quijote. Maquiavelo, en El Príncipe, ataca a la subordinación de la política a la religión y el ideal de un gobierno con poderes limitados. También la escolástica, filosofía de la Baja Edad Media, es repudiada en el Renacimiento tanto por los idealistas de la escuela neoplatónica de Florencia como por los realistas de la escuela de Padua.

El término humanismo es originario del latín humanus y quiere decir cultivado. En sentido amplio, el humanismo implicaba la total valorización del hombre y a través de él se implantaba una concepción antropocéntrica (tomando al hombre como centro del Universo), contraponiéndose al teocentrismo (Dios como centro del Universo) medieval. El hombre pasaba a encararse como medida común de todas las cosas.

La cultura renacentista se expandió bajo la protección y la financiación de los poderosos de la época. Comerciantes, banqueros, papas, formaban esa élite que mantenía a los intelectuales y artistas renacentistas, siendo denominados mecenas. El mecenazgo tenía su contrapartida en la elaboración de una cultura vinculada y comprometida con los ideales y la visión del mundo, todavía poco madurados, de la naciente y próspera burguesía.

Considerándolo todo, el Renacimiento fue el periodo de la historia europea caracterizado por un renovado interés por el pasado grecorromano clásico, especialmente en sus apreciaciones sobre el arte.

Contenidos recomendados
Recomendado