Escuelapedia.com Ciencias Las capas de la piel

Avisos google

Las capas de la piel

Las capas de la piel

La piel es el órgano más grande en el cuerpo humano y es responsable de varias funciones esenciales para su funcionamiento. Es este órgano que nos ayuda no a perder el agua, además de impedir la penetración de diversos agentes patógenos y proteger contra la radiación. Cabe recordar que en la piel se encuentran los receptores de frío, calor, presión, entre otros. Siendo así, ella también es responsable por la percepción de algunos estímulos.

Generalmente dividimos la piel en dos capas principales: la epidermis y la dermis. La epidermis, que es la capa más superficial, está formada por tejido epitelial, además de ser avascularizada. Se compone de varias capas, que son: estrato córneo, estrato lúcido, estrato granuloso, estrato espinoso y estrato germinativo.

El estrato córneo es la capa más externa de la epidermis. En él están presentes las células muertas, con gran cantidad de queratina, que se descaman continuamente. La espesura del estrato córneo es determinada de acuerdo con el estímulo que recibe. La suela de los pies, por ejemplo, presenta una mayor capa en comparación con región del vientre. Los callos son resultado del estímulo constante de esa región de la epidermis.

Posterior al estrato lúcido encontramos el estrato granuloso, capa formada por células que acumulan granos. Esas estructuras en el interior de la célula son las sustancias precursoras de queratina.

En secuencia, tenemos el estrato espinoso, que presenta células poliédricas. Esas células son unidas en virtud de la presencia de proyecciones citoplasmáticas, de la gran cantidad de desmosomas y de una sustancia encontrada entre las células que es formada principalmente por glicoproteínas y lipoproteínas.

Finalmente, está el estrato germinal o basal, la capa más interna de la epidermis. Es en ella que las células se someten a la división celular, así que es la capa responsable de la formación de las capas superiores y, en consecuencia, la renovación de la epidermis.

En las células del estrato germinal, están también los melanocitos, células extremadamente importantes. Estas son las responsables de la producción de melanina, pigmento que actúa en la protección contra los rayos ultravioletas, además de dar color a la piel.

Una característica importante de las células epidérmicas es que, conforme se alejan de la capa germinal, tiende a aumentar su cantidad de queratina. En consecuencia, la resistencia mecánica de las células de la epidermis es mayor en las capas superficiales.

Justo debajo de la epidermis, está la dermis, capa responsable por nutrir la epidermis, entre otras funciones. Ella es formada por tejido conjuntivo y, diferentemente de la epidermis, es vascularizada y contiene nervios, además de los folículos pilosos y glándulas sudoríparas y sebáceas. Esa capa es rica en fibras de colágeno y elastina, lo que garantiza rigidez y elasticidad.

Entre la dermis y la epidermis, está la membrana basal, que es producida por las dos capas. En esa membrana se encuentran moléculas de adhesión y fibrillas que penetran en la dermis y garantizan la continuidad de esos estratos.

La dermis, así como la epidermis, presenta capas. La capa papilar es la más superior y presenta depresiones que aumentan la superficie de contacto entre la dermis y la epidermis. La capa más inferior es la reticular, en ella están localizados los vasos sanguíneos y linfáticos, así como las terminaciones nerviosas, glándulas y los folículos pilosos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado