Escuelapedia.com Ciencias La toxoplasmosis

Avisos google

La toxoplasmosis

La toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el protozoo Toxoplasma gondii y que afecta a la gran mayoría de las personas de forma benigna, crónica y asintomática.

Sin embargo, esta enfermedad zoonótica puede causar daño neurológico y ocular que puede dejar secuelas como ceguera, retraso mental y malformaciones congénitas.

Modos de transmisión de la toxoplasmosis

El Toxoplasma gondii está presente en prácticamente todas las especies de aves y mamíferos, que actúan como huéspedes intermediarios, mientras que los huéspedes definitivos son los gatos, principalmente los gatos domésticos.

Los seres humanos y los animales se infectan principalmente a través de los alimentos vegetales contaminados con oocistos (huevos) y alimentos de origen animal, sobre todo los productos de porcinos y ovinos con cistos.

La transmisión puede ocurrir a través de las siguientes maneras:

  • A través de la placenta, de la madre infectada para el feto;
  • Las transfusiones de sangre;
  • Los trasplantes o accidentes en los laboratorios;
  • La ingestión de cistos presentes en las carnes crudas o poco cocidas;
  • La ingestión o inhalación de oocistos presentes en el suelo, los alimentos y las heces;
  • Manejo de heces de gato sin higienización posterior.

Síntomas de la toxoplasmosis

Los principales síntomas de la toxoplasmosis se caracterizan por problemas oculares, musculares, articulares, cardíacos y cerebrales, aunque en la mayoría de los casos la enfermedad no se manifiesta, asumiéndose benigna.

Sin embargo, cuando la toxoplasmosis se adquiere por vía transplacentaria, durante la vida intrauterina, provoca lesiones graves.

Toxoplasmosis congénita

La toxoplasmosis congénita es el resultado de la infección materna durante el embarazo y puede presentarse en el período neonatal, en los primeros meses de vida y en la infancia y la adolescencia, con los siguientes síntomas:

  • Hidrocefalia;
  • Convulsiones;
  • Calcificaciones cerebrales y atrofia cerebral;
  • Aumento del tamaño del bazo y el hígado;
  • Anemia causada por la destrucción de las células rojas de la sangre;
  • Cambios oculares.

Toxoplasmosis adquirida

La toxoplasmosis adquirida se produce a través de la ingestión del parásito y otras formas de infección. Individuos inmunocomprometidos, como los portadores de SIDA, pueden tener manifestaciones graves que pueden ser fatales.

Cuando llega a los adultos, toxoplasmosis presenta los siguientes síntomas:

  • Fiebre;
  • Malestar;
  • Postración;
  • Dolores de cabeza;
  • Dolores musculares.

Por lo general, la toxoplasmosis no perjudica a los adultos, pero puede causar complicaciones como inflamación en la retina y coroides en el ojo, que puede progresar a ceguera.

Diagnóstico de toxoplasmosis

El diagnóstico de la toxoplasmosis congénita y la toxoplasmosis adquirida suele hacerse mediante la detección específica de anticuerpos a través de pruebas serológicas que detectan los anticuerpos de la clase IgG, IgM e IgA.

Tratamiento de la toxoplasmosis

El tratamiento de la toxoplasmosis consiste eliminar rápidamente el parásito para evitar su proliferación, combatir la inflamación para prevenir secuelas y evitar recaídas, además de prevenir o mitigar la aparición de la enfermedad en los fetos de las madres infectadas en el embarazo.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado