Escuelapedia.com Historia La situación de la mujer en la Edad Media

Avisos google

La situación de la mujer en la Edad Media

Mujer-Edad-Media
Hablando sobre la situación de las mujeres en el pasado, muchos avanzan por un discurso lineal en el que muchos hechos, las experiencias históricas y los valores son simplemente abandonados. A menudo, las mujeres tienen reservado el signo de la sumisión por esta interpretación equivocada u omisa. En el caso de la Edad Media, siendo considerado como el momento de la oscuridad, tenemos la impresión de que la religión apareció para fortalecer aún más este tipo de lectura superficial.

Al final de la antigüedad, la figura de la mujer se colocó en muchas situaciones de superioridad con respecto a la población masculina. En muchas culturas, las mujeres eran vistas como especialmente capaces de realizar ciertos hechizos y recibir el favor de los dioses. Bajo la mirada de la cristiandad muy pronto, vemos que los informes acerca de Jesucristo reforzaron la idea de que el Mesías sería de gran valor la participación de las mujeres en los eventos importantes y que su lugar no podría ser descartado.

Durante la difusión del cristianismo, esta aura poderosa y mágica de las mujeres fue combatida por muchos clérigos, quienes reafirmaron la igualdad entre hombres y mujeres. En general, tomando los géneros como criaturas de la misma divinidad, la supuesta superioridad de las mujeres era vista como una falsedad que iba en contra de la acción divina.

En la medida en que el celibato se convirtió en una de las demandas más importantes de la organización jerárquica de la Iglesia, percibimos que la desvalorización femenina formaba parte de una estrategia para la formación de una organización eclesiástica. Eva, vista en parte como el pecado original, es una de las razones que acercaban a la mujer al pecado. Del mismo modo, fue la mujer que le pidió la cabeza de San Juan Bautista y que descubrió el secreto de Sansón y lo entregó a su humillante muerte.

Sin embargo, desde la Edad Media, vemos que este proceso de devaluación, se transformó con la visión de la Virgen María como una forma de renovación. Enfrentando diversos desafíos en favor del joven salvador, esa mujer cambió la forma de mirar hacia lo femenino. No es coincidencia, vemos que la devoción a María, la canonización de las mujeres en prisión y conventos aumentó significativamente con este tipo de reinterpretación.

Dadas las condiciones sagradas de la Santísima Virgen, la figura de María Magdalena también fue colocada como una opción más accesible a los cristianos de la época. La mujer puede arrepentirse de sus pecados y así establecerse como una figura positiva y modélica del cristianismo. De hecho, vemos que el aislamiento no correspondía a la existencia de algunas mujeres intelectualizadas e independientes que circularon durante la Edad Media.

Como un período histórico tan extenso, es difícil abarcar todas las visiones de la mujer en ese tiempo. Sin embargo, a través del refuerzo cristiano, se puede apreciar que lo femenino había tenido papeles destacados más allá de los meros prejuicios antiguos. Sin lugar a dudas, las mujeres medievales son muchas, variadas y dinámicas, tantas como las diversas manifestaciones de los tiempos en que vivían.

Recomendado