Avisos google

La sífilis

La sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), infecciosa, causada por la bacteria Treponema pallidum. Afecta a todo el cuerpo y tiene evolución lenta, con periodos de inicio agudo y períodos de latencia (sin manifestaciones).

Si no es tratada en sus primeras etapas, la sífilis puede comprometer todo el cuerpo, especialmente la piel, los ojos, los huesos, el corazón y el sistema nervioso.

La sífilis se divide en primaria, secundaria y terciaria, de acuerdo a su evolución. La sífilis congénita se presenta cuando la enfermedad se transmite de la madre al feto.

Sífilis primaria

La sífilis primaria se caracteriza por ser una lesión ulcerada (chancro) que causa poco o ningún dolor, por lo general única, con la base endurecida, lisa y brillante, con secreción de líquido, transparente y escasa.

En las mujeres, puede surgir en los labios, la vagina, el clítoris, el perineo y el cuello uterino, mientras que en el hombre la enfermedad puede ocurrir en el glande y el prepucio.

La úlcera se acompaña de tumores en la ingle que no causan dolor y aparece 2 a 3 semanas después de la relación sexual sin protección con una persona infectada.

Después de 3 a 4 semanas, la herida desaparece espontáneamente sin dejar cicatriz, otorgando al individuo una falsa impresión de ser sanado.

Sífilis secundaria

Si no se trata, la sífilis progresa a la etapa secundaria, después de 4 a8 semanas de la aparición del chancro. La fase secundaria se caracteriza por la diseminación de las bacterias en el cuerpo.

Aparecen manchas rojizas en la piel de todo el cuerpo, incluyendo las palmas y plantas, con fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, pérdida del apetito, malestar general y los ganglios linfáticos inflamados.

Los síntomas en esta etapa también desaparecen por sí mismos, devolviendo a la persona infectada la falsa idea de curación. A partir de la etapa media, la sífilis puede permanecer latente (asintomática) durante un largo periodo y evolucionar hasta la etapa terciaria.

Sífilis terciaria

La etapa terciaria de la sífilis se caracteriza por manifestaciones graves en los órganos afectados. Puede causar meningitis, parálisis de los nervios y la obstrucción de los vasos sanguíneos en el cerebro, con el riesgo de ceguera y accidente cerebrovascular (ACV).

La enfermedad afecta a la médula espinal, causando la pérdida de los reflejos y la sensibilidad de los miembros y puede llevar a la parálisis. En el sistema cardiovascular, la sífilis compromete el trabajo de las válvulas del corazón y puede dañar la aorta y las arterias grandes.

Sífilis congénita

La sífilis congénita se transmite de la madre infectada al feto y puede causar aborto involuntario o malformaciones. La mayoría de los síntomas se manifiestan en los primeros meses después del nacimiento con neumonía, llagas en el cuerpo, ceguera, pérdida, problemas óseos y auditivos así como deterioro neurológico.

Formas de contagio de la sífilis

  • Las relaciones sexuales (vaginales, anales y orales);
  • La transfusión de sangre contaminada;
  • La transmisión de la madre infectada al bebé durante el embarazo o el parto.

Prevención de la sífilis

  • Uso de condones en todas las relaciones sexuales;
  • Evitar el contacto sexual si nota lesiones genitales en el compañero.
  • Prenatal (sífilis congénita).

Tratamiento de la sífilis

La sífilis es curable y el tratamiento se realiza con antibióticos. Sin embargo, el daño que puede causar infección en los órganos puede ser irreversible.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado