Escuelapedia.com Varios La salud de los dientes

Avisos google

La salud de los dientes

Salud dental

El hombre tiene dos ‘lotes’ de dientes originales durante su vida: la primera y segunda dentición. La primera surge en los primeros meses de vida y comienza a ser sustituida, por la edad de seis años, para la segunda, que debe durar toda la vida.

Hay diferentes dientes – incisivos, caninos, premolares y molares – que cumple cada cual su papel en la masticación – rasgan, cortan, amasan y molen. Además de ser responsables por la masticación, los dientes intervienen en aspectos diversos como la forma del rostro, el encaje de los maxilares, la sonrisa y el habla.

Para el importante papel que desempeñan en sus distintas funciones, los dientes merecen más atención y cuidado que aquellos que generalmente les dispensan.

El cuidado de los dientes debe surgir pronto durante su entrenamiento. Los dientes mal formados son los dientes más frágiles y menos capaces de responder a las agresiones a que están, casi continuamente, sujetos. Para la buena formación de los dientes, contribuye una buena alimentación, particularmente rica en calcio, flúor, vitamina A y D. El flúor es el mineral más importante para la protección de los dientes.

Cuidados a seguir

Tener los dientes sanos y no cuidar bien de ellos resulta en dientes enfermos a corto plazo. Por eso, es fundamental cumplir con determinados cuidados para asegurarnos una dentición saludable:

1) A nivel de alimentación

Baja ingesta de productos ricos en azúcar sacarosa; Lo que implica la restricción de la ingesta de galletas, pasteles, refrescos, chocolates, no endulzar bebidas y alimentos sólidos, tales como fruta y la eliminación del hábito de chupar caramelos, chupetines, chicle, goma de mascar y otros productos relacionados.

La manzana es un alimento que permite arrastrar los restos de dientes de otros alimentos más adherentes. Siempre es una buena opción para el final de la comida.

2. A nivel de higiene oral y dentaria

Enjuague y cepillado hasta 15 minutos después de la ingestión de alimentos u otros productos. Este comportamiento es más imperativo cuanto más ricos en azúcar fueran los productos ingeridos, como por ejemplo, galletas, pasteles, chocolates o helados. El dulce en la boca favorece el desarrollo de bacterias cariogénicas – bacterias que fermenta los azúcares y producen ácidos que destruyen el esmalte de los dientes, que promueven el surgimiento y desarrollo de la caries dental, especialmente entre los niños y jóvenes que aún no han completado la fase de formación de los dientes.

Es a través del cepillado, con el uso de la crema dental, enjuague bucal y elixires orales, que se reduce la cantidad de bacterias cariogénicas y se asegura la protección de los dientes.

Siempre que no sea posible el lavado de los diente con el uso de pantas dentífricas, y del lavado de la boca, con elixires orales, se debe evitar lo más posible la ingestión de alimentos dulces, como por ejemplo plátanos, uvas, cerezas, higos o caquis.

Para evitar cualquier problema en el nivel de los dientes se debe ir al dentista con regularidad para cualquier tipo de revisión.

Una dentadura sana es uno de los principios de un buen estado general de salud y un buen indicador de una alimentación racional. Da para decir: ‘Dime como son tus dientes y te diré lo que comes y cómo los tratas’.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado