Escuelapedia.com Historia La Revolución Rusa

Avisos google

La Revolución Rusa

Revolucion Rusa

En el siglo XIX, Rusia, junto con Gran Bretaña, Francia, Alemania y Austria, fue una de las principales potencias europeas, pero a medida que otros países crecían, hacían reformas y se industrializaban con los nuevos progresos tecnológicos, Rusia quedó estancada.

Rusia era considerada un país atrasado en relación a los demás. Su economía se basaba en la agricultura. Los siervos trabajaban, pero los señores feudales no tenían el menor interés en la modernización de las plantaciones.

El país fue gobernado por la figura del Zar (emperador), que tenía el poder absoluto, es decir, todos fueron sometidos a su voluntad, incluyendo la Iglesia Ortodoxa.

Entre 1854 y 1856, Rusia entró en guerra con Inglaterra, Francia y Turquía (Guerra de Crimea), pero fue derrotado precisamente por el retraso que se encontraba en el país. Sucedía entonces que el zar Alejandro II tomó algunas medidas: se abolió la servidumbre; vendió la tierra a los campesinos y ordenó ocupar nuevas zonas agrícolas.

Todas las imposiciones del zar trazaron beneficios para el país que se convirtió en exportador de granos, y favoreció el aumento de la población. Este incremento trajo algunas consecuencias graves, como la dificultad de encontrar empleo y la baja productividad agrícola condujo al hambre y la rebelión en un efecto en cadena.

La solución encontrada por el gobierno fue desarrollar un programa de industrialización. Dichas acciones permitieron la entrada de extranjeros en Rusia y varias fábricas fueron instaladas. Por lo tanto, entre los años 1880 y 1900, Rusia experimentaba las mayores tasas de crecimiento industrial.

Mientras el país se modernizaba, el absolutismo estaba intacto y el descontento causado entre la población, cada vez más unida, se aceleró.

En 1904 Rusia fue partícipe en una guerra contra Japón. Este conflicto interrumpió el empeoramiento de la economía de la situación de los trabajadores y campesinos. La humillación de la derrota agravó, todavía más, el estado de ánimo contra el zar. Al año siguiente, los residentes se trasladaron en una marcha para entregar una petición al emperador pidiendo mejoras en las condiciones de vida y la instalación de un parlamento. El zar respondió con una masacre organizada por sus tropas, acentuando la rebelión del pueblo.

Después de toda la tragedia, el zar hizo algunas concesiones y entre ellas se encontraban la instalación del parlamento (Duma Imperial).

Entre 1907 y 1914, Rusia tenía otra vez una aparente tranquilidad, ya que no había una industria de alto crecimiento y los agricultores ganaron terreno.

Rusia: Lenin y Stalin en el poder

Gran parte de la oposición era de cuño socialista y se inspiraron en las ideas de Karl Marx: creían que todos los problemas del país solamente terminarían si se aboliera el capitalismo y el comunismo. Los comunistas se dividieron en dos grupos: los bolcheviques y los mencheviques.

  • Bolcheviques: querían derrocar al zarismo por la fuerza, fueron liderados por Lenin.
  • Mencheviques: propusieron el establecimiento del socialismo a través de reformas.

Con el advenimiento de la Primera Guerra Mundial (1914) el pueblo ruso se vio obligado a luchar, pero la lucha trajo consecuencias:

  • La desorganización de la economía.
  • El hambre, la pobreza y el racionamiento.
  • Los proyectos, manifestaciones y protestas contra el zar.
  • Dimisión del zar en 1917 en la faz de la presión popular.

La deposición del emperador no trajo tranquilidad a los rusos, por el contrario, el conflicto comenzó a tomar su lugar entre los elementos de la oposición. Con el derrocamiento del zar, el gobierno provisional (cuyos miembros se identifican con los intereses de la burguesía rusa) asumió el poder. Este gobierno tomó algunas medidas, tales como:

  • Amnistía para los presos políticos.
  • La libertad de prensa.
  • Reducción de las horas de trabajo a las 8 am.

Estas medidas complacieron a la burguesía, pero los campesinos querían tierras y los trabajadores deseaban mejores salariales. Los bolcheviques se convirtieron gradualmente en los portavoces de todas esas reclamaciones.

Los soviéticos eran organizaciones políticas que nacieron dentro de las clases bajas y representaban los intereses de los trabajadores. Su grupo se formaba por trabajadores, campesinos y soldados. Expresaron una forma de poder popular en oposición al gobierno provisorio y se volvieron decisivos para el nuevo rumbo político del país.

Algunos grupos de los bolcheviques vieron la solución a muchos problemas. Lenin, apoyado por los soviéticos y una milicia popular, conquistaría la capital obligando al gobierno interino a renunciar y asumiendo las funciones del gobierno en 1917. Ellos creían que el comunismo sólo podría traer felicidad a los rusos. En el poder, trataron de lograr y crear una sociedad donde todos eran iguales y libres.

Para hacer realidad este sueño, se tomaron varias medidas:

  • Las tierras de la Iglesia, la nobleza y la burguesía fueron expropiadas y distribuidas a los agricultores.
  • La industria se convirtió en propiedad del Estado (fábricas, tiendas, locales de entretenimiento, bancos…).

La idea de estas medidas fue la creación de la igualdad entre los hombres, porque, según el marxismo, sin propiedad no habrá explotadores ni explotados.

Había varias dificultades que surgieron durante el gobierno y el nuevo régimen se hizo más autoritario alejando cada vez más el sueño de crear una sociedad donde todos eran libres e iguales.

En 1921, fue permitido que las personas abriesen pequeños negocios, porque la sociedad necesitaba ser estimulada. Los campesinos volvieron a producir para vender en el mercado y las grandes empresas estatales empezaron a considerar las necesidades de consumo de la gente.

Esta serie de medidas conocidas como la Nueva Política Económica (NEP) tuvo resultados satisfactorios en el campo económico, pero en el campo social no fue suficientemente positivo.

En el campo, había campesinos ricos que pagaban un salario a otros agricultores. Esta actitud de los comunistas representó el retorno de la explotación capitalista. En las ciudades, las grandes empresas se beneficiaron de esta nueva economía y ello fortaleció el aumento de las desigualdades sociales.

En términos de poder político, la legislación estaba en manos del Partido Comunista. Otros partidos y los sindicatos tuvieron la prohibición de ejercer su trabajo.

Después de la muerte de Lenin, Trotsky (el jefe del ejército) y Stalin fueron los dos líderes que lucharon por el poder. Stalin ganó. Decidido a industrializar el país, Stalin sólo podía disponer de los fondos procedentes de la agricultura, dado que no podía realizar préstamos internacionales a causa de la pobreza en el país.

Para aumentar la productividad, las granjas colectivas fueron creadas y muchos campesinos se vieron obligados a entregar el ganado y las tierras al estado para trabajar (sin quererlo) en estas granjas.

En las fábricas, a los trabajadores se les prohibió, bajo amenaza de muerte, acudir a la huelga o cambiar de trabajo. Poco después, los objetivos se lograron y la URSS de Stalin atravesó un proceso de modernización y la industrialización. Pero el totalitarismo desplegado por Stalin en la URSS, mantuvo un estricto control sobre los medios de comunicación y la cultura en general, limitando así el libre albedrío popular.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado